Yo superviviente

Día a día nos cruzamos por las calles de nuestra ciudad, Torrelavega, con miles de personas todas distintas en cuanto a  religión, raza… Esto es debido a que Torrelavega  siempre ha recibido a inmigrantes provenientes de diferentes lugares. Todos  sabemos de la Cruz Roja, institución que cada día ayuda a más gente. Hoy tenemos la oportunidad de hablar con el psicólogo de la Cruz Rojade nuestra ciudad: Marcos Pérez. Él es parte del equipo de respuesta inmediata de emergencia (ERIE). Esta “epígrafe dentro de la Cruz Roja” ayuda a aquellas personas que necesiten tratamiento psicológico y que quieran recibirlo. Los inmigrantes que acuden allí son personas con nombre y apellidos que no tienen recursos, hacia los que la gente muestra poca tolerancia; ser ciudadanos del mundo cada vez se lleva menos. 

LEER EL REPORTAJE COMPLETO

Todos los que están con Marcos son supervivientes y nos confiesa que  “la  gente es más fuerte de lo que parece”. Creemos que la mejor forma de hacer cambiar a la gente es hacerles ver la realidad del día a día de estas personas. Por eso hoy contamos la historia de un chico Afgano de tan sólo diecisiete años  que llegó a Torrelavega hace  año y medio. En  2011 nuestro joven protagonista  vivía feliz con sus padres, sus dos hermanas y su hermano. Pero en menos de  un año la historia de esta familia cambia y lo hace de la peor manera posible y es que un día  un simple adiós de su padre antes de ir a trabajar, se convierte en un hasta siempre. Esto es algo que sorprende a la familia aunque hacía tan solos dos días su tío que tiene relación con los talibanes había tenido una fuerte discusión con su padre, en la que el mismo salió ganador. Todo señalaba a que el tío estaba involucrado pero debido a sus limitados recursos dieron  su propia investigación por cerrada y tuvieron que mirar hacia el futuro, un futuro que no pintaba bien ya que el único que traía dinero a casa ya no estaba. Ante esta situación tan desesperada en la que la madre se ve atada de pies y manos por ser mujer, el chico asume el papel de cabeza de familia, dejando su vida de niño para convertirse en un adulto. Empezando a trabajar para su tío bajo condiciones infrahumanas.  Tras pedir ayuda a sus amigos la familia decide huir de su tío. Solo conseguirán lograrlo yendo a Pakistán, a casa del hermano de la madre. Llegada esta situación se encuentran en un país en peores circunstancias del que partieron y sin nada más que lo puesto y una pequeña cantidad de dinero. Sus planes de quedarse allí no se podrán llevar acabo ya que su tío les recomienda irse de Pakistán lo antes posible. Por lo que les pone en contacto con gente que les facilite la salida del país lo más barato posible tratándose de 30 mil dólares que solo cubrirían dos billetes. Ya que nuestro joven es el varón mayor es él quien viaja junto a su madre. Finalmente consiguen llegar a Egipto donde no termina su viaje ya que al ser ilegales no aguantaran mucho y a demás necesitarán el inglés, idioma desconocido por la madre y muy poco por el niño. Será gracias a este pequeño conocimiento sobre el idioma el que les permitirá pasar las aduanas y llegar finalmente a Barcelona. Pasaron unos días eternos en Barcelona hasta que la Cruz Roja les ofrece asilo lo que les traerá  a Torrelavega en Noviembre de 2012.Parece que aquí se pone el punto y final a esta historia pero no es así, y es que cuando llegan  tienen que pedir protección internacional, traducido en tiempo; largos meses de espera, en los que no saben si van a poder permanecer aquí o van a tener que volver. Una vez que se lo dieron el objetivo principal era traer al resto de la familia. Mientras el joven se escolarizada, la madre consigue junto a la abogada consigue ponerse en contacto con la embajada  española. A punto de llegar a España, en el aeropuerto de Pakistán se les deniega a los hermanos poder volar por su entrada ilegal a este país. Gracias a la presencia de la representante diplomática española que se había involucrado en el tema pudieron volver a la embajada.Tras un mes intentándolo consiguieron el matasellos y pudieron viajar hasta Santander. Afortunadamente, hace un mes y medio esta familia se unió de nuevo y volvieron todos a sonreír, algo que parecían haber olvidado. Aunque su padre sigue desaparecido y no saben nada de él desde hace 3 años, nuestro chico respira tranquilo al ver a sus hermanos felices en el instituto, a su madre en un taller de costura y a él mismo estudiando y luchando por el sueño que su padre quería ver hecho realidad: “Que su familia sea feliz y que sus hijos estén  estudiando para tener mejor futuro del que él tuvo.”
Rocio García Manuz, Lucia Ruiz Vila

Estudiantes de bachillerato, Colégio La Paz, Torrelavega (Cantabria)

EPE 2014, Enredados 
Imagen blogs elpais

Anuncios

Beatriz Pérez, doctora en antropologia

Los próximos días 9,10 y 11 de julio Santander acoge, dentro de las actividades de verano de la UNED, el curso “Psicología, antropología y mujeres: retos para el siglo XXI”, que con la colaboración de varias instituciones dedicadas a la promoción de la mujer, dirige Beatriz Pérez, directora del Departamento de Antropología Social y Cultural de la UNED. Elcurso pretende abrir analizar y debatir sobre la relevancia del rol específico de la mujer desde la perspectiva sociocultural.
El curso consta de 20 horas lectivas de duración, 1 crédito ECTS y 2 créditos de libre configuración. Si te interesa puedes matricularte on line en http://extension.uned.es/actividad/idactividad/7085 .
Para conocer mejor el tema hemos hablado con su directora.
Beatriz Pérez Galán, Doctora en Antropología por la Universidad de Granada, en base a tus investigaciones y estudios antropológicos, ¿cuál es situación que experimentan las mujeres en contextos de escasez, como resultado de la desigualdad de género?

Las mujeres experimentan una doble y a veces triple discriminación. Por su condición de mujeres, de mujeres pobres y, en determinados contextos, por su pertenencia étnica. En muchos países las mujeres son discriminadas al mismo tiempo por ser mujeres, pobres e indígenas.
¿Se puede decir que el desarrollo de un país se ve afectado, influido, en función de los diferentes roles que se establecen por género?

