La memoria es el camino

Isabel Sanjuán
Se llama Guillermo Nagore es navarro y quizás un periodista diferente, navarro de nacimiento, nómada de residencia desde hace dos meses, y hombre 2.0 para poder transmitir su mensaje de fe y de esperanza a cientos o miles de personas.
Todo comenzó hace algo menos de dos meses, cuando salió de Finisterre con un objetivo que es el concienciar a la población sobre la necesidad de una política de estado en torno al mal de cabeza, el Alzheimer, porque para los enfermedades no hay crisis que valga.

“Vivo el día a día” comenta Guillermo a uno de los periódicos que se preocupan por difundir la gran travesía de este aventurero periodista;“ esta sociedad ha asimilado al Alzheimer como una enfermedad de segunda clase, sí es una enfermedad que está pero que es algo que le pasa a los persona cuando se van haciendo mayores”, su vocación la de escribir, la de contar lo que su corazón siente y lo que su cabeza piensa, lo ha querido compartir con aquellos con los que cada día luchan por “malvivir” con esta aberrante enfermedad.
La memoria, como dice el proyecto, es el camino, un camino que comenzó en Finisterre pero que acabará diez meses después en Jerusalén, no sin pasar por tierras cántabras, el paraíso de mar, de montañas y de pueblos increíbles en el que Nagore se quedó impresionado, su actividad durante la corta estancia de apenas tres días en nuestra tierra tuvo oportunidad de estar con los pacientes de dos centros de día que gestiona AFA (Asociación de Familiares de Alzheimer en Cantabria) en total unos 43 pacientes que llevan años reclamando la ampliación de servicios para poder unificar y conseguir un centro digno y una ampliación de plazas.
A su llegada a su tierra natal, familiares y amigos le esperaban con la cara de sorpresa y de orgullo, y allí estaba su madre, esa mujer de hierro que había superado seis operaciones de quimio-según dicen de tal palo, tal astilla- y que ese día estaba con él para recorrer 100 metros de la Memoria es el Camino, no sin la ayuda de la impulsora de este gran evento como es CEAFA (Confederacion Española de Asociaciones de Familiares de Personas con Alzheimer y otras Demencias).
Hoy, camino de la frontera francesa, Guillermo no se olvida de que todavía queda mucho camino por recorrer, esto es solo el principio que le llevará a lugares inhóspitos y peligrosos como la derruida Grecia, cada vez más hundida en el caos de una gravísima crisis institucional y económica o la temible Siria, por la que estará una semana para poder llegar a su ansiado destino, Jerusalén.
Guillermo no está solo, en su camino le acompaña más de 3 millones de personas, esas a las que él representa y que necesitan que alguien luche por ellos, ya que ellos cada segundo están intentando no olvidar lo imborrable.
Habrá y hubo días en la que la luz no brille, habrá y hubo momentos en los que caerse es fácil porque las agujetas no perdonan, por desgracia no somos de acero, somos mortales, pero el levantarse es obligatorio, Guillermo.
Y a pesar de que la memoria es el perfume del alma, el camino es el sustento que le da olor y esperanza, quizás hoy no, mañana tampoco pero algún día este hecho será recordado no por lo que es sino por lo que representa, la lucha de superación por hacerle frente a un maldito alemán que quiso fastidiar a muchas vidas anónimas.
Publicado en eolapaz en el número 470, de mayo de 2012, El País de los Estudiantes, finalista 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s