Irene Villa, víctima de ETA y periodista

Maria Velarde
El 17 de octubre de 1991, en la calle Camarena de Madrid, un coche bomba de ETA mutilo gravemente a una niña de doce años, hija de una funcionaria de la policía. Era una mañana de tantas, camino del colegio, en el que el barrio de La latina, a punto estuvo de ser su tumba y la de su madre. Ese mismo día, los etarras José Javier Arizkure, Kantauri, y Soledad Iparraguire, Anboto, tras fallar en su intento de matar a Irene y a su madre, asesinaron con otra bomba lapa al comandante del Ejército de Tierra Francisco Caballar. Y aquella tarde mutilaban al comandante de Infantería Rafael Villalobos.

LEER ENTREVISTA COMPLETA

Van a cumplirse veinte años, tras perder sus piernas, Irene es ahora una destacada atleta paralímpica, y una conocida periodista de prensa escrita y radio. Una mujer alejada del resentimiento y la venganza, pero que sigue reiterando su rechazo y su miedo a cualquier negociación con ETA y al proceso abierto por el actual gobierno, uno de cuyos resultados ha sido la legalización por el constitucional de Bildu.
Una denuncia que muestra desde “La Linterna” el programa de la cadena COPE en el que colabora con Juan Pablo Colmenarejo, y en su último libro, “saber que se puede”..
¿Quién es Irene Villa?
Una chica muy alegre, divertida que le gusta mucho el deporte, la amistad, la familia, pasárselo bien, disfrutar, viajar, esquiar y que ama la vida y la gente sobre todas las cosas.
¿Cómo recuerda el día en que la violencia y la muerte llamaron a la puerta de su familia?
Un día que cambio mi vida por completo. Algo totalmente inesperado, injusto y gratuito pero que me ha fortalecido y abierto muchas puertas, me ha hecho conocer gente maravillosa, países increíbles y situaciones que no hubiera vivido sino me hubiese pasado esto, si no hubiera sobrevivido. Fue primero un milagro el hecho de sobrevivir a un coche bomba y después un montón de experiencias únicas. España entera se volcó, la familia real, jugadores de baloncesto, cantantes, actores. Alejandro Sanz me acuerdo que vino a verme. A mí me enamoraba, tenía 12 años y allí me lo encontré un día a los pies de mi cama y así un montón de gente. Marcó un antes y un después el atentado pero sin embargo yo creo que he tenido una vida mucho más profunda y mucho más intensa que a lo mejor si no me hubiese pasado nada. Habría sido una vida totalmente distinta. Mi padre siempre me dice que debería haber sido peluquera de mi barrio, de Aluche en lugar de haber tenido tres carreras, haber recorrido medio mundo. Nunca se sabe lo que habría pasado pero desde luego es algo que no cambiaría ya que es lo que me ha tocado vivir y no cambiaria mi vida por otra vida con piernas ni por nada. Es lo que me ha pasado y he aprendido a vivir con ello. Ahora creo que la vida es adaptarse a todo lo que venga, tanto a los cambios como a las situaciones, como a todas las experiencias. Aprender de ellas y salir fortalecido.
¿Que ha sido peor para muchos ciudadanos como usted, ese momento en que la violencia te golpea con toda su fiereza, o ese continuo diario de miradas, abandonos y palabras dolorosas en que han vivido en estos años algunas víctimas?
La verdad es que eso es muy triste y muy doloroso. Yo no he tenido ese trato porque a mi todo el mundo me conoció aquel día, nuestras caras salieron en todos los periódicos, en todas las televisiones y hemos tenido todo el cariño que otras víctimas no han tenido. De hecho hemos sido un poco la cara visible y hemos estado ahí muchos años. Yo hasta hace poquísimo era la representante viva de las victimas por eso mismo porque yo creo que merecían ese trato que no han tenido, ese cariño que no han tenido y todo ese cariño que a mí me daba la gente se lo transmití a otras víctimas que no han tenido esa suerte por así decirlo. Pero yo creo que es verdad que duele eso, el olvido, lo que les pasa a las víctimas del País Vasco que cuentan que tienen que cambiarse de acera cuando ven a un terrorista. Algo tan dramático que hace que al final sean los terroristas los que tengan la libertad de ir con la cabeza alta y las victimas sin embargo que esconderse. Por eso estamos súper sensibilizados con estas victimas.