Las políticas y planes de desarrollo, entendidas como un proceso complejo que implica no solo crecimiento económico sino un cambio sociocultural y político mucho más profundo, precisan de la participación activa y el compromiso de todos los miembros del grupo social. Dicha participación es diferencial  según hablemos de hombres o de mujeres. No solo por el tipo de “trabajos” que cada uno realiza sino por la distinta valoración social y visibilidad (a menudo “invisibilidad” en el caso del rol doméstico-reproductivo no remunerado que ejercen las mujeres) de esas tareas y la estratificación de género en la que esta invisibilidad se traduce. Por eso es necesario apostar por un modelo de desarrollo con perspectiva de género.
Y eso que suele decirse, “si la mujer llevase el timón en lugar del hombre todo sería muy diferente”, ¿sería diferente?, ¿en qué términos crees que lo sería?

No existe un sujeto universal que podamos llamar “mujer”. Existen “mujeres” con diferentes situaciones, expectativas y problemas. La situación de las mujeres occidentales, blancas, de clase media es muy diferente a la de otras mujeres del “Tercer Mundo”. Del mismo modo, la diversidad al interior de cada uno de esos grupos es enorme. Por esa razón no debemos generalizar. Es preferible conocer, analizar y luchar contra la situación específica de discriminación que experimentan las mujeres en cualquier parte del mundo en diferente medida. “Dar la vuelta a la tortilla” no garantiza nada. Todos conocemos mujeres poderosas que adoptan un rol dominador y discriminador muy acorde a los valores patriarcales dominantes.
¿Estamos, aún en el punto en el que no se considera imprescindible dotar de las mismas oportunidades a hijos que a hijas?

En muchas sociedades las niñas no gozan de los mismos derechos ni oportunidades que los varones en cuanto al acceso a la educación, a desempeñar una profesión, a no sufrir violencia y explotación sexual y a poder elegir su futuro. Los ejemplos y las estadísticas son recurrentes. Los más conocidos nos remiten a otros países, continentes y a otras culturas (India, Pakistán, países de Oriente Medio, África). A veces olvidamos que esta es también una situación que se experimenta de facto en el llamado “mundo desarrollado”, aunque en diferente proporción. La naturalización de roles desde la infancia en nuestro país, hace que una niña por razón de su sexo vea muy limitadas las posibilidades de desarrollo en determinadas profesiones, puestos de responsabilidad, etc. Se trata de un frente en el que queda mucho trabajo por hacer.
Relacionado con lo anterior, ¿a qué es debido el “papel secundario” asignado a la mujer en cuanto a su aportación, por ejemplo, a la economía?

La invisibilización del trabajo de la mujer  o, dicho de otro modo, la falta de asignación de valor económico y cultural a los trabajos que realizamos las mujeres por ejemplo en el ámbito doméstico (considerado un ámbito “no productivo”), es consecuencia de una sociedad patriarcal y unas estructuras de dominación muy antiguas que las intelectuales y los movimientos feministas vienen denunciando desde hace varias décadas.
Una curiosidad, ya que tu ponencia en el Curso de Verano que diriges y que se impartirá en unas semanas en Santander trata sobre ello, “Género, pobreza y desarrollo en las comunidades indígenas”, ¿los estereotipos de género en dichas comunidades son más acentuados?

En las comunidades indígenas quechuas donde yo he realizado mi trabajo en los últimos 20 años existen, como en todas las sociedades, los roles, estereotipos y un acceso desigual a los recursos y a la propiedad según seas hombre o mujer. Al tratarse de sociedades campesinas, la cooperación económica de toda la unidad familiar (hombres, mujeres y niños) es fundamental para garantizar la subsistencia. La división entre esfera doméstica-reproductiva y la productiva es muy acentuada así como la presencia de los varones en los ámbitos de representación pública a nivel local. Esta situación está cambiando poco a poco ya que las mujeres cada vez reivindican más sus derechos y son cada vez más conscientes del valor de su aportación a la economía familiar, no solo en el ámbito reproductivo (no remunerado) sino también en el productivo y comunitario. En parte esta división de roles y los estereotipos que la naturalizan se ha visto acentuada por la historia de colonización (externa e interna) y modernización de estas sociedades.
Como es de suponer, habrá un margen de error teórico o técnico en este tipo de investigaciones antropológicas, pero, ¿en qué medida influye la interpretación de los datos que se manejan, la medición es totalmente objetiva?

La objetividad en antropología es un valor muy cuestionado. Nuestras investigaciones producen datos sobre entornos empíricos concretos –generalmente de dimensiones reducidas- y en momentos específicos y, por lo tanto, difícilmente extrapolables a otros espacios. No hacemos “mediciones” como los científicos que están en un laboratorio. Pero precisamente ese enfoque cualitativo, micro, que prioriza las prácticas y los discursos de los actores sociales, el que nos permite formular mejores preguntas, más complejas. Esas preguntas –no las respuestas- son extrapolables a otros contextos de investigación y pueden ser de enorme utilidad para interpretar y contribuir a transformar determinados problemas sociales contemporáneos.
Más allá de todo esto, igual habría que analizar incluso de qué género –masculino o femenino- es quien decide los parámetros, los indicadores, en los que se basan dichas investigaciones, proyectos o estudios…

Los científicos sociales, los investigadores, los profesores que construimos y transmitimos formas de conocimiento, somos también actores sociales. Es decir, nuestra socialización (endoculturación) sobre lo que es adecuado y lo que no en cuanto a roles, valoraciones, etc., es compartida con el resto del conjunto social. Con esto quiero decir que, a menudo, somos capaces de analizar la discriminación de género sobre el papel pero no sabemos cómo reconocerla en nuestros propios trabajos y en nuestras propias vidas.
En este sentido, y ya como última pregunta, ¿qué índices se dejan fuera de los Programas para el Desarrollo y cuáles estimas que es preciso introducir en ellos?

