La Guerra Fría



“La Guerra Fría” es una tensa situación que surge tras la Segunda GuerraMundial y que enfrenta a dos superpotencias: Estados Unidos y la Unión Soviética.Estos dos países representan a dos bloques con dos sistemas económicos, políticos y sociales opuestos, tras los que se encuentran países alienados con una de las dos partes.
Es el escritor George Orwell quien usa el término por primera vez en un artículo aparecido en el diario británico ‘Tribune’ en 1945, no obstante, oficialmente es pronunciado por el consejero americano Bernard Baruch durante un discurso en Carolina del Sur, en 1947.

SEGUIR LEYENDO

Fernando Francés, el arte de vivir



“Muchos de mis sueños, los he conseguido” afirma Fernando Francés, director del Centro de Arte Contemporáneo de Málaga, torrelaveguense del año, con quien hablamos de los sueños, del trabajo, del sacrificio y de su gran pasión, el arte.

LEER ENTREVISTA COMPLETA

¿Quién es Fernando Francés?
Fernando Francés es un proceso. Creo que una de las cosas más importantes en esta vida, al margen de las cosas que podáis conseguir en el ámbito profesional, el de los estudios, etc., es acabar de encontraros a vosotros mismos. Llega un momento en el que, con los años, valoras relativamente poco los éxitos profesionales, la cuenta de resultados de tus compañías, o la imagen pública que puedas llegar a tener. Lo verdaderamente importante es que tú reconozcas como una buena persona, y que así te reconozcan tus amigos. Ese es el personaje que soy.
¿Cómo ha llegado un chico torrelaveguense a dirigir uno de los museos más importantes de España? ¿De dónde viene su pasión?
La pasión es como una inyección de adrenalina. Tú puedes vivir tu vida, sin pasión, y que sea merecidamente cómoda, y puedes vivir con pasión, y tener una vida muy incómoda pero muy enriquecedora. Yo opté por esto último, y es mucho más complicado, porque las cosas también te duelen más. Sin embargo, se generó un hándicap, y es que llegó un momento en el cual me acostumbré a que todo lo que yo quería se cumplía. Y eso no me hizo tener familiaridad con la derrota, que es muy importante para la superación.
La lección es que siempre debes ganar en aquellas cosas que tienes que ganar, no todas, porque es imposible. Y que todas aquellas que no ganas, tienen que servirte de lección para que la siguiente sí puedas conseguirla. Si tú no crees en tus ideas, difícilmente va a creer nadie en ellas. Eso sí que es una decisión personal, y esa parte emocional, la que no se enseña en los colegios ni en las universidades, que se ha obviado, me parece lo más importante para lograr el éxito profesional. Creo que falta una educación emocional en la cultura occidental, no sólo en España. No nos enseñan a superar problemas, a enfrentarnos a las relaciones sociales, a darnos valores de confianza y autoestima.
¿Cómo se siente al ver que su ciudad natal reconoce su esfuerzo y le otorga el premio al torrelaveguense del año?
Esto siempre es gratificante. A lo largo de mi carrera he recibido muchos premios relativamente importantes, pero que te reconozcan algo los tuyos, pues tiene un matiz emocional más especial. Yo llegué a Málaga hace trece años, y al segundo año de estar en Málaga me nombraron Malagueño del Año. Y al quinto año, me volvieron a conceder el premio. Ahí ya me emocioné, pero me dijeron “Eh, que otra persona también ha sido Malagueño del Año dos veces” “¿Quién?” “Antonio Banderas”
Esto es sólo una anécdota divertida, pero siempre se dice que es difícil ser profeta en tu tierra. Como decía estoy muy satisfecho, y creo que en parte se debe a que, como dije antes, valoro mucho más la parte emocional que la profesional.



En una sociedad de la información como la actual, llena de imágenes al alcance de cualquiera, ¿cuál es la función de los museos? ¿En qué difiere con la del pasado?
Por definición, el arte es aquello que quien lo crea decide que es arte. Entonces, si partimos del hecho de que yo soy artista porque decido que aquello que hago es arte, que no se debe a un juicio crítico, sino a una decisión personal; ya habremos cambiado una perspectiva del arte muy importante. Y entonces también tienen que cambiar las estructuras del arte.
Nuestro centro, por ejemplo, tiene casi medio millón de visitantes al año. Y de esos 500.000, unos 100.000 han participado en actividades culturales y pedagógicas en el propio centro. Entonces deduces que estos señores no han venido a ver exposiciones, estos han venido a aprender sobre arte. Por ello un museo del siglo XXI se diferencia de nuestro concepto de museo histórico en que es un laboratorio de ideas, es un lugar donde se va a experimentar cosas desde un punto de vista creativo… Pero también es una escuela. Y yo diría que también tiene que ser un foro de discusión, porque si el arte no sirve para ser más libres, para crear una sociedad más justa, perderá parte de su valor. Y además también diría que el museo tiene que ser una herramienta de  lucha, un instrumento de cambio social.
Esa faceta activista que tiene que tener un museo nosotros la llevamos a cabo en el CAC. El museo debe ser algo divertido, un instrumento de reflexión. De lo contrario, se convertirá en un cementerio. El CAC ha cambiado su barrio, ha acabado con la prostitución y las drogas. El arte ha transformado Málaga, le ha dado un punto de frescura. Ahora vienen los turistas donde antes los malagueños no se atrevían a entrar. Esa es una función esencial. 
En el caso específico de Málaga, ¿opina que el excesivo número de museos que están siendo construidos está provocando una especie de burbuja? ¿Son realmente necesarios tantos?
Yo no creo que haya muchos museos, lo que hay son muchos museos muertos. Pero es un problema de la sociedad. Sociedades más avanzadas que la española como la danesa o la sueca te encuentras en poblaciones igual de grandes que Torrelavega con museos realmente increíbles, que cuando tu entras ves a gente realizando cosas, ves a escolares haciendo talleres, a un grupo de personas de la tercera edad que les han llevado en una visita turística, en definitiva,  ves que están vivos.





