Tu lucha es mi vida

Miguel González, Carlos Fernández, Nilo Merino Recalde
Primer Premio Premio de periodismo ElPaís 2010. Premio mejor fotografía ElPaís 2010
Fotos: Nilo Merino Recalde
El ingeniero de Caminos José Ignacio Pardo de Santayana, ha dedicado su vida a la preservación del medio natural, a través de la protección de especies en riesgo de extinción, y de una ingente labor de concienciación, divulgación y educación medio ambiental, especialmente en el campo de la biodiversidad, cuyo centro es el zoológico de Santillana del Mar (Cantabria), que ha construido y mantiene con el apoyo de su mujer, Maribel Angulo.

El nacimiento a principios de este año en su zoológico de un macho de orangután de Sumatra, primero que nace en cautividad en España, supone un espaldarazo a su labor para la protección de una de las especies más amenazadas, y abre una esperanza en la preservación del planeta, y en la construcción de generaciones comprometidas en la lucha contra su destrucción.
De hecho, ADENA/WWF ha valorado recientemente sus instalaciones como una de las cuatro mejores de España y uno de los centros conservacionistas más destacados de Europa.
Su labor trasciende del mero trabajo de exhibición y cuidado de animales para realizar programas divulgativos en las radios, tareas educativas en los colegios, edición de libros, investigación, desarrollo de programas científicos y formación de personal especializado en proyectos de protección de la naturaleza.
La fundación Zoológico Santillana del Mar ha invitado a un grupo de redactores de Enredados a visitar las instalaciones y conocer todo lo relacionado con el programa de cria en cautividad de orangutanes de Sumatra, y en especial al nuevo miembro de la familia.

Son pocos los orangutanes de Sumatra que nacen cada año en cautividad en nuestro continente. El modesto Zoo de Santillana del Mar tiene la suerte de contar con 5 de los 180 ejemplares que hay en toda Europa.
Adam y Ann llegaron al zoo en Diciembre de 1994 totalmente de rebote. Su antiguo hogar en Bristol había tenido problemas con ecologistas y debía cerrar. Ésta era una gran oportunidad para que Cantabria contase con dos de estos ejemplares.
Era tal la relación de estos animales que nada más finalizar el traslado, Ann se quedó preñada. Una gran noticia, sobre todo porque estos orangutanes ya mayores eran considerados de gran calidad genética debido a que salieron de su país natal.
La pequeña orangután llegó al mundo tras 8 meses y 17 días de gestación. Su nombre, María. Pero la poca experiencia de la nueva mamá, obligó a los cuidadores a separar a la cría de su madre y criarla personalmente. Ignacio y Maribel, los dueños del centro, cuidarían a la pequeña María como si de su hija se tratase durante sus dos primeros años de vida. Tras 9 años, la pequeña María se hizo adulta y el coordinador internacional decidió mandar un orangután macho para criar con ella debido a que ésta era genéticamente muy valiosa y debía reproducirse.
María y Budy se conocieron, y lo suyo fue un flechazo. Fruto de este “romance” se han unido tres nuevos integrantes a la familia. Primero fue la pequeña Victoria, nombre debido al logro de haber sido el primer orangután hembra nacida en cautividad en España. Tan solo trece meses después nacería Juliana. Estas dos crías recibirían un trato igual que el de su madre de pequeña. Ignacio y Maribel empeñarían todo su amor, actuando como padres, para cuidar a los dos pequeños.
Poco después de cumplido el año comenzaron a juntar a las dos pequeñas con sus padres biológicos. Progresivamente las crías fueron reconociendo a María y Budy como sus propios padres.
Tras este proceso, María estuvo recibiendo anticonceptivos hasta el año pasado. Y se ve que no perdieron el tiempo, ya que ahora, 13 meses después, ha nacido el pequeño Silvestre. Él se ha convertido en el primer orangután de Sumatra macho en cautividad nacido en nuestro país. Hemos tenido la oportunidad de pasar una tarde con el pequeño Silvestre y con Ignacio y Maribel. El cariño y la devoción que tienen estas dos personas por los animales, se refleja en las miradas y los gestos hacia el nuevo integrante de la “familia”. Un miembro al que colman de besos, arrumacos y caprichos. Se parecen tanto a nosotros, que el cariño que tú les ofreces, te lo recompensan. Hemos podido ver como Maribel daba de merendar a Silvestre y como el pequeño se dormía abrazándola. Fue tan enternecedor que difícilmente lo olvidaremos. Silvestre con la energía renovada no paró de jugar con nosotros hasta que nos marchamos y nos estuvo mirando hasta que desaparecimos de su vista. Esta especial familia, devuelve los risueños gestos de sus cuidadores produciéndoles una felicidad que, pocos momentos en la vida, según ellos, pueden igualarlo.
Mientras tomábamos fotografías de Silvestre, un corro de niños rodea a Ignacio. Estos niños, al conocer de cerca a estos preciosos animales, quizá aprendan a valorarlos viendo su lado más humano. Y es que no podemos olvidar que somos parientes muy cercanos.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s