Es necesario introducir enfoques de género en los proyectos de desarrollo que permitan trabajar con las distintas formas en las que se concreta la discriminación por razón de sexo y que valore de forma cualitativa el trabajo que de facto realizan las mujeres. Indicadores sobre el uso diferencial del tiempo cotidiano de hombres y mujeres (que tareas realizan, cuantas horas emplean para cada una de ellas, etc.), y otros indicadores de género como  el nº de hijos, quienes son los cabezas de familia de hecho, el acceso a la propiedad de los bienes, etc., nos aportan mucha más y mejor información que cuantas mujeres participan en un proyecto, o la renta per cápita.  Se trata de índices que reflejan mejor la desigual distribución de recursos y recompensas por género y por lo tanto las situaciones de discriminación y desigual acceso al poder. Pero también los datos en esos casos son más difíciles de obtener.
Sonia Sanz Sancho
Gestión de Actividades Extraacadémicas, Comunicación y Publicaciones de UNED

El Pleito de los Valles



A partir del siglo IX se producen las primeras adjudicaciones de  terrenos que no tenían dueño previamente. Este hecho es conocido como ‘Presuras’. Al mismo tiempo, la organización social está presidida por las ‘Behetrías’, que consisten en la dependencia de un campesino propietario y libre, de los señores feudales, encargados de su defensa.

Durante los siglo anteriores, los campesinos habían buscado la protección habitualmente en los monasterios, pero ahora la tendencia ha cambiado y la buscan en la nobleza. Y con ello, la situación del campesino se agrava, ya que su libertad y condiciones en la elección de un señor que les proteja pasa a ser hereditaria y los tributos que le han de pagar aumentan sustancialmente.
Se afianzan los linajes y las familias acaparan mayores dominios y  poder  por medio de la  presura, o por la concesión o donación que los reyes otorgan  en calidad de pago por los servicios prestados a la corona.
Las Asturias de Santillana se organizan siguiendo la franja costera, pero no tienen como núcleo  único a la aldea, sino que se establecen enlaces entre todos los pueblos de un mismo valle creando una especie de agrupación de concejos, que configura una junta y las ordenanzas por las cuales se rigen y que aplican a la hora de hacerle frente a la nobleza planteando el litigio que nos ocupa. Pero este no es un pleito aislado, pues otras regiones, como es el caso de Liébana, toman buena nota y se suman a la lucha para liberarse del dominio señorial.
El pleito de los Nueve Valles es un proceso que interponen los nueve valles de las Asturias de Santillana en 1544 a los duques del Infantado. Comenzó  y cuyo fallo, en 1581, resulta favorable  a los Nueve Valles.
En ocasiones se dice que el pleito duró desde 1438 hasta 1581 o incluso hasta 1589, fecha de  la creación de la provincia de los Nueve Valles; es decir, casi 150 años. Sin embargo,  se trata de un conjunto de pleitos consecutivos, de los cuales el primero es el pleito Viejo de los Valles, que fue fallado a favor del dominio señorial.
Los campesinos de la Merindadde las Asturias de Santillana, en el siglo XV, interpone varios  pleitos en contra de la casa De la Vega-Mendoza. Elprimero de ellos se fecha en 1438  y  pone en tela de juicio el señorío de Íñigo López de Mendoza, argumentando  que durante décadas habían aceptado estar bajo el dominio de la casa De la Vega solamente porque esperaban que el rey no atendería sus quejas porque el titular del terreno era amigo personal del monarca. Las quejas del campesinado fueron menores debido a la sensibilidad en el trato que mostraba la Leonor de la Vega durante su mandato. Sin embargo, Íñigo demostró su poder de forma violenta en los valles desde su llegada, ejerció su titularidad por las armas desde el principio, lo que desató la ira y la rebelión de los campesinos.
En 1444 fue fallado a favor de Íñigo López de Mendoza el primer pleito, ya que se apartó al corregidor que debía representar al pueblo. Poco tiempo después recibió los títulos de marqués de Santillana y conde del Real de Manzanares y con ellos, la consecución de Santillana del Mar, que se vio despojada su merindad y de sus juntas generales, puesto que las Asturias de Santillana pasó a ser un privilegio de De la Vega-Mendoza, confirmado por Juan II en 1448. Este marquesado poseía ahora los valles de Carriedo, Cayón, Penagos, Villaescusa, Piélagos, Camargo, Reocín, Cabezón, Cabuérniga, Alfoz de Lloredo, Anieva, Cieza y Lamasón.
Además de Santillana, bajo el nombre Tierra de La Vega y Pando, se encontraban agrupados los dominio de la actual Torrelavega. Posteriormente, en 1475 el marqués de Santillana llegó a ser titular también del ducado del Infantado.
Leonor de la Vega dejó el valle de Carriedo a Íñigo López de Mendoza. Sin embargo, en 1495 la población del valle pidió liberarse de ese dominio, y presentó una  solicitud a la monarquía, que hoy conocemos como el pleito de Carriedo. Por aquel entonces, Carriedo era propiedad de la familia Velasco, pero era deseado por los Mendoza; los campesinos se negaron a estar bajo cualquiera de los señores y emplearon la violencia contra ambos. La chancillería de Valladolid en 1499 resolvió a favor del valle, que consiguió la independencia jurisdiccional. Pero los señores recurrieron sucesivamente en 1504, 1505 y 1546, pero sin éxito.
El valle de Carriedo argumentó en el pleito que no había denunciado su situación durante los reinados de Juan II y Enrique IV de Castilla «porque siempre existió la privanza y el favor y las guerras y los miedos y temores». Después de Carriedo, los otros valles de las Asturias de Santillana que asistieron a juicio ratificaron que ellos tampoco habían reconocido nunca la  legitimidad la dominación señorial.
Después de cuatro años de resultar favorable al campesinado, la sentencia  del Pleito Viejo dio origen a otro presentado por los valles de Alfoz de Lloredo, Cabezón de la Sal, Cabuérniga, Camargo, Cayón, Penagos, Piélagos, Reocín y Villaescusa, conocido finalmente como : El Pleito de los Nueve Valles por el cual se consigue la emancipación por sentencia en 1568.
Los Nueve Valles es muy importante en la configuración de Cantabria, pues con él se alcanzó la independencia de los valles, que constituye la base de la provincia de Cantabria  y causa la desaparición de los dominios señoriales en la zona. Esta sentencia ocupa 178 folios.
Cantabria se constituyó el 28 de julio 1778, aunque al  principio no la formaban  todos los municipios sino que se fueron incorporando poco a poco.
En 1833 Cantabria se denominó oficialmente provincia de Santander hasta que 150 años después, en 1978, recuperó el nombre de Cantabria y el de Santander permaneció solo  para denominar a su capital.
Mario Pérez
Estudiante de secundaria, Colegio La Paz, Torrelavega (Cantabria)
Imagen nelisa.net

La raíces del futuro




Nuestro país se encuentra sumido en una crisis económica, la más grande en los casi 40 años que España se encuentra siendo un país democrático. Durante este texto, intentaré explicar las causas de la ya denominada Gran Recesión por los economistas, que ha afectado a la mayoría de los países más desarrollados del mundo desde el año 2008 hasta la actualidad.

