La generación Nocilla



El grupo de escritores de origen español que nacieron en los años 60 y 70, reciben el nombre de ¨Generación Nocilla¨.

Esta peculiar forma de denominar a una corriente literaria de tanta repercusión, es curioso que provenga de un conjunto de libros de Fernandez Mallo, la cual recibe el nombre de Nocilla project. Este escritor a su vez se basó en una canción del grupo Siniestro Total.
Este movimiento literario, cuenta con una serie de características que definen su calificación de literatura ¨Zapping¨ ya que intervienen gran cantidad de personajes, los cuales se entremezclan unos con otros sin tener un hilo narrativo claro.
También es característico de ellos la capacidad de uso de textos ya escritos, o líricamente denominado, “noble arte del reciclaje” así como sus estructuras abiertas en las cuales aparecen acontecimientos en los que hay un principio pero se desconoce un final, en muchos de ellos llega a no haber un desenlace, dejando en el aire las distintas posibilidades que el lector puede elegir.
Son frecuentes las intervenciones de estos escritores en distintos blogs en Internet, ya que desprecian la típica forma de escribir de la generación que les precede, llegando a renegar todo aquello que sea conformista con dicha generación anterior. Aludiendo a esto último son inconformistas con la sociedad que les ha tocado vivir, teniendo una idea sobre la eliminación del poder y el rechazo a una España única, así como de la aristocracia, y la nobleza.
Haciendo hincapié acerca de las múltiples características que hacen sorprendente este tipo de escribir, los ¨eruditos¨ sobre este tema coinciden en destacar cuatro principales características, a saber:
“La interdisciplinaridad, la fragmentación, el contraste con la denominada ¨alta cultura¨ y a su vez su mezcla con el Pop y el énfasis en la sobresaturación de inicios del siglo XXI de la cultura Pop de los jóvenes españoles.´´
Según un articulo realizado por Nuria Azacont, podría entenderse que los miembros que componen dicho movimiento llamado Generación Nocilla, son textualmente:
“Vicente Luis Mora, Jorge Carrión, Eloy Fernández Porta, Javier Fernández, Milo Krmpotic, Mario Cuenca Sandoval, Lolita Bosch, Javier Calvo, Domenico Chiappe, Gabi Martínez, Álvaro Colomer, Harkaitz Cano, Juan Francisco Ferré, Germán Sierra y Fernández Mallo. ´´
Desde mi punto de vista, me ha llamado especialmente la atención el escaso empleo de puntos, a lo largo de toda la novela así como entra directamente desde la primera pagina en la historia sin hacer una breve introducción previa.
Ernesto Diez Oti
Colegio La Paz, Torrelavega (Cantabria)
Imagen de Agustín Fernánde Mallo, uno de los máximos representantes, en el blog Zero Grados

Anuncios

Tolstoi, el moderno



Seguro que Lev Nikoláyevich Tolstói (Yásnaia Poliana, 9 de septiembre de 1828 – 20 de noviembre de 1910 ) supo antes de morir que su obra, no sólo literaria, perduraría en el tiempo. Tolstói no engorda la larga lista de creadores que en vida carecieron de éxito de crítica o reconocimiento popular. Todo lo contrario. El escritor ruso murió con muchos años de éxito y prestigio a sus espaldas convertido para muchos de sus compatriotas en una especie de héroe.

