Maite Pagazaurtundua

David Pereda

Maite Pagazaurtundúa, es la actual directora de la asociación de víctimas del terrorismo. Puede dar testimonio, por desgracia, de la violencia y la muerte de ETA, la cual ha vivido en primer plano tanto en amigos como en familiares. En sus propias palabras, existe la posibilidad de que los mismos que dirigieron la lucha terrorista con brutal violencia (la izquierda aberzale en manos de Otegui o Iruin y los exiliados vascos en América) puedan levantar la paz, es decir, pueden ser capaces de parar a los suyos. Es su responsabilidad histórica si quieren sentirse humanos alguna vez. Cree que los principios rectores para acabar con ETA, sin impunidad, deberían ser transparentes, todo lo contrario que sucede con las sospechas sobre el caso Faisán. También hay dudas sobre las intenciones de Sortu o de otras plataformas electorales de Batasuna, aunque también hay mucha esperanza, lo cual, frustra el deseo de paz de las personas. Además es firme defensora de que la negociación con los culpables no es aceptable. Aún tiene fe en un Estado de Derecho en el cual para garantizarle hay que seguir las leyes, lo cual es lo que España y el País Vasco debe a sus víctimas. La justicia es uno del los pilares básicos en nuestra convivencia y aunque las víctimas no se han vengado, no se las puede abandonar, sería un enorme tongo colectivo.

LEER ENTREVISTA COMPLETA

¿Quién es Maite Pagazaurtundúa?
Una mujer que ve crecer a sus hijas y se admira cada día del milagro de la vida. Un ser humano con sentido del deber, por lo que procuro trabajar a fin de que termine la violación de derechos humanos en el País Vasco por fanáticos identitarios, procurando que el fin de ETA no lleve un dolor añadido para las víctimas inocentes.
¿Cómo recuerda el día en que la violencia y la muerte llamaron a la puerta de su familia?
Había visto muchas veces ya a la violencia y a la muerte llevándose a queridos amigos. La llegada de la desolación a nuestra casa fue precedida por nueve años de amenaza de muerte.
¿Qué ha sido peor para muchos ciudadanos vascos como usted: ese momento en que la violencia te golpea con toda su fiereza, o ese continuo diario de miradas, abandonos y palabras dolorosas que se ha vivido en el País Vasco?
Son dolores distintos. En un caso es la ausencia, trágica e irreparable. El otro tipo de dolor hace difícil canalizar bien el duelo y enterrar, simbólicamente, bien a los muertos.
A diferencia de otras partes de España, ¿por qué hay que tener valor para vivir en el País Vasco?
Hay que tener valor para ser libre por dentro, esto es, para pensar distinto que los fanáticos identitarios.
¿Cuánto ha cambiado y en qué Euskadi, desde que el lehendakari no es nacionalista?
Es un Lehendakari que cree que hay que hacer frente a las raíces del fanatismo, echadas en nuestra sociedad hace muchas décadas y que necesitaba un liderazgo más claro, menos ambiguo.
¿En qué se ha sentido decepcionada con las medidas y actitudes del gobierno vasco y del gobierno de Madrid?
Para hacer una valoración de ese tipo, todavía me falta algo más de tiempo, ver todo un ciclo político y, entonces, tener distancia suficiente en la valoración global, no sólo de los detalles.
¿En qué se ha sentido decepcionada con la ciudadanía vasca y española?
La sociedad española no tiene las mismas circunstancias que la sociedad vasca. La sociedad vasca y la sociedad navarra viven todavía muy sometidas simbólicamente al poder del miedo de ETA. Los comportamientos colectivos tienden a la docilidad con el poder, tanto sea un poder formal, como la amenaza violenta de los aspirantes al poder como son los terroristas de ETA y su entorno. Lo ideal, claro, es una sociedad donde cada ciudadano tenga tiempo y ganas de analizar con libertad de pensamiento cada cosa que le afecta y que articule con responsabilidad su participación y, cuando le parezca oportuno, controle a sus representantes políticos.
Nuestra sociedad es bastante más pasiva y la mayoría de la gente tiene que enfrentarse a muchos problemas personales y profesionales todos los días.
¿Qué requiere hoy más esfuerzo y más dolor, perdonar el pasado o reconstruir el futuro?