¿Cómo ha sido en estos años la reconstrucción de su vida?
Con mucho esfuerzo sobre todo, mucha voluntad y paso a paso. Yo creo que en la vida uno consigue todo con mucha paciencia, prudencia y perseverancia, las tres c son muy importantes porque claro yo conseguir caminar con la soltura y facilidad que camino hoy pues no ha sido un camino de rosas. Lo he pasado muy mal, han sido mucha superaciones, muchas caídas, ganas muchas veces de tirar la toalla y no seguir luchando porque es muy duro. Hay mucha gente doble amputada que no camina, directamente va en silla de ruedas porque claro cuando te falta una pierna genial con una prótesis pero cuando te faltan las dos hace falta mucho esfuerzo y mucha disciplina. Para mí ha sido como un deporte, el deporte de andar sin piernas, un deporte que requiere disciplina, constancia y así me he ido reconstruyendo poco a poco y teniendo cada vez una mayor calidad de vida porque cada vez he tenido nuevas cosas que me han dado mas independencia, mas autonomía, mas libertad en el fondo.
¿Cuánto ha cambiado, y en que la lucha anti terrorista desde que el lehendakari no es nacionalista?
Yo creo que ha cambiado mucho. Yo creo que todos los cambios son necesarios. Estar una misma persona durante tanto tiempo en el poder hace un monopolio que no es positivo para el país vasco y en este caso es mejor porque se supone que es acercar un poco la democracia que tiene que existir al país vasco y bueno que también hay democracia pero ahora yo creo que puede tener más cabida una solución que todos deseamos y una postura a lo mejor menos radical. Yo creo que los cambios sean positivos y que con un lehendakari socialista sea ya el fin definitivo de ETA que es lo que todo le mundo desea.
¿En qué se ha sentido decepcionada con las medidas y actitudes del gobierno vasco, y del gobierno de Madrid?
Con la ciudadanía vasca me ha dado mucha pena el silencio que ha habido durante muchos años. El que no hayan tenido la valentía de plantar cara a ETA mucho antes de lo que lo han hecho. Yo creo que tuvieron que matar a miguel ángel blanco para que la gente dijese basta ya. Y la verdad es que es muy terrible ya que la vida de miguel ángel vale tanto como la que antes habían asesinado y sin embargo nadie se posicionaba claramen6te. No había un no rotundo y no había una valentía. Te digo en el país vasco y en el resto de España. Mi madre me decía a nosotros esto no nos va a pasar hija, esto se lo hacen a gente importante y ni tu ni yo somos importantes y mira parece que si lo éramos. Pero como piensas que a ti nunca te va a tocar. Luego había otra época que era algo mucho más terrorífico que esto. Más que la indiferencia era el comentar de la gente de algo habrá hecho. Eso fue lo más terrible para el colectivo de víctimas del terrorismo, que no tenían nada que ver con que una parte del pueblo vasco se sintiera sin libertad. Y bueno eso fue francamente doloroso. Afortunadamente a partir de miguel blanco y de la ley de solidaridad con las victimas que fue por esa época, las victimas hemos estado muy arropadas socialmente, muy queridas y muy respaldadas.