El comienzo de la crisis vino precedido por un gran descenso en el precio de las materias primas durante la década de los 80 hasta el año 2000. Desde el año 2007 el coste de las materias primas, en especial el petróleo y la comida sufrió un aumento inesperado y causó estragos en países en vías de desarrollo provocando el estancamiento de la globalización en esos países.
Nuestro país no fue ajeno a estos problemas, pero estaba más preocupado por uno de los problemas más importantes de la crisis: la burbuja inmobiliaria.
Este fenómeno, está influido por un gran descenso del precio de la vivienda que unido al desempleo hizo que los ciudadanos no pudiesen hacerse cargo de sus hipotecas.
Precedido a esto, las comunidades autónomas recibieron la mayor cantidad de ingresos, pero al estallar la burbuja inmobiliaria, estas zonas no pudieron pagar sus facturas ni solventar sus deudas. Se estima que en total, las comunidades tienen deudas por valores superiores a los 140.000 millones de euros.
La segunda causa afecta a la economía española en general. Hemos sufrido dos recesiones en los últimos 6 años y el desempleo ha llegado a superar el 25 % durante varios meses e incluso el 55% en el paro juvenil (menores de 25 años). La economía no ha crecido hasta comienzos de este año y se ha repuesto apenas un 0.5% pero aun así los signos de mejoría no son palpables a pie de calle, donde la gente sigue descontenta con el problema del empleo, como consecuencia de esto, la mayoría de los jóvenes emigran a otros países europeos en busca de labrarse un futuro y de encontrar puestos de trabajo.
Otra de las causas es la desconfianza de los mercados, que proviene de la situación de las bolsas extranjeras. Las entidades bancarias dejan de proporcionar créditos a los ciudadanos y la desconfianza se apodera de los mercados. Todo esto hace no se produzca tránsito de capital y que la situación de los bancos no se pueda sostener provocando el tener que ser rescatados por el FMI en varias ocasiones.
Pero para los expertos, la causa más importante fue la de querer vivir por encima de nuestras posibilidades. Ese fue el principal agravante de la crisis para la mayoría de economistas. Como dijo el profesor Tomás Mancha de la Universidad de Alcalá: “El desplome de la bolsa americana hizo en efecto que el proceso de crisis se acelerara, pero era inevitable que nuestro país entrase en recesión por este mismo motivo.
¿Y si hubiéramos tomado medidas a tiempo? ¿Se podría haber revertido esta situación?
Probablemente cada uno tengamos nuestra propia opinión, pero la situación a día de hoy sigue siendo preocupante. Todos podríamos echarles la culpa a los banqueros, a los políticos, a Europa, etc…
Para concluir, solo me queda hacer una última mención a nosotros: los jóvenes.
¿Qué España nos tocará vivir? ¿Qué les depara el futuro a los jóvenes? ¿Tendremos que irnos de nuestro país para encontrar un trabajo?
Sólo el tiempo tiene las respuestas, pero espero que sea una España más unida que la que estamos viviendo en la actualidad.
Ruben ceballos
Estudiante de secundaria, Colegio La Paz, Torrelavega (Cantabria)
Imagen Diariodenavarra

Os presentamos la colección optimista



Hoy en día, cuando la cosa pinta tan mal, nos da miedo pensar en arriesgarnos, en apostar y en intentar. Pero queremos mandar un mensaje de optimismo y de espíritu de superación a cada persona que se ha prometido no volver a intentarlo jamás. Los ideales existen para ser cumplidos, y hoy tenemos la gran suerte de hablar con gente que los ha conseguido, y son ellos quienes nos inspiran, quienes nos impulsan hacia delante y cuyas historias nos han contado para que le digamos a todo el mundo que es verdad que lo imposible, solo tarda un poco más.

Nos salimos del coche y el edificio nos espera, guardando en su interior la moda hecha persona, pero sobre todo, la emoción y la ilusión de crear arte día a día.
Estamos nerviosas, y una vez que se acaba el acto de presentación nos acercamos a donde están las personas que dan nombre a esas marcas de las que tanto hemos oído hablar, desde que éramos pequeñas y nuestras madres miraban los escaparates de sus tiendas, hasta que crecimos y sus nombres aparecían en cada página de revista de moda que nos comprábamos.
Y ahí están, sonrientes, con miles de micrófonos esperado a que digan algo para que protagonice su próxima portada o sacándose fotos con chicas que no pueden aguantar las ganas de contarles a sus amigas con quién han estado.
Nosotras somos una especie de mezcla entre los que aguantan micrófonos, cámaras y una sonrisa de, probablemente, embelesamiento.
Nos acercamos a un chico alto, con un traje negro y discreto, dos hoyuelos a ambos lados de su siempre sonriente boca. Estamos con Diego David Domínguez , más conocido por su alter-ego según nos cuenta él mismo. Él es David Delfín y está dispuesto a contarnos su historia.
Le preguntamos cómo se definiría a lo que él se ríe admitiendo que nos mentiría, que su definición podría ser no muy real y que son la gente más cercana a él quien nos podría responder a esa pregunta, aunque al final nos confiesa que David Delfín es su creatividad y su ambición.
Un accidente fue el que le hizo entrar en el mundo de la moda, él trabajaba en el mundo del arte haciendo exposiciones en galerías y buscando un nuevo soporte para la pintura después de haber trabajado en madera, papel y cartón. Eligió la ropa como soporte para la pintura y fue en las prendas militares de segunda mano sobre las que empezó a crear, viendo en cada costura una huella, una memoria y una historia que contar. A partir de ahí le pidieron que enseñara esos nuevos diseños que él había devuelto a la vida, y ante el asombro inicial que causó al futuro diseñador la idea de presentar lo que para él era pintura, lo vio como una experiencia nueva que tenía que vivir al menos una vez en la vida. Gracias a esos primeros desfiles sintió como ese mundo era el suyo, aquel era su lugar y la moda era lo que siempre había deseado.
Aunque no sepa muy bien decir qué es exactamente lo que le animó a seguir creando desde aquel momento, nos confiesa que es algo que fluye y surge de manera natural; son sus ganas de vivir y su creatividad, sin la que no le gustaría tanto la vida, las que le impulsan día a día.
Le preguntamos por su meta y nos sorprende al afirmar que su objetivo no es llegar a ningún lado, si no mantenerse y seguir ahí haciendo lo que le gusta. Es inevitable no ver el amor por el arte reflejado en sus ojos.
Hablamos de la evolución de la moda, y nos cuenta que es un reflejo de lo que vivimos, y que para apreciar cambios radicales hay que echar la mirada muy atrás, y es entonces cuando ves el gran cambio que ha surgido. Un claro ejemplo que nos propone es el cambio de la moda masculina que ha perdido sus prejuicios y con sus cortes de pelo, tintes, piercings, tatuajes y demás ha conseguido “espabilar” más a los chicos.
No podemos evitar preguntar sobre cómo se ha visto su mundo alterado por esa palabra que cada día nos pesa más: “crisis”. Nos responde que la moda española siempre estuvo en crisis y que no les ha pillado desprevenidos ya que en España la industria y el diseño llevan caminos paralelos. Sin embargo nos recuerda que el pilar principal de su profesión es la imaginación que muchas veces se ve potenciada por las limitaciones y cree que ello hará que se creen fórmulas nuevas y que es un momento para estar mejor que nunca.  Son momentos difíciles pero para la marca David Delfín todo se basa en el esfuerzo, y en su interés en vivir su tiempo  en cuanto a redes sociales y tiendas online en las que son pioneros,  eso es lo que les ayuda a continuar y es su secreto para seguir creciendo.
Nos despedimos de un hombre que encontró su lugar gracias al destino que le hizo tropezar con esas prendas hace tanto tiempo y le concedió la oportunidad de darles una segunda vida. Y ha sido esa ilusión de crear algo que le apasiona lo que hoy hace de David Delfín un gran diseñador, y a partir de hoy si nos preguntan, una maravillosa persona.