La situación económica actual hace que los pequeños artistas pasen por un momento muy duro, mientras que los de gran fama se benefician del aumento del poder adquisitivo de las clases altas. ¿Qué opina al respecto?
Hay que tener en cuenta varias circunstancias concretas de España. Aquí no ha habido una política cultural apropiada. Desde que hace 30 años se empezó a celebrar la Feria Cultural de Madrid, se invitó a las instituciones a que fueran las que comprasen las obras de arte. Pero el mercado del arte tienen que sostenerlo los fondos privados, no las instituciones. Y ese tejido privado no se ha construido en nuestro país. Yo pienso que hemos estado muy acostumbrados en España a vivir de España. Los artistas alemanes, por ejemplo, viven en un 20% del mercado alemán, y se mueven más, buscan galerías en el extranjero, viajan a Estados Unidos a hablar con un galerista de Austin… No podemos olvidar que el arte es una industria, y como tal, requiere una conversión si no es efectiva. Tenemos que ser competitivos en el tema del arte, y para ello tenemos que tener un mercado global y no uno exclusivamente local.
¿Por qué se castiga tanto a las actividades culturales con el IVA, mientras que al mismo tiempo a la inversión en arte se le somete a un impuesto menor? ¿Hay otra forma de hacer las cosas?
Los que nos dedicamos a la producción de contenidos siempre hemos pagado ese IVA. Yo más bien diría que los del cine han pagado poco, porque hasta hace poco ellos tenían un lobby de presión importante hacia el Gobierno.
Lo que yo pienso es que en un momento como este, difícil, de una coyuntura bestial, todos tenemos que arrimar el hombro para salir adelante. Si una parte de la cultura está pagando menos, pues habrá que recortar y los que de verdad valen seguirán adelante, mientras muchos otros tendrán que cerrar, como pasa con una cadena de supermercados.
En el sector del arte, sin embargo, hemos experimentado un rebote. Yo este año he facturado más que el año pasado, y el año pasado más que el anterior. Y esto se debe a que estábamos mejor preparados, porque aunque pagábamos el máximo de IVA, teníamos empresas mucho más competitivas. Claro, si tú tienes una subvención de antemano, y ya ganas dinero sin tener siquiera que montar la película, ¿para qué molestarte entonces en estrenarla? Es como mantener un perro. A mí me parece absurdo, en cualquier circunstancia.
¿Cree que la crítica condiciona demasiado qué artistas triunfan? ¿Limita el desarrollo de los menos conocidos, y por consiguiente, del arte en general?
No creo. La crítica ha ido perdiendo poder paulatinamente como agente del arte. Yo creo que en este momento por ejemplo sectores como los directores de museos, o los grandes coleccionistas tienen mucha mas influencia que la critica. Un buen coleccionista compra 20 obras de un artista desconocido, y al año siguiente ese artista ya no es desconocido. A un artista desconocido un buen crítico le hace una crónica y la gente que lo lea dirá “la próxima vez que haga una exposición voy a verla”. Pero al final es más importante que el coleccionista te compre la obra, que el mejor periodista del país te haga una buena crítica.




Muchas veces, la gente tiene una visión del arte contemporáneo como algo ajeno e incomprensible, lo que puede conllevar un desinterés generalizado. ¿Cómo se podría cambiar esta situación?
Con la educación. Por definición, el arte contemporáneo es más fácil de entender que el histórico. Es el arte que habla de los problemas de nuestro mundo, de la sensibilidad de tu mundo, de la estética de tu mundo. Habla de las mismas cosas que ves cada día en el telediario de tu casa.
Hombre, a mí me cuesta mucho más entender a un artista barroco, que tenía una censura que le implicaba una serie de problemas, que dependía de un mecenas que si no planteaba una obra como el quería podía no cobrar la obra… Sin embargo, el arte contemporáneo esta reflexionando sobre lo mismo que pensamos los demás. ¿De una forma más creativa? Puede que si, pero los temas son los mismos.
Por último, queríamos conocer su opinión acerca del ínfimo valor que se da al arte dentro de nuestro sistema educativo, lo que acaba dando lugar a unas generaciones, tanto presentes como venideras, que no aprecian el valor del arte. ¿Cómo se podría inculcar el interés necesario para preservar algo tan importante?
El pensar que el arte es una distracción en las aulas es un gran error. Para mí la cultura es un derecho ciudadano, y por lo tanto no es un derecho de consumo ciudadano, sino un derecho educativo de los ciudadanos. Y no es un asunto solo de las bellas artes, sino de las artes en general. Creo que si se utilizaran en la educación como una herramienta tendríamos personas más creativas. ¿Y la creatividad como se consigue? Estimulándola. Y por todo ello me parece un disparate en general que las artes se saquen de los procesos educativos.
¿Cuáles son tus sueños?
Yo tengo la suerte de poder decir que muchos de mis sueños, cosas que me parecían imposibles, los he conseguido. Pero es cierto que cada cosa que consigues es un sueño. 
¿Qué cuál es mi siguiente sueño? . Probablemente no sea de carácter profesional. Cada día valoro más el tiempo con los míos, el ayudar a mi hijo en su carrera profesional, el poder enseñar algunas de las pocas cosas que he aprendido en mi vida. He tenido muchos encuentros con estudiantes de derecho, de empresariales, de bellas artes… Creo que tengo la obligación moral de transmitir las cosas que he aprendido. Es como una deuda que tengo con la sociedad. La sociedad se ha portado muy bien conmigo, y yo tengo que devolvérselo. Pero no tengo grandes sueños en lo profesional. Sé que esto sonará a cliché total de modelo americana, pero si me preguntaran cual es mi mayor sueño ahora mismo, pues diría que ser mejor persona. 



Rubén Ceballos, Candela Marcos, Lucia Ruiz Vila
Estudiantes de bachillerato, Colegio La Paz, Torrelavega (Cantabria)
Imagen Ángel Alonso, Rocío García,  eolapaz/enredados

EPE15/Enredados

IU, entre la revolución y el abismo


Cuatro años ha durado en España la lucha contra la crisis económica. Cuatro años en los que los poderes públicos han hecho tabla rasa del estado del bienestar, en opinión de un significativo sector de la sociedad española. Un precio muy alto para solventar los males financieros del país. Un periodo en el que se han destapado muchas miserias de nuestro sistema político. La demanda de un cambio en la estructura del estado y en la concepción de nuestra democracia, mira desde hace meses a una izquierda sumida en un inquietante proceso de reorganización. La emergencia de Podemos, el estancamiento del PSOE  y la implosión de Izquierda Unida, junto a la aparición de nuevas plataforma electorales y alianzas hacen peligrar la construcción de una alternativa y la renovación del sistema.