La verdad es que yo siempre me he sentido arropada. Como te digo, mi caso es un caso muy especial porque siempre he tenido el cariño de todo el mundo, el cariño de todos los partidos políticos y entonces yo creo que a partir de la solidaridad con las victimas que fue en el 97 si que hemos estado muy reconocidas socialmente a nivel político y la verdad que no tengo ninguna queja, igual la única queja que tuvimos en su momento fue que se negociase con los terroristas que era algo que nosotros veíamos completamente irracional e ilógico. Negociar con un asesino. A mí eso me parecía como si se pusiesen a negociar con los violadores, los mafiosos o con los corruptos. Yo pienso que con esa gente no hay nada que negociar, simplemente esas personas tienen que ir a la cárcel, cumplir con su condena y ya está. Para mí fue muy dolorosa esa etapa pero afortunadamente duro poco. Se vio que las negociaciones no iban a ningún lado, pusieron otra bomba en la t4 y ahí volaron todas las negociaciones y justo paso lo que veníamos anunciando y veníamos diciendo. ETA no sabe acabar ningún conflicto si no es poniendo una bomba o asesinando entonces negociar con alguien que tiene armas para asesinar no era lógico ni normal y de hecho mira como acabó. Algo contra la memoria, la dignidad y la justicia. Y eso para nosotros fue una traición a la memoria de las víctimas, a la dignidad de las víctimas y a la justicia porque si se negocia por ejemplo la salida de la cárcel de etarras, las excarcelaciones o las reducciones de pena para mi eso es ir contra la justicia. Entonces eso ha sido lo que más nos ha dolido a las víctimas.
¿Qué requiere hoy más esfuerzo y más dolor, perdonar el pasado o reconstruir el futuro?
Lo que más importa para una víctima de violencia es perdonar. Yo lo tengo clarísimo porque veo como ha evolucionado mi vida y cómo ha evolucionado por ejemplo la de mi padre que ni perdona, ni olvida, ni nada y desea que a los terroristas les ocurra lo que a nosotros y tiene deseos de venganza, de justicia y es algo que no te deja vivir en paz. El hecho de perdonar es lo más positivo que una víctima puede hacer por ella misma y por los demás porque el que perdona descansa y es el que al final consigue ser feliz. Reconstruir tu vida si no has perdonado yo creo que es imposible porque para ser feliz hay que estar pleno y para estar pleno hay que tener paz interior. Para mí eso es básico. Pero perdonar no solamente nosotros que es un caso extremo sino perdonar cualquier cosa, a familia, amigos… siempre hay alguien a quien perdonar y si no lo haces el único perjudicado eres tú.
El ministerio del interior esta en manos de un histórico de la lucha contra ETA, la izquierda abertzale en manos de Otegui o Iruin, los exiliados vascos en America bajo la dirección de históricos luchadores etarras. ¿Pueden los mismos que dirigieron la lucha, levantar la paz?
Todo el mundo se equivoca y todo el mundo necesita una segunda oportunidad. La violencia, el terrorismo y las amenazas no conducen a nada por eso pienso que deberán pasarse al otro bando para así levantar la paz. Yo creo que es lo que toca. De hecho ahora los etarras quieren tener un partido democrático y veamos que ocurre. Yo pienso que no deben tener un partido democrático quien ha asesinado pero si me alegra que ETA quiera luchar por otra vida. Me alegra que los nacionalistas quieran la independencia y no lo hagan asesinando sino luchando en el parlamento. Ojala pasen de la lucha a levantar la paz.
Con tanto sufrimiento, ¿hasta que punto los vascos no se han convertido en lo mismo que las heroínas de Dostoievski, atadas a la disyuntiva de dejar de amar o dejar de sufrir?
Los vascos deben dejar de sufrir de una vez.
Alex Maskey, miembro del Sinn Féin, y Bill Bowring, presidente de la asociación de abogados europeos por la democracia y los derechos humanos han estado presentes en los pasos de Sortu, ¿tan incapaces somos vascos y españoles de consensuar y arreglar nuestros asuntos que precisamos una intervención exterior?