Lo cierto es que León Tolstoi dejó algunas de las mejores obras que la literatura rusa ha dado desde el principio de los tiempos. Las novelas ‘Guerra y Paz’ y ‘Ana Karenina’ son presentadas como “la cúspide del modernismo” y la última de ellas es, para algunos, la mejor novela de amor jamás escrita. Ana Karenina comienza con una sentencia casi tan famosa como su personaje protagonista, aquello de que todas las familias felices son iguales, pero las desdichadas lo son cada una a su manera. Desde que Tolstói lo dejó escrito, cientos de personas han utilizado esa frase cuando quieren explicar hasta qué punto las penas o los problemas se pueden presentar de diferente forma.
El año pasado, todos los medios de comunicación se hicieron eco del centenario de su muerte, un acontecimiento que sirvió para recordar la figura del maestro, para que algunas editoriales reeditaran sus libros y para que quienes no lo conocíamos supiéramos de él.
Tolstói era hijo de un noble y de la acaudalada princesa María Volkonski, que murió cuando él tenía dos años.
El escritor no fue un buen estudiante, o al menos no tenía las cosas demasiado claras: fue de una carrera a otra y dicen sus biógrafos que consiguió acabar su formación gracias a la consideración que sus profesores le tenían por pertenecer a una buena familia.
Al parecer, mientras decidía si estudiar letras o derecho, el escritor no desperdició el tiempo y se convirtió en un vividor. Era un estudiante rico al que le gustaba el alcohol, el juego y las mujeres.
Tuvo que volver a Yásnaia Poliana al acabar la universidad para que su vida diera un giro completo: al ver en la situación en la que estaban los campesinos y las penurias que sufrían, Tolstói empezó a pensar en que forma podría ayudar a mejorar las cosas. Sin embargo la vida le llevó primero a convertirse en militar. Fue un soldado y un oficial valiente, pero después de unos años, como no encajaba demasiado bien en el ejército, lo dejó para volver al campo y dedicarse a escribir.
No mucho tiempo después el escritor se dio cuenta de lo mucho que había influido en él su paso por el ejército. Le había llevado a conocer lugares en los que Tolstói se descubrió con un sentimiento místico hacia la naturaleza.
En 1862 se casó con Sofía Berhs, un miembro de una familia adinerada de Moscú con la que más tarde formaría una extensa familia. Sus dos grandes novelas: ‘Guerra y paz’ y ‘Ana Karenina’, las escribiría a partir de entonces. En los últimos años de su vida, el escritor se había convertido en una especie de profeta de su propia religión. Había dejado los lujos y se había mezclado con los campesinos. Incluso quería ceder sus derechos de autor a los pobres. Esto no debió hacerle mucha gracia a su mujer, ya que según he leído en varios artículos y lo que he podido ver en la película “La última estación” (centrada en los últimos años de la vida de Tostói) hizo todo lo posible para que no lo hiciera. Por lo visto fue criticada por algunos de los seguidores de la corriente religiosa que había creado su marido ( losTolstoianos) por intentar impedirlo. Durante esta época cada vez eran más frecuentes las discusiones entre Sofía y Tolstói, que terminó marchándose una noche acompañada por su médico y la menor de sus hijas. Sin embargo el escritor no llegó a su destino. Enfermó por el camino, y tuvo que refugiarse en una estación de un pequeño pueblo en donde esperaron, él y todos sus seguidores, una recuperación que nunca llegó.
Para saber hasta que punto fue importante Tolstói cualquiera puede acceder a través de YouTube a un documental que muestra al escritor y al pueblo ruso en su despedida.
Cuando murió, Tolstói era mucho más que uno de los mejores escritores rusos de todos los tiempos. Para algunos, había muerto un santo. Para todos, alguien irrepetible.
Turgueniev, otro de los grandes escritores rusos de todos los tiempos, escribió a Tolstoi antes de morir : “No le he escrito desde hace mucho tiempo porque estaba enfermo, y ahora estoy, para hablar con franqueza, en mi lecho de muerte. Sólo le escribo para decirle cuán dichoso me siento por haber sido su contemporáneo”.
C. Ordoñez, I. Cuesta, A. Palencia, S. Alonso, M. Urbistondo, S. Calleja, A. Portilla
La Paz,  Torrelavega (Cantabria) 

Gastón Louis Alfred Leroux

Ana San Emeterio, Beatriz de Andrés
Gastón Louis Alfred Leroux est né dans paris le 6 mai 1868, sa fille a été l’actrice Madeleine Aile. Leroux il est mort à ses 57 années, à cause d’une complication après une chirurgie, le 15 avril 1927.
Un écrivain et le romancier français, qui s’est fait remarquer dans le monde du roman grâce aux textes policiers et d’un mystère.
Gastón Leroux est allé à l’école en Normandie, a étudié un droit à Paris et a reçu le titre en 1889. En 1890 il a commencé à travailler dans le journal L’Écho, de Paris, comme critique de théâtre et reporter.
Son oeuvre la plus connue est sans doute : Le fantôme de l’Opéra, bien qu’aussi un tube un grand succès le mystère de la chambre jaune.
Il voyage le long de sa vie à beaucoup de lieux : la Russie, Londres, l’Espagne … de chaque lieu il obtenait une information pour obtenir que ses oeuvres fussent plus de réalistes.
Actuellement plusieurs de ses oeuvres an portées au théâtre et grâce à cela le considère l’un des meilleurs écrivains français de l’histoire.