Uno de los mayores críticos con esta situación es el diputado de IU Gaspar Llamazares. Asturiano, médico, comunista y coordinador de IU, Llamazares nos conoce, no en vano fue médico en Cazoña, en Santander, en sus primeros años en la sanidad.
Enfrentado con la dirección de su partido (aunque aun no dado a la fuga, como Tania Sánchez), Llamazares ha abandonado la dirección de una coalición en riesgo de extinción, regresando a su tierra, en la que tras ganar las primarias, ha conseguido el acta de diputado regional. Desde su despacho en el Congreso de los diputados miramos a la izquierda y reflexionamos sobre España.

Para comenzar,  conocemos al Gaspar Llamazares político, la figura pública, pero ¿desconecta? ¿Tiene dos vidas? ¿O la política y la vida privada pueden ir juntas?

Yo no tengo la sensación que tienes algunas de mis compañeros y algunos de mis amigos, que en determinado momento se desconecta y ya eres una persona diferente de la que eres en tu trabajo. No necesito desconectar, y de hecho no desconecto, yo mantengo mi actividad pública digamos casi siempre, quizá porque tengo la suerte de que trabajo en algo que me gusta y que trabajaba antes de ser llamémosle político a tiempo completo. Yo cuando estudiaba hacía política, era representante de los estudiantes y cuando era un profesional de la salud pública también, en el fondo es una forma de política sanitaria. Así que no me ha resultado extraño combinar mi vida personal y mi vida pública. No dejo de escuchar la radio, no dejo de leer los medios de comunicación, los periódicos y no dejo de atender a mi twitter. Y eso no me crea ningún tipo de estrés, no me afecta.




¿Es usted el crítico de los críticos?

Me preocupa que en las formaciones políticas de la izquierda no asumamos cada uno nuestro papel, que la mayoría no sea capaz de integrar a las minorías, no sea capaz de ser lo suficientemente sensible como para que las ideas de las minorías les sirvan y me preocupa que las minorías no asuman lo que son, una minoría, y que por tanto sus ideas se pueden incorporar pero no en su totalidad a la línea política mayoritaria. Yo creo que eso es lo que más me preocupa de esta dialéctica entre mayorías y minorías que a veces se convierte en un dialéctica gobierno oposición que creo que no es sana para las formaciones políticas, es decir, gobierno-oposición es una dialéctica necesaria en la democracia, con distintas ideas y distintos partidos e incluso es lo que está en estos momentos  parcialmente agotada porque cada vez es más necesaria una democracia más participativa, pero creo que dentro de un partido político esa dialéctica de frentes (entre el mayoritario y el minoritario) es en mi opinión es bastante estéril,  desearía que hubiera en ese sentido una mayor pluralidad. Eso significa que deben incorporarse a IU otras sensibilidades que ahora no están como el movimiento ecologista o el movimiento pacifista o feminista pues se ven postergadas. Yo creo que no solamente es estéril sino que además limita la pluralidad y la representatividad de la izquierda y la capacidad de renovarse la izquierda.

¿Puede ser IU gobierno del pueblo y partido a la vez?

Yo creo que en estos momentos la responsabilidad de IU es precisamente esa, por una parte ser fuerza con capacidad y alternativa de gobierno (que ya lo hemos hecho en el ámbito municipal y las comunidades autónomas) y al tiempo ser receptiva a las voces que desde la calle apuntan a cambiar la forma tradicional de los partidos. No basta únicamente con ser gobierno del país, tener capacidad de gobierno, no basta con ser un partido como el nuestro, muy plural a veces incluso conflictivo, sino que hay que dar un paso más y cambiar la forma de partido para permitir que ese futuro gobierno no sea únicamente un gobierno, por supuesto,  representativo, que cumpla sus promesas sino que sea aun gobierno también que garantice la participación cotidiana y directa de los ciudadanos. Yo diría que los gobiernos 2.0 o los gobiernos que además de la representación de los ciudadanos dan papel a los ciudadanos en las decisiones más importantes deben de ser los gobiernos de hoy.




Ha abandonado IU la idea de llevar la batuta dentro de la izquierda de España?

Yo creo que no lo pretendemos. Izquierda Unida no nace para ser una fuerza hegemónica. Yo creo que nacemos como un laboratorio de ideas y también como un catalizador, un catalizador de lo que podríamos denominar la unidad entre fuerzas políticas, organizaciones sociales y movimientos ciudadanos. Nosotros no nacemos para fracturar la izquierda ni para competir contra otros partidos de la izquierda sino para cooperar, para favorecer que haya un mayor nivel de acuerdo sobre todo político y social, que se supere ese agujero que hay entre lo político y social y luego nacemos también como un laboratorio de ideas para que seamos capaces de mejorar y actualizar nuestras ideas, las que intentan dar respuesta a los problemas de los ciudadanos sino también las metodológicas, las que tienen que ver con cómo participan los ciudadanos, como son más protagonistas de la política y no solamente un colectivo que sufre o que únicamente esta pasivo ante la política. Yo creo que solo se sale de la crisis política dándole protagonismo a los ciudadanos.




Nos enfrentamos a una situación que anticipa un vuelco electoral. Está la izquierda preparada para asumir la demanda de cambio que hay en el país

Es una gran responsabilidad la que tiene la izquierda, otra cosa es que seamos capaces de hacerlo, porque normalmente, sobre todo en las elecciones nos gusta demasiado vestirnos de largo y todo el mundo quiere presentarse a las elecciones con su propia identidad. Debemos aprender de la historia y evitar que tras las elecciones haya una mayoría conservadora y una atomización generalizada de la izquierda. Yo creo que tiene que haber un proceso unitario dentro de la izquierda alternativa, no incluyo al partido Socialista porque me da la impresión de que no quiere cambiar.

¿Por qué es más unitaria la derecha que la izquierda?

