Cuando la guerra deja de ser mala, para ser peor

Paula Puente Lloreda.

La carrera armamentística de los países desarrollados comienza a tomar un impulso bastante peligroso, despegando en países o potencias (nombre más adecuado) como EE.UU., Rusia, China, y Francia. Estos “gigantes” incrementaron sus gastos militares en las últimas décadas, a partir de la Guerra Fría, época en la que comienzan las transferencias de vastas cantidades de equipos de defensa a las regiones del Tercer Mundo; los conflictos internos de los países en desarrollo, así como las luchas entre ellos se convierten en un mercado muy atractivo en el que las superpotencias por acuerdos políticos y económicos hacen “su agosto”.

Irónicamente los territorios con menos ingresos económicos, pero sí en materias prima, como puede ser el petróleo, plutonio, carbón, diamantes, plata, son los mayores demandantes de armamento.
 Esto es debido al desarrollo internacional del militarismo que es la estructura del desarrollo del imperialismo, de la división del trabajo y del abuso del “Tercer Mundo”, de la carrera de armamentos y de la economía guerra y de la separación mundial en dos bloques: el oprimido y el opresor, teniendo en cuenta la amenaza de destrucción nuclear del planeta. Ejercen un control organizado estructuras militares como la ONU. Esto significa que la manera de poderles controlar es sumirles en la banca-rota. Son peones en una partida en la que el objetivo no es dar jaque mate sino acumular más masa de dinero y poder. Como el gasto militar no es productor de “riqueza”, la carga económica es acumulativa. Lo que conlleva que pasados ciertos años, el arsenal tenga que ser repuesto. El problema que se puede plantear es si el presupuesto será viable. El panorama ante estas perspectivas no deja de ser alarmante y bastante negro.
No es desdeñable, sin embargo, la función económica que la industria ejerce en el desarrollo social y tecnológico. Así la investigación con fines militares supone el control ideológico y económico de la investigación a nivel mundial y del desarrollo científico, y el control de la tecnología por parte del ejército. Como último apunte cabe citar que los aparatos militares consumen una gran cantidad de recursos económicos y humanos. Esto implica que a medida que se renuevan, profesionalizan y especializan los ejércitos se produce un aumento en el presupuesto que implica la disminución del dinero destinado a los gastos sociales.La función política de los gobiernos sería la de regular y no permitir abusos sobre las regiones pobres, actuar de intermediarios y reguladores, sin dejarse dominar por los poderosos. Lo malo es que esto raras veces sucede ya que se dejan prevaricar y no lo condenan. Existen algunas organizaciones internacionales ( Naciones Unidas, UNESCO), y organizaciones no gubernamentales (Amnistía Internacional) que intentan trabajar en este campo con mayor o menor acierto. Desde ahí cabe pensar en una esperanza, no encaminada hacia la resolución únicamente de los problemas, sino más hacia un cambio en los esquemas y estructuras gubernamentales de los gobiernos occidentales con economías capitalistas.
Los grupos antiglobalizacion y antimilitarismo son conjuntos de personas que piden una resolución de la situación global y las relaciones internacionales; Así que deciden revindicarse y pedir sus derechos ya que consideran que sus gobiernos no hacen ni harán en un futuro cercano nada por cambiar; manifestaciones, creación de sindicatos o protestas en régimen más violento son algunas de las actividades que realizan.

Inversiones con micoscopio

Paula P. Lloreda
Decenas de grupos de investigación españoles ven amenazada la continuidad de sus proyectos ya que el Ministerio de Ciencia y Tecnología ha “retrasado”,sin avisar, el pago de las becas o ayudas a estos sectores pese a que la convocatoria de este año publicada por el BOE se comprometía a financiar unos 2.500 con 207 millones de euros, a repartir entre todos los becarios e Institutos que fueron aceptados en la convocatoria. Con tan solo dos años de vida la infraestructura de este “joven” Ministerio deja mucho que desear, ya que el pasado año “se olvidó” de gastar una cantidad considerable de lo presupuestado(4.879 proyectos con un total de 207 millones de euros). Curiosamente, a la hora de repartir este dinero en el año vigente, la cantidad es superior a la del pasado, pero con retrasos de mas de seis meses desde que aceptan al trabajo.
Con este panorama, a los científicos sólo les queda esperar o apelar con la única respuesta de: “el dinero está llegando”. Pero aun entonces numerosos investigadores siguen sin cobrar.