Tolstoi, el moderno

C. Ordoñez, I. Cuesta, A. Palencia, S. Alonso, M. Urbistondo, E. Calleja, A. Portilla

Seguro que Lev Nikoláyevich Tolstói (Yásnaia Poliana, 9 de septiembre de 1828 – 20 de noviembre de 1910 ) supo antes de morir que su obra, no sólo literaria, perduraría en el tiempo. Tolstói no engorda la larga lista de creadores que en vida carecieron de éxito de crítica o reconocimiento popular. Todo lo contrario. El escritor ruso murió con muchos años de éxito y prestigio a sus espaldas convertido para muchos de sus compatriotas en una especie de héroe.
Lo cierto es que León Tolstoi dejó algunas de las mejores obras que la literatura rusa ha dado desde el principio de los tiempos. Las novelas ‘Guerra y Paz’ y ‘Ana Karenina’ son presentadas como “la cúspide del modernismo” y la última de ellas es, para algunos, la mejor novela de amor jamás escrita. Ana Karenina comienza con una sentencia casi tan famosa como su personaje protagonista, aquello de que todas las familias felices son iguales, pero las desdichadas lo son cada una a su manera. Desde que Tolstói lo dejó escrito, cientos de personas han utilizado esa frase cuando quieren explicar hasta qué punto las penas o los problemas se pueden presentar de diferente forma.

El año pasado, todos los medios de comunicación se hicieron eco del centenario de su muerte, un acontecimiento que sirvió para recordar la figura del maestro, para que algunas editoriales reeditaran sus libros y para que quienes no lo conocíamos supiéramos de él.
Tolstói era hijo de un noble y de la acaudalada princesa María Volkonski, que murió cuando él tenía dos años.
El escritor no fue un buen estudiante, o al menos no tenía las cosas demasiado claras: fue de una carrera a otra y dicen sus biógrafos que consiguió acabar su formación gracias a la consideración que sus profesores le tenían por pertenecer a una buena familia.
Al parecer, mientras decidía si estudiar letras o derecho, el escritor no desperdició el tiempo y se convirtió en un vividor. Era un estudiante rico al que le gustaba el alcohol, el juego y las mujeres.
Tuvo que volver a Yásnaia Poliana al acabar la universidad para que su vida diera un giro completo: al ver en la situación en la que estaban los campesinos y las penurias que sufrían, Tolstói empezó a pensar en que forma podría ayudar a mejorar las cosas. Sin embargo la vida le llevó primero a convertirse en militar. Fue un soldado y un oficial valiente, pero después de unos años, como no encajaba demasiado bien en el ejército, lo dejó para volver al campo y dedicarse a escribir.
No mucho tiempo después el escritor se dio cuenta de lo mucho que había influido en él su paso por el ejército. Le había llevado a conocer lugares en los que Tolstói se descubrió con un sentimiento místico hacia la naturaleza.
En 1862 se casó con Sofía Berhs, un miembro de una familia adinerada de Moscú con la que más tarde formaría una extensa familia. Sus dos grandes novelas: ‘Guerra y paz’ y ‘Ana Karenina’, las escribiría a partir de entonces. En los últimos años de su vida, el escritor se había convertido en una especie de profeta de su propia religión. Había dejado los lujos y se había mezclado con los campesinos. Incluso quería ceder sus derechos de autor a los pobres. Esto no debió hacerle mucha gracia a su mujer , ya que según he leído en varios artículos y lo que he podido ver en la película “La última estación”( centrada en los últimos años de la vida de Tostói) hizo todo lo posible para que no lo hiciera. Por lo visto fue criticada por algunos de los seguidores de la corriente religiosa que había creado su marido ( losTolstoianos) por intentar impedirlo. Durante esta época cada vez eran más frecuentes las discusiones entre Sofia y Tolstói, que terminó marchándose una noche acompañada por su médico y la menor de sus hijas. Sin embargo el escritor no llegó a su destino. Enfermó por el camino, y tuvo que refugiarse en una estación de un pequeño pueblo en donde esperaron, él y todos sus seguidores, una recuperación que nunca llegó.
Para saber hasta que punto fue importante Tolstói cualquiera puede acceder a través de YouTube a un documental que muestra al escritor y al pueblo ruso en su despedida.
Cuando murió,Tolstói era mucho más que uno de los mejores escritores rusos de todos los tiempos. Para algunos, había muerto un santo. Para todos, alguien irrepetible.
Turgueniev, otro de los grandes escritores rusos de todos los tiempos, escribió a Tolstoi antes de morir : “No le he escrito desde hace mucho tiempo porque estaba enfermo, y ahora estoy, para hablar con franqueza, en mi lecho de muerte. Sólo le escribo para decirle cuán dichoso me siento por haber sido su contemporáneo”.
Imagen biografiasyvidas