En un lado de la sala dos hombres dispares en altura, ambos con gafas y acento andaluz. Ellos son José Luís y José Víctor.
Les preguntamos lo mismo que a su compañero de profesión Delfín, ¿Cómo son ellos? ¿Quiénes son Victorio & Lucchino?
Se definen como auténticos, pasionales, divertidos y con ganas de vivir; nos cuentan cuanto les gusta compartir con los demás, reír y comer.
Les preguntamos sobre su marca, y nos hablan sobre cómo creas un mundo cuando nace el nombre de un artista, un estilo de vida, y te conviertes en una esponja que lo absorbes todo, haciéndolo a tu manera, desde el diseño de interiores (faceta que no muchos conocen) hasta la moda, tienes que ser coherente y te tiene que gustar lo que haces.
 Sin lugar a dudas, la suya es una marca consagrada y le preguntamos sobre su secreto, a lo que ellos responden que no lo saben, y que si lo hicieran, podrían estar más relajados; aunque algo de lo que sí están seguros es de que el trabajo, estar pendientes, y ser constante sí que funcionan en cuanto a éxito, pero todo lo demás viene desde arriba. Aún así nos confiesan que para ellos el negocio es lo último, y que la moda es cultura, comunicación y cambio (siempre fiel a tu estilo), y nos hablan de lo maravilloso que es para ellos transmitir su mundo y  trabajar en aquello que les apasiona y gusta.
Su inspiración es la vida, las sensaciones, las cosas, lo que sienten interiormente por ninguna razón aparente pero que “pululan por ahí”, y nos hablan de cómo su profesión les exige ser un poco “brujos” que adivinan por donde irán las tendencias y que coincidan con las cosas que se van a llevar en la calle dentro de dos años.
Les preguntamos por la proyección de la moda en el mundo y nos cuentan como los medios tendrían que tratar con más justicia a su profesión, informándose antes de contar para poder dar una imagen real de lo que están hablando.
Volvemos a esa palabra que empieza por “c” y que tanto nos asusta.
Nos cuentan que es un momento estupendo, siempre ha habido artistas (hacen referencia al gran Balenciaga) y nos recuerdan lo jóvenes que son en esto, y es ese hambre que se tiene fuera de algo nuevo del que tiene que aprovecharse la moda española, ofreciendo una marca nueva y fresca; muchos ojos están puestos en España, y nos cuentan de su experiencia de haber sido elegidos embajadores de la marca España y de sus muchos viajes a Bruselas, en los que han recogido información y ven como el mundo pide algo novedoso, y nuestro país tiene mucho atractivo, “Si nos animamos y lo sabemos hacer bien sería estupendo”.
Después de estas palabras de aliento nos despedimos de un mito en la moda de España, y vuelve esa sonrisa de embelesamiento, pero esta vez, precedida por unas ganas inaguantables de contar a nuestras amigas con quién hemos estado.



Nuestro último encuentro es con el estilizado Jacob Varela, el hermano de Felipe Varela, el hombre que, preferentemente, viste a la reina Leticia.
Felipe Varela es un diseñador que se formó en Paris, a donde fue con 17 años. Se vino a España después de trabajar con los grandes, a Madrid, con su máquina, y el gen del diseño en su ADN.
“Zara ha cambiado al funcionamiento de la moda, las grandes marcas de lujo no hacían cuatro generaciones, ha revolucionado la forma de hacer moda. Para todos lo que hemos ido detrás no hay comparación con Zara, nosotros somos muy pequeños estamos empezando nos hemos posicionado en un sector muy difícil, el premiun en complementos de lujo, pret-a porte, pero tenemos muy claro nuestro modelo de negocio y nuestras ideas y nos dirigimos directos allí y cada día buscamos nuestro objetivo”.
Quieren seguir creciendo y consolidar la marca, quieren trascender en el tiempo, crear una marca globalmente conocida. “Si no te identifiquen como una marca esto es dificilísimo, estamos hablando de compañías que manejan un presupuesto mayor al PIB de muchos países, pero el objetivo está ahí y luchamos cada día por eso.  Y en nuestro sector, no se consigue nada sin trabajo, sin el respeto a la profesión, hay que seguir unas pautas y unos pasos.
Cualquiera aparición en los medios es buena para las marcas de moda, y es bueno que tu nombre suene porque haces bien tu trabajo.
Queremos seguir creciendo avanzando ocupar mas en el mercado internacional, traer mas talento crear mas trabajo alimentar más familias, generar riqueza para el país son objetivos muy grandilocuentes y dicho en palabras que puede que suenen vanas pero realmente ese es nuestro objetivo, ir creciendo cada día más consolidarnos, cuidar a nuestras clientas retos muchos”.
Nos despedimos del hermano de una marca que cada día hace más eco en el mundo de la moda española, y que nos van a dar mucho de lo que hablar.
Volvemos al coche, nos miramos y reímos. Hoy creemos más en lo difícil, somos más valientes, y después de conocer a estas maravillosas personas llenas de ideas y energías, nos queremos comer el mundo.
Y nos prometemos no dejar de intentarlo jamás.
Rocío García, Lucia Ruiz Vila, Maria Muniz
Estudiantes de bachillerato, Colégio la Paz, Torrelavega (Cantabria)
EPE 2014, Enredados