El sector más afectado es el de la bioquímica, tanto de ciencia básica como orientada. Miles de ellos han denunciado la parálisis en que se encuentran y la falta de dinero para el personal contratado, misiva que al Ministerio molestó.
Ese no es el único problema, sino que esto implica que los sueldos también se reducen conforme las becas se retrasan. Además se nos presenta el obstáculo de que parte de las nóminas de las que no se pueden hacer cargo se transfieren al CSIC, el cual no sabe si podrá acatar. Es decir, el Gobierno de este país pasa la patata caliente a otros organismos sin previo aviso.
Por ultimo, el atraso científico y tecnológico en nuestro país con respecto al resto de Europa es debido a la falta de continuidad económica que paraliza la preparación de los futuros cerebros, así como una vez formados, la poca inventiva de crear un equipo de élite científica y la creación de complejos industriales y potenciarlas hacia la competitividad contra los “gigantes” vigentes hoy en el continente.
Ya que el trabajo “sucio” esta hecho en casa, aprovechar los beneficios que nos pueda aportar.
Imagen uc3mcgt.wordpress.com

Sábato preludia el final de nuestra cultura

Ricardo Fernández Herbosa
El escritor de visita en Santander, reflexionó sobre su país y el fracaso de la humanidad.
El autor del Túnel, y premio Nóbel, Ernesto Sábato, a vuelto a concitar en estos días toda la atención de la ciudad de Santander, y de la comunidad autónoma, en una fugaz visita, en la que junto a reencontrarse con una ciudad apasionada por su figura, el escritor argentino disertó en el Centro Cultural Tantin de la fundación Caja Cantabria, y dentro de su Tribuna literaria, sobre la dolorosa situación de su país, y sobre la encrucijada que vive la humanidad.

 La visita ha estado plagada de actos emotivos, en los paseos por los lugares que forman en esta ciudad parte de la memoria de este genial hombre de 91 años. Así, las visitas a la feria del libro o a la Magdalena han permitido al escritor rememorar el premio Menéndez Pelayo 1996, o sus momentos de éxtasis frente al mar Cantábrico. Lo más trascendente de la visita ha sido sin lugar a dudas sus reflexiones. Ante un público que abarrotaba la sala de conferencias de Caja Cantabria en Santander, Sábato argumentó con pena sobre el fracaso de la humanidad actual en su intento de evitar o solucionar sus conflictos, y de evitar la manipulación de los grupos industriales y mediáticos que “han hecho presa de sus garras a nuestro mundo”. Agudo, transparente y contundente Sábato emitió un augurio al final de su disertación: “Estamos en la fase final de una cultura y un estilo de vida que durante siglos dio a los hombres amparo y orientación”. Ejemplo de esta situación es para el autor de “Abaddon el exterminador”, la situación de su patria, muestra de “la quiebra de una concepción de la vida basada en la idolatría de la técnica y la explotación del hombre”; la proliferación del consumo como entrada al paraíso personal, o los contravalores cimentados en la individualidad. “Cuando nos hagamos responsables del dolor del otro, nuestro compromiso nos dará un sentido que nos colocará por encima de la fatalidad de la historia”, concluyo Ernesto Sábato.
Imagen elcorreo.com

¿Quien podrá enfrentarse al ejército de Estados Unidos?