Siempre la experiencia de otros países que han tenido algo parecido, pero a mí me da rabia que se compare al ira con ETA porque son bandas completamente diferentes. En Irlanda del norte había un grupo que atentaba con otros pero había dos bandos, en España solo hay uno. Querrán una salida pacífica a lo que llaman conflicto vasco y el hecho de la experiencia de otros países nos debe servir. Es así, que se sigan los pasos pero que no se compare ya que para mí no tiene nada que ver una cosa con la otra.
¿Hasta qué punto puede lastrar el proceso de paz hechos como el caso Faisán, o simplemente las sospechas que está levantando?
Este caso es muy negativo ya que puede lastrar bastante porque que se certifique que el gobierno alertó a ETA de que iban a acabar con el aparato de extorsión, pues es descubrir que la negociación con ETA permanecía y estaba todavía patente, entonces fue bastante malo ya que ahí entrarían las mentiras, los engaños y la guerra sucia. Es bastante negativo ya que ahora la sociedad es credibilidad otra vez en el gobierno socialista cero. Esto ha sido bastante duro para Rubalcaba, el ministerio de interior y para el partido en general. Por lo menos para los que estamos metidos en este mundo, para el resto de España ni se habrá enterado. Porque el caso faisán al final lo que no interesa se tapa y ya sabemos que los medios de comunicaciones tan muchas veces al lado del poder y se callan lo que les interesa.

Hay muchas dudas sobre las intenciones de BIldu, o de otras plataformas electorales que batasuna pondrá en marcha en las próximas semanas, pero también mucha esperanza. De una parte, si solo es un señuelo y nos engañan ¿qué fallos tiene la legislación de partidos aun?
El fallo es permitirlo. Si por ejemplo batasuna vuelve a un partido político, a lucrarse económicamente y vuelve a matar pues imagínate la culpa lo tendrán los democráticos por permitir a un partido que sabemos que es estrategia de batasuna, ETA en las elecciones. Pero por otro lado es la esperanza de que dejen las armas y luchen en el parlamento. La cosa es muy complicada. Yo como víctima soy psicóloga y me pongo en ambos lugares y lo veo todo con una perspectiva más amplia pero como víctima te diría que no pueden presentarse a unas elecciones quienes han apoyado al terrorismo.
¿Es aceptable coordinar acciones políticas (negociación, legalización…) con judiciales (amnistía), o los culpable de tanto dolor, cree usted que deben pagar, sí o sí?
Yo creo que el poder político no debe inmiscuirse en el poder judicial y yo creo que está ocurriendo y a mí me produce tristeza porque los jueces están para juzgar y los políticos para gobernar. Y yo creo que son dos campos que no tendrían que inmiscuirse uno en el otro y negociar con ETA para que las leyes sean distintas con ellos es un trato diferente, diferenciado que es totalmente injusto. Porque aquí todo el mundo tiene que tratarse igual, si has matado vas a la cárcel da igual que sea por un ataque de celos o porque quieras la libertad de tu pueblo. Has matado entonces yo pienso que por negociación ni por nada tiene que aliarse la política con los jueces.
Se habla del gobierno de España, de los jueces y de la izquierda abertzale ¿Cuál es el papel de la ciudadanía vasca en este proceso?
El papel de la ciudadanía vasca es no olvidar todo lo que ha ocurrido y seguir luchando por la memoria, la dignidad y la justicia. Que a la vez es el compromiso que tiene toda la ciudadanía española con las víctimas. Por supuesto caminar hacia lo que todos deseamos que es el fin del terrorismo pero con memoria, dignidad y justicia que como ya he dicho son básicos.
Hace pocos meses nosotros publicábamos un artículo sobre el plan de convivencia y deslegitimación de la violencia que impulsa la consejera Isabel Celaa en los centros de enseñanza. Ante un tema tan importante, ¿por qué ha habido algunas reticencias y algunos colectivos y personas que han puesto obstáculos? ¿Es eso signo de que la meta de la paz aun esta lejos en Euskadi?