Imágenes Álvaro Saez, eolapaz, en el centro universitario CESINE

José Quintanal dirige un curso sobre Inteligencia emocional en los cursos UNED de Torrelavega

Dirigido por José Quintanal Díaz, Vicedecano de la Facultad de Educación de la UNED dirigirá en Torrelavega,  del 14 al 16 de julio, el curso “La inteligencia emocional, desde la escuela hasta la propia vida”. El curso contará con la presencia de otros siete profesionales procedentes de diferentes ámbitos de Cantabria y de esta universidad. Este curso de tres días de duración, 20 horas lectivas y créditos (1 crédito ECTS, 2 créditos de libre configuración y 2 créditos MECD) presenta una oportunidad para profundizar en el alcance y aplicación de la Inteligencia emocional en el ámbito escolar, social y sanitario.
Además, cuenta con la ventaja de que se puede seguir en directo, de forma presencial acudiendo a Torrelavega, o a través de Internet, estés donde estés, en cualquier ordenador o dispositivo móvil con acceso a la red. Hemos charlado con su director para conocer mejor el curso y este ámbito de las política educativas


José, ¿es un concepto relativamente nuevo, Inteligencia Emocional?, ¿o se le denomina así a algo que ya existía y se le ha puesto ese nombre?

No, no es un concepto nuevo, aunque sí resulta un tanto novedoso en nuestro contexto social. El término fue utilizado por vez primera por Thorndike, un psicólogo americano, en el año 1920. Con él describía la habilidad para comprender y motivar a las personas. Luego, otros famosos psicólogos lo fueron utilizando, con sentidos muy diversos, hasta que en la década de los 80, varios investigadores, entre ellos Gardner, el padre de las inteligencias múltiples, normalizaron su uso. Pero fue Daniel Goleman quien lo popularizó con la publicación en 1995 de la obra que lleva este mismo título. Inicialmente lo desarrolló en el ámbito laboral, pero fue tal la difusión que tuvo su obra, que pronto se fue aplicando a todos los contextos de la vida diaria.
¿La Inteligencia Emocional (a partir de ahora la denominaremos IE) es una habilidad que se puede desarrollar a lo largo de la vida o hay que nacer con ella?, ¿se hace o se nace?
Por supuesto que es una destreza que se desarrolla, con interés, tesón e implicación. Todo es cuestión de saber aprovechar los elementos de nuestra personalidad, focalizándolos en la relación interpersonal, para optimizar los beneficios de ésta. Todos podemos mejorar este aspecto de nuestra personalidad
persona-edu-quintanal1
Parece que hubiera un antes y un después de determinados libros que han supuesto algo así como el “despertar” del concepto de Inteligencia Emocional, pues antes no se había oído hablar de ella tan explícitamente…
Por supuesto, ya he indicado anteriormente que fue Goleman quien, ayudado por los medios de comunicación de masas, como fue el caso de la revista TIME, consiguió una gran popularidad para su obra (fue un éxito de ventas a nivel mundial) y así puso de moda este término. Esta es la forma en que se difundió, pero su conceptualización es consecuencia del pensamiento humano, de la reflexión y el estudio que se llevó a cabo durante casi un siglo, lo que supuso la implicación y la participación de una gran cantidad de investigadores.
¿Y por qué puede ser que durante generaciones no se hubiera oído hablar de ella?. Hay quien plantea la cuestión: ¿Y cómo se “descubrió”…?
Como cualquier idea, en ciencia se genera desde la originalidad de algún pensador, de un investigador. En nuestro caso, la IE aparece cuando un psicólogo, intenta explicar una habilidad que él describe en el ser humano. Luego esa primera idea, se desarrolla en ámbitos y contextos diferentes, formando un corpus de pensamiento más complejo, lo que da lugar a un concepto mucho más amplio, cuyo uso ya está generalizado para todo el conocimiento. Así hoy, se entiende por IE a todo el conjunto de habilidades (por eso hablamos de una destreza) que nos permiten apreciar y expresar de manera equilibrada las emociones y además entender las de los demás, guiando con toda esta información nuestra forma de pensar y el propio comportamiento.
Asociada a disciplinas… Psicología, Antropología, Educación, salud, ciencias sociales medicina, biología, y aplicado al comportamiento, las emociones, la personalidad, ¿Tan importante es la IE?
Con la definición que acabo de dar se puede entender la plasticidad del concepto y cómo se puede aplicar a cualquier ámbito de la vida. Es importante conocernos y conocer a los demás, obrar y actuar en consecuencia, allá donde estemos. En la familia, en el trabajo, en el ocio y en la relación. Al hablar, al escribir, al leer o al divertirnos. Las emociones van con nosotros y una buena gestión de las mismas, hace que uno se sienta mucho más sereno y mejor, y consigue mejorar también la relación con los demás. De ese modo podrá entenderse el título que lleva el curso “De la escuela a la vida”. La escuela debe enseñar cómo trabajar nuestras emociones, para que la vida luego, resulte mucho más satisfactoria.
¿Por qué no se había reparado en ello con anterioridad?
Porque somos, en cierto modo, consecuencia de nuestra historia. Si repasamos los sucesos acaecidos durante el siglo veinte, el mundo ha estado durante mucho tiempo, ocupado en resolver problemas de poder, donde la base de las relaciones se situaban en la fuerza y la dominación de unos sobre otros. Incluso, a nivel cotidiano, recuerdo que en mi infancia nos transmitían la idea de competitividad. Se buscaba ser mejor que el otro, mejor que los demás. Sin embargo, a finales de los años sesenta, y principios de los setenta, se produjo un cambio muy importante, que afectó a todos los órdenes de la vida. Los movimientos sociales confirieron gran importancia al ser humano y a sus relaciones con el entorno, tanto social como relacional. Y consecuencia de todo ello, aparecieron recursos que contribuyeran a mejorar esa vida cotidiana, entre los que la psicología aportó la idea de inteligencia emocional. Luego su profundización, nos permitió llegar a determinar la necesidad de su incorporación en la escuela, como la base del propio desarrollo del sujeto.