La derecha también es plural, en este país sobre todo la izquierda es plural desde el punto de vista de las ideas, y la derecha desde el punto de vista de los territorios, ya que somos distintos, porque la izquierda se mueve por ideas, y la derecha se mueve por intereses territoriales que están en conflicto y por tanto está muy presente, pero creo que las fuerzas políticas somos muy plurales y cada vez lo seremos mas sobre todo si queremos recoger la pluralidad de las sociedades complejas del siglo 21. Sumar fuerzas en momentos espacialmente difíciles como  este no significa negar el derecho a una fuerza política a existir sino sumar fuerzas coaliciones electorales o sumar fuerzas en movimientos amplios que cada uno tenga su identidad pero que al mismo tiempo prime lo que nos une.






Una de las asignaturas pendientes de IU es la relación amor con el PSOE, ¿Tiene solución?

Yo creo que en izquierda unida las relaciones con el PSOE siempre ha sido un tema polémico y a veces ha servido para peleas internas pero los mismos que a mí me criticaban porque no querían pactos con zapatero, luego han tenido acuerdos con el gobierno socialista en Andalucía. Yo creo que se utiliza y se instrumentaliza esas relaciones con el psoe conflictivas en nuestra organización que siempre producen resquemor en izquierda unida pero yo creo que tenemos que aprender a ser mas laicos en esas relaciones igual que en las relaciones con otras fuerzas políticas y queremos establecer esas relaciones en torno a aspectos objetivos, problemáticos, políticos que en determinados momentos será posible llegar a acuerdos y en otros momentos no. No me escandaliza la situación, a mi me gustaría que en el futuro la diferencia no fuera si yo soy más o menos duro con otro partido si yo soy más o menos identitario en términos de Izquierda Unida sino que la cuestión fuera incorporar y mejorar la presencia de las distintas sensibilidades que existen en la izquierda hoy y en España antes del movimiento ecologista, feminista todo eso en mi opinión es lo que realmente es la pluralidad de la izquierda.

¿La situación de crisis que vivimos ha demostrado que Europa, esta Europa, nos hace más fuertes o más vulnerables?.

El problema es que yo creo que Europa no está unida. Nunca hemos estado más desunidos los ciudadanos europeos que en esta época de especulación, privatización y crisis, nunca ha sido tan retórica la llamada a la unidad y la llamada a la solidaridad, algo que no existe.
La actitud que se ha tenido por ejemplo con Grecia es un paradigma de la insolidaridad. La actitud que se ha tenido con Portugal o mismamente con España, trasladando toda la responsabilidad y la culpa a los países deudores y prácticamente convirtiendo a la Unión Europea en un acreedor, no es una prueba de unidad ni de solidaridad, si no de  que esta Unión Europea va por mal camino.
En mi opinión, en este momento hay una disyuntiva. O mantenemos una Europa únicamente de mercado, y políticamente y socialmente desunida y en crisis, una Europa de un profundo malestar o bien cambiamos hacia una construcción que no se base en la economía y las finanzas, si no que dé el papel fundamental a los derechos y  a la solidaridad.





¿Cree que Europa ha perjudicado a España en los momentos de crisis?

Entendamos primero que yo creo que en esto momentos quien decide en Europa no es tanto los europeos si no una troika en mi opinión ilegitima.
Ha habido un golpe en Europa entorno a la crisis y la troika ha sustituido a los organismos pseudos democráticos de la Unión Europea. Y en estos momentos la política que realiza la troika es agresiva para los ciudadanos en general porque les dice que sus hijos van a vivir peor que ellos, y a mi me parece que eso es lo peor que se le puede transmitir a una sociedad. Y es agresiva para los ciudadanos también porque les dice que lo importante son las mercancías y que ellos no valen nada, cada vez valen menos, cada vez vale menos el trabajo, la vida de los ciudadanos… y es verdad que en ese sentido la troika y la Unión Europea actual se está ensañando con los más débiles, con los ciudadanos más débiles y los pases más débiles de la unión. Y en ese planteamiento, gobiernos como el nuestro son colaboradores.

Llevamos varios años oyendo hablar de investigaciones sobre financiación irregular de los partidos y sobre diversos problemas de corrupción. ¿No es posible clarificar esta situación ya, depurar responsabilidades y evitar el descrédito de todo el sistema?

Sí, debería ser así. Durante la Segunda República Española la primera ley que aprobaron fue una ley de responsabilidades políticas ante lo que había ocurrido en la dictadura de Primo de Rivera.
Yo creo que si verdaderamente hubiera una voluntad democrática de regeneración debería haber una ley, un proceso de responsabilidades políticas y seguramente también penales en relación a lo que ha ocurrido en los últimos años.
Porque yo creo que están íntimamente unidas la crisis económica (o mejor dicho el modelo de crecimiento que da lugar a la crisis, que es un modelo especulativo y corrupto) y la corrupción política. No solamente corrompió ese modelo a los sectores económicos que en vez de productivos se convirtieron en especulativos sino que corrompió también a una parte importante de la política, en terrenos como el urbanístico y el financiero.
A mi me parece imprescindible, creo que mientras no lo hagamos y no lo haga el gobierno que parece que no esta dispuesto a hacerlo, pues se va a mantener esta lejanía entre ciudadanía y política y creo que eso es negativo en general para el sistema democrático pero en particular es negativo para los más débiles porque los más débiles son los que más necesitan de la política, a los otros los defiende la banca, su empresa porque son directivos, les defiende su poder, el único poder que tienen los ciudadanos comunes es el poder político, el poder de elegir y el poder de que al que han elegido responda de la elección.





¿Se esta generando un caldo de cultivo que ponga en riesgo el sistema democrático?

Yo creo que la democracia está en peligro en estos momentos, esta claro, porque tenemos un caballo de Troya dentro del sistema que está contribuyendo a saquear el país. Y ese caballo de Troya creo que es el 1%, como dicen en Wall Street, de los grandes propietarios de las grandes rentas que se han convertido en un sistema vengativo y voraz que pretende quedarse no solamente con los resultados del crecimiento sino también con los resultados de la crisis económica. De hecho el 95% de los beneficios que se han producido en estos años se los lleva el 1% de la población. Y el resto de la población lo que sufre son pérdidas, la clase media o los sectores de trabajadores.