El futuro se construye con los materiales que heredamos, en una buena parte, con los aciertos y errores que alcanzan la marea del tiempo presente. Se construye además con los prejuicios de las épocas, con los modos de los que mandan en cada momento…. Pero lo curioso es que nos preguntan constantemente sobre el perdón, y quienes nos han hecho tanto daño no nos han pedido perdón. Las miradas deberían ir enfocadas a preguntar al entorno de los fanáticos cuándo van a considerar su responsabilidad con honestidad y condenar tanta brutalidad real cometida…
El Ministerio del Interior está en manos de un histórico de la lucha contra ETA, la izquierda abertzale en manos de Otegui o Iruin, los exiliados vascos en América bajo la dirección de históricos luchadores etarras. ¿Pueden los mismos que dirigieron la lucha, levantar la paz?
La definición de exiliado no creo que se corresponda con el perfil de personas vinculadas a delitos muy graves. En España hubo una Amnistía en el año 1977, en adelante quien ha atentado contra personas inocentes y ha escapado de la justicia no es un exiliado. Es muy importante definir bien los conceptos y sortear también esas palabras casi épicas (dirigieron la lucha) para referirse a los que han reventado a trozos a seres humanos y han utilizado el asesinato y la coacción de niños, de ancianos, de mujeres embarazadas…
¿Pueden los responsables del horror dejar de hacer el bestia? Sí. No ha sido espontáneamente. ¿Pueden parar a los suyos? Ojalá, porque ellos los metieron en la espiral de provocar horror. Es su responsabilidad histórica con tanto daño que han provocado, si quieren sentirse alguna vez humanos.
Con tanto sufrimiento, ¿hasta qué punto los vascos no se han convertido en lo mismo que las heroínas de Dostoievski, atadas a la disyuntiva de dejar de amar o dejar de sufrir?
Conozco a unos pocos de los héroes-antihéroes atormentados de este escritor y no veo tan claros los paralelismos con los ciudadanos vascos.
Alex Maskey, miembro del Sinn Féin, y Bill Bowring, presidente de la asociación de abogados europeos por la democracia y los derechos humanos han estado presentes en los pasos de Sortu, ¿tan incapaces somos vascos y españoles de consensuar y arreglar nuestros asuntos que precisamos una intervención exterior?
No precisamos una intervención exterior para hacer frente legalmente a unos fanáticos identitarios en declive, pero hay voluntarios para este tipo de funciones, muchos de ellos además, cobrando sustanciosas nóminas. Y también, algunos de ellos, con pasados muy poco honoríficos en sus propias sociedades. La condición humana se presenta, a veces, con tintes de narcisismo y oportunismo extremo.
¿Hasta qué punto puede lastrar el proceso de paz hechos como el caso Faisán, o simplemente las sospechas que está levantando?
La existencia de un “proceso de paz” no ha sido expuesta ni anunciada por el gobierno. En todo caso, creo que los principios rectores para un modelo de fin de ETA, sin impunidad, claro, deberían ser transparentes y sujetos a reglas de juego comprensibles para todos. No somos una sociedad menor de edad y tenemos derecho a canalizar en igualdad de condiciones los grandes debates públicos.
Lo otro a lo que se alude debe analizarse en términos de legalidad, no de oportunidad política, porque, en otro caso estamos degradando la calidad de un Estado de Derecho.
Hay muchas dudas sobre las intenciones de Sortu, o de otras plataformas electorales que Batasuna pondrá en marcha en las próximas semanas, pero también mucha esperanza. De una parte, si sólo es un señuelo y nos engañan ¿qué fallos tiene la legislación de partidos aún? De otro, ¿vamos a perder una oportunidad para la paz, para integrarlos en las vías pacíficas?
La esperanza podría ser desaforada y fruto del pensamiento mágico. Estaría bien que los estudiantes leyeran el cuento de Borges en el libro ficciones: la biblioteca de Babel. Los fanáticos son grandes tácticos y juegan precisamente con eso, con el deseo de paz, con los sueños de oportunidades para la paz, con la predisposición de que siempre serán integrados por vías pacíficas, por mucho que maten. Acaba de conocerse que desearon asesinar al recién elegido Lehendakari Patxi López, pensando en forzar a la negociación. No hay que confundir los sueños con la realidad, ni el ser con el deber ser, me temo.