Laura Alvarez
Desde el 11 de septiembre la situación mundial ha cambiado drásticamente: para luchar contra el terrorismo las Fuerzas Armadas de EEUU cuentan con la tecnología bélica más puntual y nuevos proyectos que están siendo desarrollados hacen entrever una hegemonía mundial sin precedentes.
El objetivo de incorporar al ejército todas las ventajas de avanzados sistemas electrónicos y de las nuevas tecnologías de la información es reducir el tiempo entre la identificación de un objetivo y su eliminación, aumentar la rapidez y la eficacia de la proyección del ataque, incrementar la precisión del golpe y mejorar la transmisión de la información para hacer más eficaz el proceso. Muchas de las nuevas incorporaciones armamentísticas se probaron ya en conflictos anteriores, como la Guerra del Golfo o la de Kosovo. El presupuesto general para defensa es de 48.000 millones de dólares (un incremento del 15%).

La Fuerza Aérea va a adquirir: un nuevo proyecto que actualmente está en desarrollo, el Sea Shadow, que incorpora “inteligencia artificial”, piloto automático y nuevos diseños de casco (prácticamente invisibles para los radares); el F-22 Raptor (el primer avión furtivo de combate aire a aire); el Joint Strike Fighter (avión de combate para ataques conjuntos) junto a sus tres variantes, y el C-17 Globemaster III que se trata del avión de carga más moderno y que tiene una autonomía de vuelo que supera a otros modelos.
Se destinará parte del presupuesto para el desarrollo de nuevas bombas inteligentes. Estos proyectiles están guiados por láser o por satélite y cuestan entre 20.000 y 200.000 millones de dólares. La ventaja que tienen es que han conseguido disminuir ampliamente el número de muertos civiles y la cantidad de toneladas necesarias para destruir un objetivo. Sin embargo no han evitado los errores causados por fallos humanos, el mal tiempo o interferencias electrónicas. Para ello se van a fabricar las bombas de pequeño diámetro o SDB, de unos 100 kilos de peso y que permitirán a
los aviones cargar más munición y atacar al mismo tiempo distintos objetivos.
Finalmente, para la Fuerza Naval, se quiere incorporar el portaaviones nuclear Ronald Reagan (el noveno de la clase Nimitz), el cual va acompañado de fragatas, destructores, submarinos y buques suministros. Además, se pretende que los submarinos armados con misiles de largo alcance Trident sean capaces de portar 150 misiles de crucero y fuerzas especiales.
También se van a incorporar nuevos accesorios y entre ellos destaca el VMADS, que es un prototipo pero se utilizará para dirigir un rayo delgado de energía electromagnética hacia un pequeño grupo de personas para provocar un pequeño dolor pero sin causar daños permanentes.
 Y no sólo eso, sino que van a destinarse algo más de 8.000 millones de euros para la investigación, desarrollo y pruebas del escudo antimisiles. Sin olvidar que una gran parte del presupuesto estadounidense se invertirá en defensa química y biológica.
 No es necesario comentar que el gasto militar de los estadounidenses es superior al de los demás países. Esta evidencia nos hace suponer que EEUU dispone de todo el poder, simplemente porque tiene los recursos económicos suficientes y una mentalidad claramente expansionista y con ansias de dominio.
 Imagen 10puntos.com

María se queda huérfana

Gema Sánchez Cuevas
Mi abuela, apasionada de lo natural y amante de la discreción y la sencillez, solía acercarse a mi cama, a ofrecerme calor y a traerme a María. Cuando la recibía, se oía un suspiro, mi abuela me acercaba la leche caliente, y entre las dos me sanaban. Pero María no sólo ha estado junto a mí en las tardes grises de gripe y varicela. En los días de sol, en las tardes de playa, en las noches de invierno y chocolate. Ha sido mi amanecer y mi merienda, el entretenimiento de mis manos, cuando nerviosas desmigaban su piel sobre el suelo, como intentado tupir de harina y trigo tostado mis pies. Hoy echan a María de su casa, y su familia desespera con su ausencia. Yo no entiendo de capacidad instalada, ni distingo inversiones netas de emitidas. Solo sé que María nunca será tan bonita como entre sus vecinos, tan dulce como en sus tierras palentinas, y tan propia de alguien como de las gentes que desde siempre y en Aguilar de Campoo han hecho nuestros días de niño más redondos

PD. María: Torrelavega te quiere palentina.
Imagen Elpais.com

Dime la verdad, ¿a que necesito adelgazar unos kilos?

