Engaños tecnológicos

Paola Martínez, Gema Sánchez Cuevas

Hoy en día las estafas surgen a través de las nuevas tecnologías, jugando con la inocencia y la voluntad de la gente
Cuando Graham Bell creó el teléfono nunca pensó que ese fantástico invento con el que la gente se podía comunicar desde cualquier punto del mundo, algún día sirviese para jugar con las necesidades y la voluntad de algunas personas. Pero con el paso de los años la forma de estafar a la gente ha evolucionado de manera sorprendente desde timos tan famosos con “la estampita” hasta los móviles e internet.
Hoy en día nadie está a salvo de estas estafas, las cuales por otro lado son muy difíciles de detectar, ya que se encubren de diversas maneras.
Una persona que necesite trabajo, inocentemente puede caer en ese tipo de embelecos, ya que proliferan muchos anuncios que te muestran un falso número telefónico, cuyo prefijo es el 90, lo que en realidad ocurre es que al llamar a estas supuestas ofertas te cobran la llamada con una tarifa que en ocasiones llega a ser cinco veces superior al establecida por la compañía. Eso sin contar que te mantienen a la escucha durante un tiempo en ocasiones superior a una hora.

Estos timos se han acomodado a las nuevas tecnologías como en el caso de Internet, de manera que para disfrutar de determinados servicios que aparentemente son gratuitos es necesario descargar desde la red un programa informático, el cual tiene la misión de conectar el MODEM a una línea 906 de modo que la tarifa establecida ya sea local o plana, se transfigura a esta línea con un coste superior. Pero este no es el único sistema mediante el que un usuario de Internet puede caer en la trampa , es cierto que la publicidad en ocasiones es engañosa pero en este caso esto se agudiza , pinchando en uno de los numerosos banners que se encuentran en la red, el consumidor es conectado al igual que antes con una línea 906 , pero en este caso las responsabilidades son confusas ya que el culpable directo de esta estafa es la empresa que se ha anunciado en esa publicidad , pero este banner no podría haber sido colocado en la red sin la autorización de la empresa encargada de la página web mediante la que se conoció el anuncio , por lo tanto ¿Quién es el verdadero estafador? Todo parece indicar que esto nunca se aclarará.
Otra manera sencilla de estafar a la gente llega a través de los teléfonos móviles, los cuales han evolucionado hasta ofrecer servicios que antes solo podían brindar los ordenadores.
Estos aparatos son muy útiles a ciertos programas, que requieren de los mensajes para la buena evolución de dicho espacio.
Estos mensajes alcanzan cuotas que en ocasiones llegan a 1€ cuando lo establecido por la ley es 0,15 céntimos.
Siempre han existido los engaños y las estafas, pero nunca han estado tan elaboradas como ahora. Aunque están al alcance de todos, las autoridades no hacen nada por acabar con ellas. Desgraciadamente todo parece indicar que esto seguirá igual y con el paso de los años continuarán creciendo paralelamente al avance tecnológico.
Imagen 20minutos.com
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s