¿Se le da a la IE la importancia que tiene?
Hoy en día yo creo que sí, bastante. Todos estamos convencidos de su necesidad, de hacer un uso adecuado de la IE. Pero aún nos falta un puntito más. Evolucionar en cuanto a tener la convicción de que cada uno somos protagonistas de nuestra propia IE, y por ello, de la necesidad de trabajar para mejorar el control que sobre la misma tenemos.
¿Qué utilidad tiene, en qué beneficia la IE a los individuos?
Después de todo lo expuesto, parece obvio señalar que el ser humano en general, será mejor cuando sea quien controle sus propias emociones. Vivimos un poco al límite. Nuestros jóvenes cada día buscan en el “carpe díem” su felicidad deseada, y cuando no es satisfecha, deriva en frustración. A los adultos, nos pasa algo parecido, extremadamente preocupados por conseguir cotas de logro cada vez más altas de bienestar, y así acabamos viviendo en el “disparador”. Una buena gestión de las emociones, nos permitiría a unos y otros, orientar mejor nuestra vida cotidiana, buscando no sólo lo que satisface sino lo que más nos conviene. Sólo así se podrá encontrar sentido a nuestra vida, protagonizándola cada uno, individualmente. Y luego, tendremos que hablar también de la mejora en la convivencia. Cuanto mejor estemos nosotros mismos, la relación con los otros resultará mucho más agradable.
¿Podría decirse que existe una especialidad más idónea para desarrollar la IE que otras?
No hay un campo de conocimiento que pueda atribuirse en exclusiva su desarrollo. Tengamos presente que la inteligencia emocional es un concepto que afecta a toda la personalidad del sujeto, y ésta se conforma desde los primeros años de vida (por eso, afecta a la familia y a la escuela), pero luego se prolonga más allá a lo largo de todos los ámbitos de nuestro desarrollo. De ese modo, todas las ciencias han de tenerla presente poniendo todas en el punto de mira, ese logro de la felicidad que tanto ansiamos todos.
¿Qué aplicaciones tiene la IE en el ámbito escolar?
Teniendo presente que en la escuela se reproducen dos de los modelos que conforman nuestra vida: la familia y la sociedad, es fundamental asumir la necesidad de aportar a nuestros alumnos, los recursos necesarios para que su vida en familia y su vida en sociedad, sea lo más agradable posible.
La tercera faceta de la personalidad humana radicaría en la propia intimidad, y como ya hemos señalado, por aquí es por donde empiezan a ser inteligentes nuestras emociones para luego proyectarse en el entorno. La Escuela está para enseñar, para educar, para ayudar al ser humano a ser cada día mejor. Este logro, pasa indefectiblemente por un control autónomo de las emociones.
¿Cómo influye la aplicación de la IE en ese y otros ámbitos en los que el ser humano interactúa?
Al impregnar la personalidad del sujeto, éste lo proyecta en todos los órdenes de la vida. Ser una persona feliz, irradia felicidad en cuantos nos rodean. Lo mismo que la amargura o la insatisfacción, acaban por provocar tensiones. Una  buena gestión de las emociones es clave, para un logro emocional equilibrado, para tener una vida feliz.
Esa aplicación en el ámbito escolar digamos que cimenta las características, lo que y cómo en definitiva va a ser el individuo…
Evidentemente. Lo que somos resulta de todos y cada uno de los momentos que conforman nuestra vida. Es lo mismo que el agua del río o del lago, que su calidad la conforman la que le aportan todas y cada una de sus gotas. Que haya gotitas contaminadas, en su seno, o en su entorno, supone una degradación del río. De igual modo, el equilibrio, la transparencia, la pureza de nuestras emociones, devenga también una pureza en las relaciones, personales y sociales.
El curso abarca distintas etapas educativas de la formación, ¿hay mucha diferencia al aplicar la práctica de la IE en una u otra?
En realidad, tendríamos que decir, que es la suma de todas ellas; cada etapa, cada momento de la vida, debe contribuir a ese logro del equilibrio. Es muy importante mantenerse estable a lo largo de la vida, también en el plano emocional. No resulta nada difícil comprobar cómo los adultos, proyectamos en nuestra convivencia los traumas o desequilibrios que se hayan producido en los años precedentes de nuestra vida. Cada uno, somos consecuencia de nuestra propia historia. Para entender por qué una persona no es muy equilibrada, no tenemos más que indagar un poco en su pasado, en su juventud o en su infancia. Teniendo presente que la educación es el único agente con que cuenta la sociedad para dar continuidad al desarrollo del ser humano, es lógico pensar que si la educación, y la escuela por su continuidad, es el único elemento capaz de ofrecer una continuidad en esa educación emocional.
¿Qué cambiaría en la sociedad con el buen uso de la IE en el ámbito escolar? 
Básicamente dos cosas, ambos egos: el egocentrismo y el egoísmo. Erradicar el egocentrismo supondría ganar en sinceridad con uno mismo, cuestión que fácilmente depara responsabilidad, control, honradez y serenidad. El egoísmo lo que depara es desequilibrio social, explotación y enfrentamiento, pues lógicamente a nadie le gusta estar en inferioridad en una relación, ya sea personal o social.
Como en casi todo, hoy en día buscamos la inmediatez, la receta mágica pero ¿existe algún documento en el que se den las claves para la introducción de la IE en los sectores que intervienen en la creación de la persona durante su vida?
A estas alturas, ha debido quedar claro, que una buena IE es fruto de un trabajo en continuidad, a lo largo del tiempo. De ahí que la escuela, más que enseñarla lo que busque sea educarla. No se trata tanto de hacer que los niños en el aula se muestren emocionalmente equilibrados, como conseguir un estilo de vida que vaya con ellos y se prolongue en el tiempo.
¿Es necesaria una formación específica en IE?
Sí, sólo cuando nos enseñan cómo hacer, ponemos en juego nuestras habilidades y obtenemos la destreza necesaria. Un ejemplo, ¿somos capaces de leer? Sí, todos, pero cuando alguien es capaz de enseñarnos cómo hacerlo. Luego ya leemos solos.
¿Quiénes serían los más indicados en la formación de profesionales para prepararlos en la aplicación de la IE?