Laura Álvarez
Desgraciadamente, la percepción de que una nueva epidemia está amenazando la salud, e incluso la vida de los adolescentes españoles, es unánime. Estamos hablando de la anorexia y la bulimia. La situación es tan preocupante que ni siquiera hay camas suficientes para hospitalizar a tantos enfermos, y lo que es peor, no es posible hacer un seguimiento adecuado de los pacientes cuando vuelven a sus casas y esto provoca la recaída de muchos de ellos. La atención sanitaria no es adecuada y no se sabe exactamente como tratar estos problemas.
Han bastado sólo diez años para que las cifras sobre la incidencia de dichas enfermedades en España se igualen a las del resto de los países europeos, convirtiéndose así en la tercera enfermedad (tras el asma y la obesidad) más frecuente entre los adolescentes. Aproximadamente una de cada 100 adolescentes de entre 14 y 18 años cae en la anorexia, mientras que un 2,4% desarrolla bulimia. Aunque la anorexia nerviosa afecta 15 veces más a mujeres que a hombres, las estadísticas muestran cómo los varones han empezado a verse afectados cada vez más por estas patologías. 

Pero, ¿qué empuja a la gente joven hacia estas enfermedades? Las causas son muy diversas, pero las más importantes son las siguientes. En las últimas décadas, para triunfar socialmente, una condición indispensable es estar delgado.
La publicidad, principalmente, se encarga de transmitir que éste es el único medio de obtener la felicidad y el éxito. Además, la incorporación de la mujer al mundo laboral ha facilitado que muchos adolescentes que comenzaban a hacer dietas dejasen de ser controlados por la familia y acabaran transformando esa mala alimentación en una enfermedad grave.
Tengamos en cuenta que si los padres no llevan una alimentación equilibrada y adecuada, sus hijos no van a hacer más que adquirir una mala conducta alimenticia.
La competencia entre las amigas por perder unos kilos de más. Entre unas y otras se influencian gravemente. Incluso se apoyan y respaldan para seguir ayunando y perdiendo peso.
El divorcio de los padres, la sobreprotección de los hijos, la muerte de un familiar, antecedentes familiares de anorexia o depresión e, incluso, ser el primero o el último de los hermanos son otros factores precipitantes.
El perfil tradicional de las víctimas es una chica de edad comprendida entre 14 y 18 años (aunque los estudios sitúan las edades de riesgo entre los 12 y 25 años), de clase media-alta. Sin embargo, debemos admitir que la enfermedad afecta ahora a todas las clases sociales y empiezan a presentarse casos de personas mayores de 30 años que sufren este trastorno.
La diferencia entre anoréxicas y bulímicas es que a las primeras se las descubre antes debido a su delgadez extrema, mientras que las otras suelen mantener el mismo peso.
Las consecuencias son la amenorrea (pérdida de menstruación) que puede verse relacionada con la aparición de osteoporosis, la reducción del tamaño del corazón y otras alteraciones.
Y, ¿cómo combatirlo? No hay discrepancias.El tratamiento de los trastornos de la alimentación debe ser multidisciplinario: aspectos nutricionales, psicoterapia, terapia familiar, farmacoterapia… Desde luego, la detención precoz siempre juega a favor del paciente. Pero lo más importante es la concienciación y la disposición de información suficiente. Y para ello, introducir una asignatura sobre nutrición en escuelas, para que los pequeños aprendan cuáles son sus necesidades alimenticias y lleven siempre un estilo de vida sano.
Imagen nutriicionarmonia.blogspot.com