Porque no interesa recordar a las víctimas ni saber de su experiencia al contar una realidad social que ha existido hace poquísimo y que es parte de nuestra historia. A nuestro presidente del gobierno le gusta mucho la memoria histórica, pues esto es memoria de ETA y es nuestra historia nos guste o no. Pienso que no debe tener ningún obstáculo y me parece genial que se estudie en los colegios sobre todo para dar ejemplo de fortaleza moral de las víctimas del terrorismo, de superioridad moral ya que nunca nos hemos tomado la justicia por nuestra mano, eso es una verdadera clase que los chicos tienen que aprender, una verdadera enseñanza. Y poner obstáculos significa eso, querer borrar de un plumazo todo lo que ha ocurrido para que ahora ETA sea la ETA buena y pueda gobernar incluso en los ayuntamientos y formar parte de la vida pública y política y así ver lo mal que ha actuado y lo asesina que ha sido. Yo creo que la meta para la paz en Euskadi no está tan lejos, sino más cerca.
El País Vasco está sufriendo la crisis de una manera más intensa según las estadísticas del ministerio de hacienda. ¿Es esa crisis un caldo de cultivo para reactivar el radicalismo político?
Si, puede incidir en el radicalismo ya que todas las ciudades que viven en estas condiciones extremas como de pobreza… es donde surgen los radicalismos, la violencia, la delincuencia y siempre son noticias muy tristes. Esto es muy triste tanto como para la ciudadanía vasca como para la española.
A veces, hay periodistas y políticos que tachan a las victimas y a los dirigentes de sus colectivos de intransigencia, y de estar en posiciones políticas muy conservadoras. ¿Cree usted que es eso cierto?
No, es una etiqueta que nos han puesto para callarnos porque lo fácil es decir estos son de derecha, ya no tienen voz…Es algo que me ha dolido mucho puesto que yo no soy ni de derechas ni de izquierdas. Un abuelo mío estuvo en la cárcel por rojo, otro sin embargo era del bando contrario así que tengo a las dos familias completamente enfrentadas y he crecido en una amplitud de miras que ojala tuviera nuestro presidente. Es decir el ser humano, los derechos y libertades son lo importante. A mí me da rabia esa polaridad de las víctimas siempre vinculado hacia el lado derecho. Cuando lo único que queremos está clarísimo y lo deberían de tener todos los partidos, en izquierdas, en derechas, en centro y es clarísimo nuestro mensaje, memoria, dignidad y justicia. Nosotros queremos memoria, que para nada se olvide a toda esa gente asesinada, a esas familias rotas y esos cuerpos destrozados como el mío. Guardias civiles, familias enteras, gente joven incluso niñas, así hasta mil personas. Por eso queremos justicia, el que la hace la paga. Eso no es ser de derechas y luego la dignidad del ser humano, de la familia a la que le han arrebatado a un ser querido y sale adelante y no se venga ni se pone a la altura de un terrorista. Eso tampoco es ser de derechas. Con lo cual es falso y además nos ha hecho mucho daño que cuando nos hemos manifestado en contra de la negociación con ETA nos hayan tachado de derecha porque no tenemos color político. Solo queremos un estado fuerte basado en el estado de derecho y este solo es fuerte cuando el asesino está en la cárcel, ya que si este no lo esta se proliferará a los demás asesinos. Negociar con ETA hace que España se convierta en un estado débil en el que se consigue negociar poniendo bombas. Eso es un mensaje terrible y por ello nuestro deseo es que todos los partidos políticos se unan en la lucha contra ETA.
¿Por donde pasa, cree usted, la solución definitiva al llamado problema vasco?