Los educadores, y en este gremio incluyo a cuantas personas están implicados en la educación de la persona. Los primeros la familia; padre y madre han de asumir la responsabilidad de una educación emocional de sus hijos, sin contradicciones y con ecuanimidad. Luego los educadores escolares, maestros, orientadores, psicólogos, educadores sociales,… cuantas personas aportan una contribución a esa personalidad del sujeto. Y por último, no podemos evadir la responsabilidad, la propia sociedad. Un ejemplo, una televisión, que tiene un fuerte componente educativo, basada en criterios de rentabilidad, es un auténtico veneno para este desarrollo emocional de nuestros pequeños.
¿Están los educadores formados para la aplicación de la IE en los centros de enseñanza?
Como en botica, hay de todo. Los hay que han adoptado un estilo de educación muy favorecedor de este tipo de habilidades, pero otros contrariamente, las anulan. Precisamente estos cursos que desarrollamos en la Escuela de Verano, busca a esos educadores, aportándoles referencias para un mejor logro de sus objetivos educativos.
persona-edu-quintanal2
En estos momentos, por parte de los profesionales a quienes se les podría asociar la responsabilidad de “educar emocionalmente”, puede dar la impresión de una implicación individual, mostrando interés por la IE únicamente a título particular en los sectores que se constituyen en pilares en las etapas del desarrollo de una persona, ¿de qué forma podría incluirse esto en el proceso de formación de estos?
Hay un elemento clave, que es el diálogo. Véase que el objeto último de toda educación emocional es el sujeto, la persona. Cada uno, tiene una serie de elementos referenciales que contribuyen a su desarrollo emocional: padres, educadores, … El diálogo entre todos ellos, hablando en un mismo lenguaje, no resultaría nada difícil. Lo que sucede que muchas veces, lo que educa la escuela la sociedad lo contradice, o lo que pretende la familia, el entorno lo anula. Por ejemplo, ¿se educa deportivamente hoy a nuestros niños? Asistan ustedes a un partido del campeonato escolar, de niños menores de diez años, y observen la grada, donde asisten los padres al partido. Comprenderán claramente, no sólo la frustración de algunos pequeños, sino que se pondrá en evidencia esa necesidad de mirar todos en una misma dirección.
¿Se está dando a la IE  la importancia que tiene en la formación del ser humano?
Yo creo que actualmente sí. Ya es un tema que interesa, y preocupa. Emocionalmente. No hay más que ver el nivel de matrícula que está generando nuestro curso. Ahora nos falta “asentarlo”, normalizarlo en la sociedad educadora y en la sociedad en general.
Desde tu punto de vista, a nivel corporativo, entre los propios docentes ¿puede que exista reticencia a dar la importancia que realmente tiene la educación basada en la inteligencia emocional en la persona?, puede que por desconocimiento o sentido práctico…
Tengo la impresión que existe mucho desconocimiento. Pero más que del tema, del modo en que puede trabajarse en la cotidianidad del aula. De hay la importancia que tiene unir fuerzas, y generar sinergias que complementen los esfuerzos que todos están haciendo en este sentido. ¿A qué padre o madre no le preocupa que su hijo o hija resulte bien educado?, o ¿qué educador no busca el equilibrio en su grupo de alumnos? Todos quieren conseguirlo. Y es posible, pero únicamente si van,… juntos.
José, tal vez sea más una cuestión de predisposición, voluntad, por avanzar en el conocimiento y aplicación de la IE en beneficio de la sociedad, y en el propio también.
Sí, en los cursos lo vemos claramente. Cuando los educadores comprenden cómo trabajar estas cuestiones, las implementan en sus procesos formativos, las hacen suyas de inmediato.
¿Se puede hacer “funcionar” nuestra IE?
No sólo se puede, sino que se debe. Estamos aquí para hacer el mundo, la convivencia, algo bien agradable, no para fastidiarnos unos a otros. ¿por qué no lo hacemos? Es cuestión de voluntad, vamos, quitar de nuestras vidas los dos egos a los que anteriormente hacía referencia.
¿Es difícil poner en práctica la propia IE?
Nada, en absoluto. Es cuestión de sacar lo que tenemos dentro. Eso sí, cuanto más “maleados” estemos, más cuesta. Téngase en cuenta que conseguir que piense en el otro quien lleva toda su vida en primera persona, es muy difícil. Pero se consigue. Vemos algunos programas de televisión donde la intervención psicoeducativa con niños o con adolescentes, lo consigue. Los adultos, también somos maleables, podemos mejorar. Yo diría que debemos hacerlo, nos sentiremos mucho mejor.
Relacionado con una de las cuestiones planteadas antes: Por ejemplo, un adulto en un momento determinado quiere potenciar, desarrollar su IE, ¿estará a tiempo?, ¿hay una edad más indicada?
Como todo lo que se refiere a la educación, el tiempo es un elemento favorecedor. Educar a niños es más fácil que hacerlo con adultos. Pero unos y otros cuentan con recursos y métodos de trabajo, capaces de generar un éxito considerable. Dependerá de los factores personales y la historia de vida que cada sujeto aporte.
Inicialmente se podía pensar que se trataba de un fenómeno puntual, comercial incluso, algo que se había puesto de moda, pero estamos asistiendo a un progresivo  protagonismo en línea ascendente de la IE como epicentro de libros, tesis, proyectos escolares puestos en práctica por centros escolares (estos aún son muy escasos y dispersos)… ¿cuál es el futuro?
Ese protagonismo es fruto de la satisfacción de sus logros. Se ve que funciona, que una empresa, cuando se ocupa de la gestión emocional de sus trabajadores, ofrece nivel de logro mayor, que la convivencia, en términos emocionales, resulta más satisfactoria, que la administración, cuando deja de pensar en sus cuentas, para contar sus ciudadanos, todos se implican mejor, … tiene futuro, pues sólo dejará de tenerlo cuando nuestra sociedad, las personas en general, presenten un perfil equilibrado emocionalmente.

Texto y fotos:Sonia Sanz SanchoCentro UNED CantabriaGestión de Actividades Extraacadémicas, Comunicación y Publicaciones