¿Por qué durante la transición los partidos fueron capaces de trabajar juntos y ahora que hay tantos temas sin resolver como la ley electoral, la sanidad, la educación.. no se ponen de acuerdo y trabajan juntos?

En aquella época había un objetivo común que era sustituir el régimen dictatorial de Franco por un régimen democrático y digamos que había también unos objetivos o medidas mínimas y comunes que se tradujeron finalmente en los pactos de la Moncloa y en la constitución. Pero ya desde entonces había una clara asimetría en el pacto es decir, los que tenían el poder económico lo mantuvieron y ahí esta una parte de lo que hoy estamos sufriendo, los que tenían el poder económico lo mantuvieron, no lo compartieron y consiguieron imponer el modelo de democracia que hemos disfrutado durante estos años, el modelo bipartidista, el origen de la especulación y la corrupción que en estos momentos estamos viviendo.
Esa es la base de un profundo desacuerdo entre los distintos sectores sociales y como consecuencia entre distintas fuerzas políticas. La cuestión es si ese gobierno plutocrático que existe en Europa y en España quiere llegar a un acuerdo. Yo tengo la impresión de que no, yo tengo la impresión de que no tienen interés por llegar a acuerdos y quieren imponer sus medidas Yo pondría el ejemplo de la sanidad, donde nos ofrecen continuamente un acuerdo, pero yo no puedo llegar a un acuerdo con quien ha excluido a un millón de ciudadanos de la atención sanitaria o que ha aprobado el copago.
La clase social plutocrática,  el sector del 1% no esta dispuesto a negociar nada. Pero no solamente en España, en Estados Unidos y en Europa, de los que dependemos, igual.
Estamos volviendo a situaciones del siglo pasado que parecían superadas, como un crecimiento representado por la desigualdad y porque una parte de la sociedad española tenía que emigrar. Hoy la situación incluso ha empeorado cualitativamente. La parte de la sociedad española que se va son los jóvenes y los jóvenes más formados. Mientras no haya voluntad de hacer un pacto social, un pacto político es puramente artificial. El pacto social de la transición en España era que los empresarios tienen derecho a la  iniciativa privada, pueden obtener sus beneficios, pero deben redistribuir una parte de esa riqueza para que sea posible tener un sistema de protección al desempleo, de pensiones y garantías sanitarias educativas y de servicios sociales… eso lo están cuestionando ahora.






¿Tanta corrupción y descontrol autonómico es indicio de que los partidos políticos no pueden controlar los cargos?

El desarrollo del modelo autonómico también ha tenido como consecuencia que haya distintas elites políticas y en concreto elites políticas autonómicas que responden a sus propios ciudadanos y no responden a los intereses en conjunto del país.
A mi no me parece negativo que ellos tengan un forcejo con el gobierno central en relación con cumplir todos los objetivos de déficit, pues me parece lógico sobre todo en comunidades autónomas que han hecho esfuerzos de austeridad y que consideran que los demás no los han hecho o que los demás no lo han hecho tanto,  pero el gran problema de las desigualdades, no se da entre comunidades autónomas, si no entre barrios, entre sectores sociales.
La austeridad para mi es un valor positivo, yo no tengo una visión de la austeridad negativa, no soy consumista no me gusta una sociedad que despilfarra el medio ambiente… creo que la austeridad es un valor positivo pero se ha convertido como todas estas frases en una palabra hipócrita porque ¿que significa austeridad para el gobierno?. Significa recortar sanidad, educación y recortar de los más débiles.

¿Ha sido correcto salvar el sistema financiero a costa de los servicios esenciales?.

Cuando se ha metido dinero en los bancos y cajas  españoles se ha estado pagando en realidad los créditos a Alemania y a Francia. Por eso se quería que se saneara la banca, no para que esta diera créditos a los españoles.
Y lo que yo creo es que en una crisis económica todo el mundo tiene que perder y lo que no puede decirse es que los bancos acreedores tienen que tener el principal y los intereses y la gente hayamos perdido mucha renta, o toda, en el caso de parados y desahuciados.
Yo hubiera hecho otra política bancaria. Lo que se hizo en España fue acumular riesgo, sumando manzanas podridas y manzanas sanas. Por ejemplo, yo creo que Bankia, la Caja de Valencia, Banco de Valencia, Caixa de Galicia y Caixa Cataluña, eran las entidades de riesgo. Lo que se hizo fue unirlas a otras con lo cual se contaminó todo el sistema. Hay un gran error de gestión previo del que aun no hemos depurado responsabilidades, y que está relacionado con el riesgo inmobiliario.
Lo que me preguntáis no es incompatible. Tendríamos que haber garantizado los depósitos de los ciudadanos, pero hubiera habido que nacionalizar esa banca y formar a partir de esas cajas una banca pública en España que entonces estaría en condiciones de dar crédito. Lo que hemos hecho es muy mal negocio, yo creo que tenemos muy mal sistema bancario, en estos momentos muy concentrado y lo veremos en los próximos años.







Carlos Edilla, Rubén Ceballos
Estudiantes de bachillerato, Colegio La Paz, Torrelavega (Cantabria)
Coordina David Sanjuán
EPE 2015/enredados

Nacionalismo, una historia con sombras



Celebramos los aniversarios de las dos guerras mundiales que devastaron Europa, dos choques entre naciones europeas provocados por el nacionalismo fanático. Tantos años después, la realidad en la que nos encontramos inmersos en el siglo XXI es, por un lado, la globalización y, por otro, su opuesto, el nacionalismo, una ideología que ha resurgido con el hundimiento del sistema comunista en las repúblicas balcánicas y bálticas y que perdura en países como en Francia, Gran Bretaña, Bélgica, España o Canadá (Quebec).