¿Cuál es su opinión acerca de las multitudinarias manifestaciones que han apoyado la legalización del partido Sortu?
Llevan décadas perfeccionando la solidaridad de grupo y la acumulación de fuerzas para utilizarla en la búsqueda de sus objetivos. Llevan décadas insensibilizando a sus partidarios frente a la utilización de la violencia, complementaria con la acción sociopolítica.
¿Es aceptable coordinar acciones políticas (negociación, legalización…) con judiciales (amnistía), o los culpables de tanto dolor cree usted que deben pagar sí o sí?
La negociación no me parece aceptable. La legalización depende de que cumplan las condiciones para ello y la amnistía no se contempla jurídicamente en España desde la aprobación de la Constitución de 1978. En un Estado de Derecho hay que seguir las leyes, es la garantía de derechos, especialmente de los más débiles. Pensemos en que los gobiernos no tuvieran límites. O los profesores. O los padres. O los poderosos, en general.
¿Qué opina usted acerca de los denominados “terroristas arrepentidos”? ¿Cree en su perdón hacia las víctimas? ¿No le parece un insulto que uno de los etarras más sanguinarios como Soares Gamboa, actualmente sea entrevistado libremente en televisión?
Hay terroristas que lo han dejado y no se han arrepentido. Esto ocurre la mayoría de los casos. Hay un libro que recoge testimonios de una parte importante de los etarras que lo han dejado. La mayoría de las veces lo han abandonado por enfados con sus propios compañeros sobre el poder interno o la estrategia de la organización, sin mediar cuestiones éticas, o por cansancio personal. En algunos casos, además, hay un narcisismo de fondo que hace que les parezca estupendo ser terroristas mientras lo han querido ser y luego se sientan ideal porque lo han dejado, y ni en una fase ni en otra piensan en la gente que han matado, ni en las familias que han quedado machacadas para siempre.
No pasa sólo en el caso de ETA, es algo que he comprobado personalmente con más organizaciones terroristas. Soares Gamboa provocó dolor a algunas víctimas que siguieron una entrevista televisiva, lo sé porque me llamaron, afectadas.
Se habla del gobierno de España, de los jueces y de la izquierda abertzale. ¿Cuál es el papel de la ciudadanía vasca en este proceso?
Si entendemos como proceso, lo que entiende ETA, estaríamos hablando de lo que llaman “proceso democrático” y en él buscan que con el fin de ETA, consigan lo que han procurado conseguir matando. El “se habla“ resulta un poco fantasmal, como de sombras, hay poca transparencia, ¿no?
Hace pocos meses nosotros publicábamos un artículo sobre el plan de convivencia y deslegitimación de la violencia que impulsa la consejera Isabel Celaá en los centros de enseñanza. Ante un tema tan importante, ¿por qué ha habido algunas reticencias y algunos colectivos y personas que han puesto obstáculos? ¿Es eso signo de que la meta de la paz aún está lejos en Euskadi?
La sociedad vasca acumula miedo y prejuicios desde hace décadas. Incluso, una parte de la sociedad ha desarrollado una especie de síndrome de Estocolmo, al estar simbólicamente rehén del secuestro del miedo que provoca ETA. Las distorsiones en la percepción y en las actitudes son fruto de mucho fango moral provocado por todo ello.
¿Cuál puede ser el papel de EA en el proceso de paz, tras la mano tendida de esta formación a la izquierda abertzale y el posicionamiento público del histórico Carlos Garaikoetxea a favor del dialogo sin condiciones?
EA está en una situación política terminal, pero además jamás ha estado cerca de los acosados, ni de las familias de los asesinados. Es triste, pero la ideología nacionalista les pesa más que los derechos humanos reales y los seres humanos reales. Lo conozco, muy de cerca, en el plano incluso personal. El diálogo sin condiciones es un sintagma nominal que suena muy bonito, pero arrascando, aparece una realidad durísima que incluye la impunidad y la irresponsabilidad por las bombas, los muertos, los niños que han tenido que ocultar la identidad de sus padres, bajo la insensible mirada de los que dicen esas palabras.
¿Es la crisis económica un caldo de cultivo para reactivar el radicalismo político?
Aqui se sufre con menos intensidad, así que creo que no va por ahí la razón. El fanatismo identitario echó raíces en una sociedad mucho más rica que la media española, por tanto la pobreza no sería un factor determinante.
A veces, hay periodistas y políticos que tachan a las víctimas y a los dirigentes de sus colectivos de intransigencia, y de estar en posiciones políticas muy conservadoras. ¿Cree usted que es eso cierto?
El colectivo de víctimas es muy amplio y plural. Como en la propia sociedad hay una diversidad de posturas ideológicas de fondo. Ahora bien, también detrás de esas críticas hay quien esconde el recurso fácil y cómodo para desentenderse de la reclamación de justicia, esto es, lo contrario a la impunidad que reclama ETA y Batasuna para los etarras, la misma que reclaman con sordina los de EA y otras personas en nuestra sociedad.
¿Por dónde pasa, cree usted, la solución definitiva al llamado problema vasco?
En mi opinión por la derrota simbólica de los grandes presupuestos de la estrategia de ETA. No tienen derechos superiores a los demás, el derecho a la vida está por encima de sus anhelos políticos y no tienen derecho a reclamar impunidad por la muerte, para dejar de matar. No podemos compensar una estrategia tan cruel y tan injusta, porque democráticamente resultaría una aberración. Si abandonan el terror, porque lo cierto es que están en enorme decadencia, y dejan de hacer chantaje para la impunidad e individualmente se van acogiendo a la reinserción, sólo tendríamos que seguir la ley, que es lo lógico en un sistema democrático.
¿Qué debe España y el País Vasco, en especial, a sus víctimas?
No hacerles trampa en su derecho real a la justicia. Desde el artículo 1.1 de la Constitución aparece la justicia como uno de los pilares de nuestra convivencia. Las víctimas no se han vengado. Se les ha exigido contención y está bien, pero no se les puede dar gato por liebre sin que la sociedad se malee. La sociedad se podría autoengañar, como en tantas cosas, y podría achacarles a las víctimas la culpa de lo que resultase incómodo, y victimizarlas doblemente, y abandonarlas sin posibilidad de un duelo decente, pero no por ello dejaría de ser un enorme tongo colectivo.
¿Y qué diría a aquellos jóvenes, vascos que siguen anclados en el enfrentamiento? ¿Y a aquellos que siguen esperando la paz?
Los jóvenes vascos, la mayoría de ellos, viven al margen de la subcultura de la violencia y al margen del activismo cívico. No son muy activos, en general, en esta cuestión. En general, no son agentes activos de nada, por así decirlo. Están a sus cosas e intereses particulares, en general. Y los que tienen conciencia social trabajan en otro tipo de causas.
Imágenes eldiario montañés

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s