El mundo de Lovecraft

Leyre García, Natalia Hoyuela
Howard Phillips Lovecraft fue un famoso escritor de libros de terror que nació en Providence (Rhode Island, EEUU) el 20 de Agosto de 1890. Se le considera un gran representante del género del terror ya que se dedicó a cambiar la atmósfera de las historias y la forma de narrarlas, acercándolas más a la ciencia ficción. Su pasión por lo macabro y oscuro viene ya desde su infancia, su padre murió cuando él era pequeño debido a una enfermedad que le llevó a la locura, aunque se puede decir que lo peor llegó cuando pasó a vivir con su madre y sus tías, ya que estas se dedicaban a hacer la vida imposible al niño. Le decían que era feo y que no servía para nada, además le hacían creer que todo el mundo estaba en su contra por sus raíces inglesas.
Aunque empezó a escribir pequeños relatos con siete años, es en su adolescencia donde se ve cómo será su obra, solía seguir las pautas de escritores del siglo XVIII. No le gustaba la luz del día y escribía con las persianas bajadas. Para él la vida comenzaba por la noche y era cuando salía a la calle, no solía relacionarse con gente por las inseguridades que su madre le había creado en su infancia. Creía que el ser humano era incapaz de amar a otras personas, y, debido a sus raíces, sentía que era un extranjero en su país.

Lovecraft tenía una inteligencia bastante adelantada, ya que a los 16 años escribió una columna para el “Providence Tribune” sobre astronomía. Se ganó la vida trabajando en revistas como por ejemplo “Weird Tales”. Murió en el mismo lugar donde nació, Providence, el día 15 de marzo de 1937, con muchas penas, ya que ganó poco dinero.
Aunque suene raro, su obra empezó a ser conocida 10 años después de que Lovecraft muriera. Y como esto a seguido aumentando, este se ha ido convirtiendo en un autor de culto para los lectores que aman el terror.
Lovecraft ha escrito varias obras como por ejemplo “El extraño y otros cuentos”, “Mitos de Cthulhu” y “El cazador en la oscuridad y otros cuentos”. Las mejores novelas cortas que ha escrito son “En las montañas de la locura”, “La sombra sobre Insmouth” y “El caso de Charles Dexter Ward”.
Sus relatos tratan sobre posesiones psíquicas, espíritus malignos y mundos oníricos. El tiempo y el lugar se alteran de forma irreparable. En los libros aparecen criaturas como monstruos siniestros procedentes de otros lugares, o también libros que han sido poco a poco olvidados, como por ejemplo, el Necronomicon, muchos dicen que es un libro peligroso…
Necronomicon está definido como el libro de los muertos, la llave de acceso al mundo difunto, este documento trata sobre la locura, dioses perversos, leyendas perdidas, lo que el libro contiene es en gran parte fórmulas y rituales de acceso al otro mundo con las que se puede contactar con los difuntos.
El propio Lovecraft dijo que la lectura de este lleva a la locura o, en el peor de los casos, a la muerte.
Pero lo que más interesa de Necronomicon es su origen, porque se cuenta que su título original era Al Azif, que era un libro árabe cuya traducción significa “ruido nocturno producido por insectos”, lo que la gente interpretaba por demonios. Fue escrito por un poeta loco, que pasó diez años solo en el desierto del sur de Arabia, lugar que en esa época decían que estaba poseído por espíritus, incluso gente que había estado en ese desierto decía que sucedían cosas extrañas. Escribió Al Azif poco antes de desaparecer misteriosamente a plena luz del día capturado por un monstruo que fue a su búsqueda. Este libro fue traducido al griego por Theodorus Philetas y le bautizó como Necronomicon. Sirvió para hacer experimentos y maleficios hasta que decidieron quemarle por todas las cosas extrañas que sucedían. A partir de entonces el libro quedó prácticamente olvidado… hasta que Lovecraft le empezó a nombrar en algunos de sus manuscritos y la gente se empezó a interesar de nuevo por él, pero nadie lograba información del libro, así que Lovecraft poco a poco fue sacando más novelas que nombraban al Necronomicon y decía que de él existían cuatro copias en todo el mundo, una de ellas, por ejemplo, en la biblioteca de la Universidad de Harvard.
Todo esto quedó finalmente en una leyenda, y ya a penas se cree en la existencia de este libro, pero hace años se encontró en la Universidad de California un documento muy bien redactado, que da pistas bastante creíbles de lo que puede ser el Necronomicon, incluso nombra fragmentos del libro… quizás solo fue una broma de unos estudiantes o quizás no…
Imagen Edmundo.es