En Alemania, en el siglo XIX, surge la corriente literaria y filosófica llamada Romanticismo, que tiene a la Edad Media como un objetivo misterioso, idealizado, un periodo durante el cual se fragua el nacimiento del concepto ‘nación’. Otras fuentes que alimentan el nacionalismo que propagan los románticos fueron las revoluciones liberales burguesas. Así, la Revolución Francesafortaleció el movimiento como medio de expansión de la nación contra  la monarquía absoluta y  contra el resto de Europa.
Napoleón animó al nacionalismo cuando, en Italia, criticó la presencia austriaca. Pero al mismo tiempo, su afán imperialista volvió los movimientos nacionalistas en su contra, como en el caso alemán, ruso o español.
Durante la Restauración el nacionalismo luchó contra la formación artificial de los estados; como sucedió con los belgas, descontentos con que se les integrara en Holanda; con los polacos, que se opusieron a depender del Imperio Ruso; los checos y húngaros, que pretendían apartarse del Imperio Austríaco…
El nacionalismo mantiene que hay asuntos incomprensibles por la razón y la ciencia y como ejemplos sirvan el amor, la religión, la pertenencia a una nación… por lo tanto, el movimiento nacionalista contiene, igual que la religión, un importante componente irracional. Subraya, además, que  las particularidades de naciones y pueblos y profundizar en esas singularidades, conduce  al nacionalismo, a la independencia.
   
El nacionalismo establece como base de la nación a la lengua común, por lo que resurgen las lenguas nacionales y, paras potenciarlas, se depuran vocablos procedentes de otros idiomas. En algunos casos  el nexo de identidad nacional en oposición al dominio extranjero lo constituye la religión, como es el caso de Irlanda frente al dominio inglés, de religión anglicana, o el catolicismo polaco  frente a la ortodoxa Rusia.
  
Por otro lado, los derechos individuales no se tienen en cuenta especialmente. El individuo depende del pueblo o la nación  y los derechos que se reclaman o consiguen son para el colectivo: la nación o pueblo. El objetivo inicial es la libertad e independencia de la nación dominante. De ahí, que el nacionalismo presione para conseguir un reajuste de fronteras. Y, como claro ejemplo de este reajuste es que se lleva a cabo con el triunfo de los nacionalismos en Grecia y Bélgica, que logran su independencia en 1829 y 1830 respectivamente, convirtiéndose de este modo en los pioneros de la consecución de la revolución nacionalista, al mismo tiempo que sirve de ejemplo al resto de Europa.
Pero el paradigma del triunfo nacionalista fueron las unificaciones de Italia y Alemania. Aunque es significativo también su opuesto; es decir, el movimiento independentista que se desarrolló en los dominios turcos y austriacos. En ambos casos el fin último es el mismo: agrupar identidades comunes.
No  todos los nacionalismos tienen las mismas aspiraciones. El independentista vive dos fases, la primera se centra en reivindicar asuntos culturales, como base de su identidad y una segunda, en reivindicar medidas  políticas dirigidas a lograr un  mayor grado de autonomía o, incluso, la independencia con la intención de configurar un nuevo Estado. Por el contrario, el que persigue la unificación de una misma nación distribuida en varios estados lucha para lograr la unidad. Y, también está el  imperialista (Alemania, Francia o Gran Bretaña…) que tiene como objetivo la exaltación de los principios nacionales y el patriotismo. La nación, para éste último, ha de ser la más grande, temida, respetada y, como resultado, la más  grandiosa. Una idea que encubre  intereses económicos para copar nuevos mercados y materias primas baratas. Sin embargo, todos ellos buscan con frecuencia no actúan solos, y se alían con ideologías afines o con objetivos más o menos parecidos.
 Aunque, como principio político conservan sus caracteres básicos, el nacionalismo, como movimiento político, se ha ido adaptando a las distintas circunstancias que pueden darse. Así tenemos que el nacionalismo del siglo XIX era  de carácter cívico, integrador, unificador; el nacionalismo del siglo XX vive un tiempo cambiante al que debe acoplarse; y en tiempos de crisis, el nacionalismo de Estado actúa de un modo incívico, desintegrador, en ocasiones, violento contra el sistema establecido (antiliberal, anticapitalista, anticomunista, antirreligioso, …) se convierte en un nacionalismo popular, como sucede en varios países del Tercer Mundo, como  Nicaragua, India, Cuba, Mozambique, …, en otros, vemos tintes fundamentalistas, como en Irán, en Afganistán, … Como podemos ver, junto al nacionalismo de Estado, que puede ser integrador y/o cívico, o no, hay también un nacionalismo popular, que puede ser violento o pacífico, cívico e integrador  o xenófobo, religioso-fundamentalista, reaccionario o revolucionario…, Distintos ejemplos de éste movimiento popular lo se refleja en naciones como Escocia, Bélgica, Gales, País Vasco, Cataluña, …
Unos nacionalismos son movimientos de conquista y otros, de defensa. A veces, hay  nacionalismos ocultos por la religión: Bin Laden representa al nacionalismo árabe, por ejemplo.  Otro caso de nacionalismo violento, tras el que se ocultan religiones y fuertes intereses económicos es  el conflicto entre judíos y palestinos.
Los nacionalismos que se amparan en la autodefensa para aniquilar a un nacionalismo más débil es un problema humano. El fanatismo antepone el respeto a los símbolos por encima del respecto a la humanidad. Convierte a la patria en un ídolo y, en ocasiones, se tergiversan hechos históricos con el fin de exaltar los valores patrios y desacreditar a la nación a la que oficialmente pertenece.
El nacionalismo cívico o conciliador es valorado y aceptado; sin embargo, provoca rechazo cuando va acompañado de violencia. En ocasiones se olvida que debería ser un medio para enriquecerse culturalmente.
En un mundo global el debate político en la Unión Europea,  hoy en día, es: ¿unión o disgregación?
Pablo Gutiérrez
Estudiante de secundaria, Colegio la Paz, Torrelavega (Cantabria)

Imagen asociacionmonarquistamexicana.wordpress.com

La primera cruzada



Las Cruzadas fueron una sucesión de campañas militares, promulgadas por el papado, que se emprendieron durante la Edad Media desde el Occidente Cristiano contra los musulmanes para recuperar la Tierra Santa.
Las Cruzadas comenzaron en el año 1095 y terminaron alrededor de 1270. Reciben este nombre debido a la cruz hecha de tela y usada como insignia en la ropa exterior de los que tomaron parte en estas iniciativas. Estas campañas militares están caracterizadas por las indulgencias espirituales y los beneficios otorgados a los combatientes.

