Vivir sin miedo en Haiti

Juan Buendia, Miguel Gómez

Egido Sanz, cooperante de la organización no gubernamental Solidaridad Internacional, defiende estos días en Haiti un decisivo programa de recuperación medio ambiental y economía sostenible, que pretende sentar las bases de futuro para la sociedad isleña. La muerte en el terremoto de enero de importantes activistas femeninas y medio ambientales y el necesario desvío de fondos para la emergencia humanitaria, pone en riesgo todo ese futuro.

Hay lugares bajo el cielo donde siempre es emergencia. Y hay gentes sobre la tierra cuya respuesta siempre es sí, ante cualquier demanda de quienes lo precisan. Esa es la regla que rige Solidaridad Internacional (SI), una ONG española volcada en la puesta en marcha de proyectos que puedan ser sostenidos por las poblaciones de los lugares en los que trabajan, de manera continuada en el tiempo. Su trabajo busca crear puentes de colaboración con entidades, colectivos y organizaciones locales, de manera que la ayuda se transforme en los cimientos necesarios para el desarrollo de sus comunidades. Esa es la meta que llevó a Egido Sanz, una cooperante española de SI, a la Republica de Haití en mediados de 2009, para llevar a cabo un programa medioambiental que busca, en colaboración con las ONG locales CROSE (Coordinadora Regional de Asociaciones del Sudeste de Haití) y ATEPASE (Asociación de Técnicos para la Promoción de la Agricultura y de la Protección del Medioambiente de Sudeste), usos agrícolas que protejan los suelos, evitando su degradación, y usos responsables del agua. Egido desarrolló su trabajo entre lluvias sórdidas y sopas de giro- -mon. Encontrando la armonía entre un pueblo solidario incapaz de admitir decaimiento ni fruncir el ceño, ni siquiera por la torva pasividad de las autoridades ante la creciente violencia social.
La fuerza de la naturaleza, que sacudió la isla en enero de este año, ha trastocado los planes de decenas de cooperantes y europeos entregados cuyo trabajo seguía los pasos de mujeres como Egido. Mujeres que han sido testigos en estos meses de cómo toda la precaria estructura social y las organizaciones locales se volcaban en la ayuda humanitaria, y que ha obligado a desviar los planes y recursos de las ONG que trabajan por el medio ambiente haitiano. “Todos nuestros esfuerzos se han trasladado a esta situación de emergencia, hasta el punto de que los voluntarios están sosteniendo las necesidades de nuestras organizaciones, incluso con créditos personales asumidos por los voluntarios”. Es su lamento y el de muchos cooperantes que se sienten desbordados y que perciben que la alteración de su trabajo original traerá consecuencias serias para el futuro de la tierra que deberá cobijar el futuro de este pueblo. Una emergencia que ha arrebatado la vida de activistas femeninas por la igualdad de la mujer y la defensa del medio ambiente, como Miriam Merlet, Magalie Marcelin y Anne Marie Coriolan. Mujeres sin las cuales la lucha por la tierra y la mujer será ahora más difícil, en un país en que ambas cosas van muy unidas.
No es el único riesgo que sufre la isla. Según el PNUMA (Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente) la isla sufre una grave amenaza ecológica provocada por la contaminación de los acuíferos por las escombreras de las ruinas, las grandes fosas comunes y la destrucción de infraestructuras básicas. Pero sobre todo por el drama humano que siega las esperanzas de un pueblo, deseoso de vivir sin miedo.
Premio Nacional de periodismo “El País” 2010.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s