El hermano gemelo de Mark Twain

Irma Calle
“El arte de vivir consiste en que hasta los sepultureros lamenten tu muerte” esto dijo Samuel Langhorne Clemens, más conocido como Mark Twain. Ahora que se cumplen 100 años de su muerte, es un buen momento para acordarnos de él, porque es sin duda uno de los mejores escritores norteamericanos y porque además, casi seguro consiguió su objetivo. Hace un tiempo leí una de las historias que escribió Twain, se titula “El robo del elefante blanco” y recuerdo lo mucho que me gustó. La forma que tiene de escribir, irónica y también algo cínica, me hace pensar en él como alguien realmente interesante. Esta es mi opinión, aunque la idea de Hemingway no era muy diferente: “La literatura estadounidense nace con Twain. No había nada antes. No ha habido nada igual de bueno después.”
Con lo que respecta a lo primero, perfecto, pero con la última parte no estoy del todo de acuerdo: Salinger vino después.

Cuando era pequeña, mi madre solía contarme que Twain había dicho que cuando nació tenía un hermano gemelo idéntico a él, y que eran tan parecidos que su madre no les distinguía, asi que para saber quien era uno y quien era otro, les ponía una pulsera de diferente color. Que un día, mientras estaban en la bañera se les cayó la pulsera y uno de los dos niños se ahogó, de manera que Mark Twain nunca supo si él era él o era su hermano.
Siempre me llamó mucho la atención, claro que tiempo después me enteré de que Twain contaba esa historia porque estaba harto de explicar a todo el mundo el por qué había elegido “Mark Twain” como seudónimo y como Twain es la pronunciación de gemelo, twin, se aprovechó de la coincidencia para inventar esa original historia. La verdadera historia, es que Mark Twain es una expresión del Missisipi que significa dos brazas de profundidad, el calado mínimo para navegar.
Samuel Langhorme Clemenes nació el 30 de Noviembre de 1835 en Missouri,Florida. Vivió allí hasta los cuatro años, cuando él y su familia se trasladaron a Hannibal, puerto fluvial del Missisipi. En este pueblo realizó sus primeros estudios y le sirvió de inspiración para crear Tom Sawyer y Huckleberry Finn, dos de sus obras más conocidas.
Cuando tenía 12 años su padre murió, y él dejó los estudios y comenzó a ser aprendiz de tipógrafo. No mucho tiempo más tarde, empezó a colaborar en redacciones de Filadelfia y Saint Louis. Aunque por lo visto debió ponerse nervioso, y al cumplir los 18 comenzó a viajar en busca de fortuna. Trabajó de piloto de un vapor fluvial ( de ahí el lío de gemelos, pulseras y brazas de profundidad), inspeccionando minas de planta e incluso buscando oro.
Luego comenzó a escribir y trabajó para algunos periódicos, pero su éxito llegó en 1865 con “La famosa rana saltarina de Calaveras”, a partir de entonces viajo hacia Europa , Polinesia y el cercano Oriente.
En 1870 sienta la cabeza. Se casa con Olivia Langdom y se establece en Connectitut. En 1876 se publicó“ Las aventuras de Tom Sawyer” , su primera gran novela, la cual, según he leído, era algo autobiográfica. Más tarde llegó “Huckleberry Finn”, también muy exitosa.
Cuando había conseguido cierta estabilidad, las cosas se complicaron: perdió mucho dinero y su mujer y dos de sus hijas murieron.
Los años siguientes fueros difíciles para él, lo cual reflejó en libros como “El forastero misterioso”, publicada seis años después de su muerte.
En 1897 el New York Journal anunciaba su muerte. Él, siempre irónico, contestó diciendo «James Ross Clemens, un primo mío, estuvo seriamente enfermo en Londres hace dos semanas. La noticia de mi enfermedad derivó de la enfermedad de mi primo; la noticia de mi muerte fue sin duda una exageración».
Y es que Mark Twain, murió 13 años más tarde. El 21 de abril de 1910 en Redding, Connectitut.
El año en el que Twain nació la tierra celebraba el paso del cometa Halley. El escritor murió 75 años después, un año en el que, como si hubiera querido despedirse , el Halley pasó de nuevo.
No cabe la menor duda de que sin esta figura, hoy la literatura norteamericana no sería lo que es.
Imagen biblio.sanbartolo.edu.co