En esta época no había lugar más sagrado para los cristianos que Jerusalén, ya que fue allí donde Jesús pasó gran parte de su vida y era cercano a Belén, donde nació. Muchos la llamaban “Ciudad de Dios”. Por otra parte, fue también importante para los musulmanes, ya que ahí se encontraba La Mezquita de la Roca, uno de los lugares más sagrados de la religión islámica. Por lo tanto, los cristianos luchaban para recuperar la Tierra Santamientras los musulmanes luchaban por mantenerla.
La Primera Cruzada fue promulgada por el Papa Urbano II en el Concilio de Clermont en el año 1095 debido a la conquista de Jerusalén por parte de los turcos. También tenía el objetivo de ayudar a los cristianos ortodoxos orientales. Los Papas vieron las Cruzadas como un instrumento de ensamblaje espiritual que superase las tensiones entre Roma y Constantinopla, que además elevaría su prestigio en la lucha contra los emperadores germanos, afianzando su poder sobre los poderes laicos. También como un medio de desviar la guerra endémica entre los señores cristianos hacia una causa justa que pudiera ser común a todos ellos, la lucha contra el infiel.
Fue un hito en la mentalidad y las relaciones de los cristianos occidentales, cristianos orientales y musulmanes. Fue el comienzo de la expansión de occidente que, junto con la reconquista de la Península Ibérica, daría como resultado la aventura de los descubrimientos geográficos y el imperialismo occidental.



Esta Cruzada se divide en dos fases:
La primera fue la Cruzada Popular. La predicación de Urbano II puso en marcha a un gran grupo de gente humilde, guiados por Pedro de Amiens, conocido como “el Ermitaño “y algunos caballeros franceses. Este grupo formó la llamada Cruzada Popular. De forma desorganizada se dirigieron hacia Oriente, provocando numerosas muertes de judíos a su paso. En marzo del año 1096 los ejércitos del rey Colomán de Hungría repelerían a los caballeros franceses de Valter Gauthier, quienes entraron en territorio húngaro causando robos y matanzas en las cercanías de la ciudad de Zimony. Más tarde, entraría el ejército de Pedro El Ermitaño, quien sería escoltado por las fuerzas húngaras de Colomán. Sin embargo, después de que los cruzados del Ermitaño atacasen a los soldados escoltas y matasen a cerca de 4000 húngaros, los ejércitos del rey Colomán mantendrían una actitud enemiga contra los cruzados que atravesaban el reino vía Bizancio.
A pesar del caos surgido, Colomán permitió la entrada a los ejércitos cruzados, a quienes finalmente también tuvo que enfrentarse y vencer, que al igual que los otros grupos causaron un increíble número de asesinatos.
Después, los húngaros detendrían a las fuerzas del conde Emiko. Colomán inmediatamente prohibió la estancia en Hungría de Emiko y se vio obligado a enfrentarse al asedio del conde germánico a la ciudad de Moson, lugar en el que se hallaba el rey húngaro. Las fuerzas de Colomán defendieron  la ciudad y, rompiendo el sitio, lograron dispersar las fuerzas cruzadas del sitiador.
No mucho más tarde, el rey húngaro obligó a Godofredo de Bouillón a firmar un tratado, en el que  los cruzados se comprometían a pasar por el territorio húngaro de manera pacífica. Después de esto, las fuerzas seguirían fuera del territorio húngaro escoltadas por las tropas de Colomán y se dirigirían hacia Constantinopla. A su llegada a Bizancio, el Basileus se dio prisa para enviarlos al otro lado del Bósforo. Despreocupadamente se asentaron en territorio turco, donde fueron aniquilados con facilidad.
La segunda fue la Cruzadade los Príncipes. Esta Cruzada fue mucho más organizada, se componía de caballeros feudales y fue dirigida por segundones de la nobleza, como Godofredo de Bouillón, Raimundo de Tolosa y Bohemundo de Tarento.
Los cuatro ejércitos principales cruzados dejaron Europa en el año 1906.
Durante su etapa en Constantinopla, juraron devolver al Imperio Bizantino los territorios que habían perdido frente a los turcos.
Desde Bizancio se dirigieron a Siria, pasando por Selyúcida, donde consiguieron numerosas y sorprendentes victorias. Ya en Siria y tras un asedio de siete meses, conquistaron Antioquía, y en lugar de devolverla al Imperio Bizantino crearon el Principado de Antioquía.
Desde ahí pusieron camino hacia Jerusalén, conquistando plazas por el camino y esquivando otras. En junio de 1099, se asentaron en la capital, que el 15 de julio de 1099, fue conquistada por los cruzados. Esta conquista fue una completa masacre, no respetaron ni a niños ni a mujeres, ni a judíos ni a musulmanes.
Con la conquista de Jerusalén se dio por terminada la Primera Cruzada, la única con éxito y muchos cruzados volvieron a sus respectivos países, mientras el resto se quedó para consolidar la posesión de los territorios conquistados.
Pilar Barquín
Estudiante de bachillerato, Colégio La Paz, Torrelavega, (Cantabria)

La sonrisa de Britt Maren

Si visitas Nueva York, uno de los muchos lugares imprescindibles es el Heyward, un coqueto restaurante en el Williamsburg de Brooklyn, especializado en cocina americana muy innovadora, con ciertos toques de fusión. Al frente de sus fogones Derek Orrell, un joven e innovador panadero convertido en chef. Entre los muchos atractivos del local está ver levitar entre las mesas, en muchas ocasiones, a todo un ángel (de Victoria Secret), la modelo Britt Maren, esposa desde hace siete meses del famoso cocinero, y que comparte con él la pasión por la cocina y los dulces.