Tienen que curarse las heridas, la educación es muy importante, que no vivan pensando que España oprime, que España mata, que España no les deja libertad. Toda esa mentalidad tiene que cambiar, es una cultura, una subcultura basada en el odio que hay que eliminar, que tiene que desaparecer. Esto desaparece con la buena educación, con que las nuevas generaciones no transmitan a sus hijos ese odio. A mí me parece que es un tema de familias que se transmite de generación en generación y por eso es difícil. Por ello habría que crear una cultura de paz, una cultura de entendimiento y de conocimiento.
¿Que debe España y el País Vasco, en especial, a sus víctimas?
El recuerdo, yo insisto en eso. Nos debe el cariño y el recuerdo como han demostrado en muchos lugares con homenajes, monumentos a las víctimas. Yo creo que ese es el mejor legado que nos pueden hacer. Recuerdo, homenajes, cariño de la sociedad y que se reconozca lo que hemos sufrido para nada y que por lo menos tengamos ese cariño que yo personalmente sí que he vivido.
¿Y qué diría a aquellos jóvenes, vascos que siguen anclados en el enfrentamiento?
Que lo único que están haciendo es desperdiciar sus vidas, que se darían cuenta después de muchos años como le ha pasado a uno del Ira que yo entrevisté. Un hombre que ha estado en la cárcel, se ha arrepentido, ha pedido perdona a sus víctimas y ahora me cuenta textualmente como me han podido comer la cabeza de esta forma y como he podido tirar la juventud a la basura en la cárcel. Eso es lo que en verdad les hacen a los etarras, lavarles el cerebro para luego asesinar. Yo les diría que no se metieran en ese espiral de violencia que lo único que va a hacer es desperdiciarles la vida que es bonita para ayudar y amar a las personas. Que abran su mente a algo que es probable que no cambie y que dejen de odiarse y de odiar.

Pero hablemos del futuro, y del nuevo presente de Irene Villa, ¿Qué proceso siguió Irene Villa para lograr ser una esquiadora campeona?
No rendirme ante las caídas, afrontar los miedos, asumir riesgos y tener mucho valor y energía positiva en las gélidas mañana de entrenamiento.
¿La auto – superación también es vital en esta práctica?
Siempre está presente las ganas de aprender, superarte, perder el miedo y hacerlo cada vez mejor. Además el deporte aporta autoestima y autoconfianza. El haber conseguido la Copade España me da aún más fuerza precisamente porque los comienzos fueron verdaderamente duros.
Su próxima meta, ¿los Juegos Paralímpicos de Rusia 2014?
Para ello entrenamos y el objetivo es que alguna(s) de las que integramos en Equipo de Competición de Esquí Alpino Adaptado de la Fundación También, pueda participar y el resto vaya animando y viviendo la gran experiencia que suponen unos Juegos Paralímpicos, ya tuve la oportunidad de comprobarlo en Atenas 2004.
¿En qué ha cambiado a Irene Villa el practicar deporte?
Uno se vuelve más seguro, fuerte, e incluso probablemente con un positivo refuerzo se saber que nada es imposible si pones voluntad, constancia y no te rindes.
¿Cree que el deporte puede ser una salida para los discapacitados, para inhibirse de sus problemas?
El deporte es muy positivo para todas las personas, en especial quienes tenemos alguna discapacidad porque mejora tu calidad de vida, tu autoestima, te obliga a relacionarte con la gente, a estar en contacto con la naturaleza en nuestro caso… y por supuesto que uno se olvida de cualquier preocupación cuando está entrenando.
¿Irene Villa se siente más libre esquiando que paseando por Madrid? ¿Existen más barreras en el mundo real o en las pistas de esquí?
Sí, en la nieve me siento libre, independiente, veloz. Te olvidas de las muletas, la silla de ruedas… y no encuentras ningún obstáculo.
Cuál es la labor de la Fundación También en el mundo del deporte para discapacitados.
Acercar el deporte a quienes creen que por su discapacidad ya no podrán volver a practicar ningún deporte.
Imagen latreguadeeta.blogia.com, irenevilla.org y abc.es

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s