Deslocalización

Lydia Terán

A la actual situación de crisis económica en España se le suma el factor  de la deslocalización. Al igual que a principios de los años 80 en España la comparación con otros países Europeos hacia a España ( un mercado atractivo) ahora somos nosotros los que sufrimos el efecto contrario.

A principios de los años 80 los bajos sueldos españoles unido al reciente ingreso en la Unión Europea sumado a la situación geográfica hacían de España un mercado interesante para las grandes compañías y multinacionales.
Empresas como General Motor , Ford o Peugeot construyeron grandes centros de producción en España, lo que hizo mejorar la situación económica del país. Desde los últimos de los 90 y principios del 2000 la situación ha dado la vuelta. Ahora son países recientemente ingresados en la Unión Europea los que gracias a su mano de obra barata y  a su necesidad de financiación son los que atraen a las grandes empresas las cuales buscan además de rebajar sus gastos, facilidades en su implantación y sobre todo simplificación burocrática, facilitada esta sobre todo por sus sistemas políticos, democracias de reciente implantación o sistemas autocráticos que facilitan la implantación a veces acompañado hasta de corrupción.  Sus bajos niveles de exigencia en materia de seguridad, medio ambiente o de protección social hacen que sea muy difícil para un país con una democracia consolidada y normas medio ambientales y de seguridad en el trabajo, competir contra estos.
Pueden darse dos tipos de deslocalización: la deslocalización internalizada y la deslocalización externalizada.
La deslocalización internalizada se produce cuando la misma empresa es la que crea filiales en países con bajos costes de mano de obra, menores exigencias medioambientales que en países mas desarrollados y mayores facilidades para su instalación debidas a gobiernos ( a veces corruptos) poco o nada democráticos salvando así todo el tramo burocrático , vendiendo el producto en los países desarrollados produciendo de esta manera mayores beneficios.
La deslocalización externalizada se produce cuando la empresa subcontrata sus servicios a otras empresas instaladas en países mayormente del tercer mundo, las cuales fabrican los productos a menor coste, favoreciendo las ganancias en toda la cadena de producción.
Los efectos de la deslocalización no solo pueden ser nocivos en el país de origen de estas empresas sino que pueden producir  efectos negativos en los países productores, catástrofes ecológicas, calidad del producto por la calidad de las materias primas empleadas debida a la reducción de costes o situaciones sociales conflictivas debidas a las condiciones casi esclavistas producidas por el “todo por el bajo coste”.
De la misma manera la deslocalización produce efectos nocivos en los países de origen de estas empresas traducidos en despidos masivos, protestas sociales y pérdida de poder adquisitivo de los trabajadores, obligados a competir en desigualdad de condiciones con los otros países.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s