La "generación nocilla"

Ernesto Diez

El grupo de escritores de origen español que nacieron en los años 60 y 70, reciben el nombre de ¨Generación Nocilla¨.
Esta peculiar forma de denominar a una corriente literaria de tanta repercusión, es curioso que provenga de un conjunto de libros de Fernández Mallo, la cual recibe el nombre de Nocilla project. Este escritor a su vez se basó en una canción del grupo Siniestro Total.
Este movimiento literario, cuenta con una serie de características, que definen su calificación de literatura ¨Zapping¨ ya que intervienen gran cantidad de personajes, los cuales se entremezclan unos con otros sin tener un hilo narrativo claro.

También es característico de esta fuente la capacidad de uso de textos ya escritos, o líricamente denominado, “noble arte del reciclaje” así como sus estructuras abiertas en las cuales aparecen acontecimientos en los que hay un principio pero se desconoce un final, en muchos de ellos llega a no haber un desenlace, dejando en el aire las distintas posibilidades que el lector puede elegir.
Son frecuentes las intervenciones de estos escritores en distintos blogs en Internet, ya que desprecian la típica forma de escribir de la generación que les precede, llegando a renegar todo aquello que sea conformista con dicha generación anterior. Aludiendo a esto último son inconformista con la sociedad que les ha tocado vivir, teniendo una idea sobre la eliminación del poder y el rechazo a una España única, así como de la aristocracia, y la nobleza.
Haciendo hincapié acerca de las múltiples características que hacen sorprendente este tipo de escribir, los ¨eruditos¨ sobre este tema coinciden en destacar cuatro principales características, a saber:
“La interdisciplinaridad, la fragmentación, el contraste con la denominada ¨alta cultura¨ y a su vez su mezcla con el Pop y el énfasis en la sobresaturación de inicios del siglo XXI de la cultura Pop de los jóvenes españoles.´´
Según un artículo realizado por Nuria Azacont, podría entenderse que los miembros que componen dicho movimiento llamado Generación Nocilla, son textualmente:
“Vicente Luis Mora, Jorge Carrión, Eloy Fernández Porta, Javier Fernández, Milo Krmpotic, Mario Cuenca Sandoval, Lolita Bosch, Javier Calvo, Domenico Chiappe, Gabi Martínez, Álvaro Colomer, Harkaitz Cano, Juan Francisco Ferré, Germán Sierra y Fernández Mallo. ´´
Desde mi punto de vista, me ha llamado especialmente la atención el escaso empleo de puntos, a lo largo de toda la novela así como entra directamente desde la primera pagina en la historia sin hacer una breve introducción previa.
Imagen de lamedicinadetongoy.blogspot.com