Dotada de una poderosa y cautivadora sonrisa, Maren es una de las modelos del momento. Nació en Suecia, hace 25 años, aunque ella se considera tejana hasta la médula. Su sonrisa, su aire nórdico y sus facciones marcadas la llevaron a emerger en el mundo de la moda en 2007, por una figura ideal para los desfiles y las sesiones de lenceria y baño. Tras ello, ha trabajado para grandes marcas como Alexander Wang, Marc Jacobs, Rodarte, Michael Kors y Donna Karan. Y para fotógrafos de primer nivel, como Camilla Akrans, Solve Sundsbo, Victor Demarchelier, Hugh Lippe, Norman Jean Roy, Greg Lotus, Santiago & Mauricio Sierra, Regan Cameron o Jason Lee Parry.
Su nombre real es Maren Stavinoha, y tras trasladarse a Estados Unidos de muy niña, el fotógrafo Craig McDean la descubriría en la escuela secundaria, pidiendo a su familia que posara para la revista Interview. Los primeros trabajos de la joven para Craig y el estilista Karl Templer, fueron entendidos por Brito como un simple y divertido pasatiempo. Pero sus trabajos llegaron a la mesa de la agencia Click Management, que en 2008 la haría debutar en Nueva York, en la colección primavera-verano de ese año de la firma Benjamin Cho.
Tras ese bautismo de pasarela, su pelo, rubio, sus ojos azules y su aire elegante y dulce la llevarian a tomar parte de los principales desfiles de la gran ciudad americana de la moda.



En 2010, su carrera viviria un nuevo impulso al incluirla la revista Models.com en su top-ten y aparecer en Vogue, con prendas de Balenciaga Hermès, Lanvin, Balmain, y Chanel.
Hoy viaja por el mundo y se mantiene en la élite de la moda, aunque siempre tiene un hueco para volver a Brooklyn y preparar una copa de almendra y chocolate.

Sofía Gómez Arrate
Imagen Tom Schirmacher

Jaime Velarde, piloto

Nació en Molledo (Cantabria) el día 14 de agosto de 1933. Vive en Madrid, está casado, tiene cuatro y tres nietos. Es miembro de la Fundación Infantede Orleáns. Le gusta volar, viajar (sobre todo de Madrid a Molledo) y veranear en la montaña.
Se hizo piloto durante su servicio militar. Por su condición de estudiante de derecho (licenciatura que obtuvo en 1957) ingresó en la Milicia Aérea Universitaria, donde consiguió su grado de Alférez Piloto de Aviación y se especializó en vuelos sin visibilidad. Ejerció brevemente como abogado, y cambió la toga por el uniforme de piloto. La mayor parte de su vida profesional transcurrió en la compañía Iberia. Se jubiló en la misma en el año 1993 como Comandante del Boeing 747. Tras su retiro sigue ligado al mundo de la aviación y ha escrito un libro titulado “Aviones Españoles del siglo XX” y ha sido responsable de la investigación del accidente aereo de Los Rodeos.

¿Qué fue lo que te hizo dedicarte a ser piloto?
Porque mi padre era piloto y en casa se hablaba mucho de aviones y además teníamos muchos amigos aviadores.
¿Es muy difícil la carrera de piloto?
No, simplemente hay que ser constante y responsable.
¿Hay diferencia entre lo que se estudiaba antes a lo que se estudia ahora?
Básicamente el pilotaje es muy parecido e incluso más fácil que antes, pero los adelantos de la técnica son tan grandes que constantemente hay que ponerse al día.
¿Cuántos idiomas tuviste que estudiar?
Es fundamental hablar el inglés correctamente, aunque si hablas otros idiomas pues mucho mejor.
¿Cuáles son las características físicas para ser piloto?
Simplemente disfrutar, en general, de buena salud.
¿Alguno de tus hijos ha seguido tu profesión?
Si, el más pequeño como profesión y además como hobby, porque practica vuelos acrobáticos y actualmente es campeón de España. Los otros tres vuelan frecuentemente pero en vuelos de recreo.
¿Qué es lo que destacarías de tu profesión?
Que volar, en general, es muy bonito, son muchas situaciones diferentes y muchas variedades en distintos vuelos.
En el tiempo que transcurre desde que llegas al aeropuerto hasta que ya estás en vuelo, ¿Cuál es el momento más importante?
La comprobación de todas las normas de seguridad.
¿Ha habido momentos en los que has temido por tu vida?
Cuando tienes una responsabilidad no te acuerdas del peligro, simplemente tratas de superar la situación.
¿Ha habido situaciones iguales en todos los viajes que realizaste?
Nunca hay dos viajes idénticos, porque cada uno tiene unas situaciones que diferencian unos de otros. 
¿Podrías destacar alguna anécdota que te haya sucedido?
En una larga vida (más de 50 años como piloto) las anécdotas se podrían contar por millares, muchas de ellas son como consecuencia de una situación de peligro o de riesgo, aunque luego como han terminado bien te provocan risa.
En un viaje de Madrid a Londres, la azafata sobrecargo me comunicó que un pasajero sospechaba que iba a haber un secuestro y quería hablarme directamente, a requerimiento mío, este pasajero pasó a la cabina para contarme la razón de su sospecha. Después de identificarse como sheriff de un distrito del sur estadounidense, enseñándome la placa estrellada, me contó que el pasajero sentado junto a él era sujeto de sus sospechas, porque según su larga experiencia, era el típico atracador nato. Como me pareció percibir un ligero olor a alcohol le dije que simplemente le tuviera a raya y si notaba actos concretos que pudieran confirmar sus sospechas avisara a la azafata. No ocurrió nada durante el vuelo y tras aterrizar en Londres, el “sheriff” de distrito se despidió de mí guiñándome un ojo y con una amplia sonrisa.
En cuanto al “delincuente” me pareció notar en su cara expresión de santo varón (tal vez de seminarista).
¿Has llevado alguna vez a gente importante?
Desde los Reyes de España, en varias ocasiones, hasta Ava Gardner, se cuentan por centenares.
¿Has llevado solamente pasajeros o también mercancías?
Las dos cosas, incluidos animales vivos (como por ejemplo mi perro).
¿Durante cuantos años has sido piloto?
Volé casi exactamente durante 54 años. He tenido la licencia hasta hace 4 años y desde entonces ya no la he renovado.
¿Cuántos tipos de aviones has pilotado?
Muy cerca del centenar.
¿Cuál es el tipo de avión en el que te has sentido más cómodo al pilotarlo?
Tal vez el famoso “Jumbo” o el “Boeing 747”.
¿Cuántos países has conocido?
Prácticamente casi todos los Hispanoamericanos, Norteamérica, casi toda Europa y buena parte de África y Asia.
Cristina Bustamante
Estudiante de bachillerato, Colegio La Paz, Torrelavega (Cantabria)