Cuando se muere una voz

Corría el año 1934, cuando un radio aficionado, iniciaba en Torrelavega, una prospera e industrial ciudad del Cantábrico, la historia de la radio local. Esa seria la primer piedra de la futura Radio Torrelavega, la voz de la segunda ciudad de Cantabria, y cabecera del valle del Besaya. Concluida la guerra, en 1954, aquella primera aventura cuajaría en la creación de una radio pública, la Estación Escuelade la Cadenade Radiodifusión, y la construcción de unos primeros estudios en un piso situado junto a la Plazamayor de la ciudad, que se complementaban con unas antenas situadas en su propio tejado. La emisora estaba impulsada por Carmelo Oria, que dirigiría con éxito a un joven equipo de románticos. Eran estudiantes y aficionados que constituían una verdadera escuela de radio y periodismo que se convirtió lentamente y despacio en la voz de su ciudad, en los difíciles tiempos de la posguerra.

Consolidada, la emisora dio su primer gran salto cuando en 1959 consiguió unos nuevos equipos de difusión, que instalados en el barrio de San Román sirvieron para extender su área de influencia, ahora en frecuencia modulada y con el nombre de Radio Juventud de Torrelavega.
Eran tiempos en que la radio era algo cercano. En sus temas, en el contacto entre los locutores y su publico, físicamente próximo, temporalmente cotidiano, afectivamente implicado. Eran tiempos en que un estudio de radio, mas rudimentario, pero mas familiar se constituía sobre un hermoso salón de 200 metros donde los programas, sobre un tenue escenario presidido por un micrófono y un piano de cola, se hacían cara al público y junto al público. En un espacio radioeléctrico mas limpio y con menos emisoras, la voz de Torrelavega se difundía desde su emisora hasta Bezana, Santander o Cabezón, constituyendo a la ciudad en una verdadera cabecera de su pujante comunidad.
En 1970, en una España que cambiaba a pasos agigantados y se dirigía hacia la libertad, Radio Torrelavega volvió a cambiar de manos y distintivos. La cadena de los sindicatos oficiales se hizo cargo de ella, nacía Radio Torrelavega CES 20. Un nuevo cambio al que su ciudad dio poca importancia. Pese a ello su voz continuo, en silencio, pero con la intensidad y la distancia de siempre. Los viejos discos de pizarra de 78 revoluciones ya habían dado paso a los de 45, y su programación había entrado ya hace tiempo en un derrotero moderno. Música, espacios infantiles, coloquios, y mucha atención a su ciudad, a sus raíces y a su gente. Con la llegada de la democracia, en 1976, la radio de Torrelavega creció y maduro. Sus viejos estudios de la Plaza se trasladaron a unas modernas instalaciones en el barrio de la Llama, y su programación alcanzaría las 16 horas diarias, que desde 1979 serian 24 y en estereofónico, pero con un nuevo distintivo, el de Radio Cadena Española. El nombre que agrupaba a un heterogéneo grupo de emisoras que durante los años de la dictadura habían sido controladas por el poder político, y que ahora, en plena democracia y con la eclosión de numerosas empresas privadas, empezaban a no encajar en el nuevo mapa informativo. Pero la vieja radio de la ciudad no se arredro. Sus profesionales se adaptaron, se esforzaron y demostraron su calidad, y, sobre todo, su amor por su ciudad.
Diez años después, como el jubilado útil y entero, pero incomprendido que vive errante de casa en casa de sus hijos, la vieja radio volvió a cambiar. Radio Cadena desapareció y la radio local fue integrada en la cadena pública, Radio Nacional de España. Era su final, sus días estaban contados, pues la radio publica estaba ya sobredimensionada y ahora, la vieja radio de Torrelavega, aun joven y con ilusión por su ciudad, se veía obligada a convivir en una casa llena y saturada. Aun así, la vistieron guapa. Nuevos estudios, nuevo centro de emisión, nuevos equipamientos técnicos (con la total informatización y automatización) y la misma ilusión y buen hacer de siempre. Eso si, nuevo nombre. Ahora era Radio 5, el canal informativo 24 horas de la radio publica. En 2004, mas joven que nunca, cumplió 50 años. Se la agasajo, se la rindió un homenaje sencillo y escucho las mismas mentiras de siempre “¡…y que cumplas muchos mas!”. Hoy cierra en silencio, sus trabajadores siguen informando sobre su ciudad cada hora, contando al mundo cuan bella es, pero da igual, nadie ha movido un dedo por ella, y nadie lo moverá. En otras ciudades, otras gentes, han recogido firmas, se han movilizado y han dejado constancia que no quieren que su voz muera. Lo han hecho en Ponferrada, en Gijón… en Torrelavega no. Pero ella sigue. Una sencilla pancarta recuerda a quien la mire que su vida se extingue.
Ya sabemos que hay motivos económicos tozudos (como si los servicios públicos fueran un negocio, o debieran serlo). ¿Pero tanto como para desmantelar, en una región como Cantabria, que no cuenta con medios autonómicos, todo el sistema informativo público?. De todas formas, el presidente regional esta bien informado con la cadena SER, para que quiere mas. Eso expone el comité de empresa que tuvo que oír en una reciente reunión.
Solo queda recordar a Casto de Castro, Chiqui Cayon, Olga Casado, Manuel Perales, Juan Pérez, Alfredo Campuzano, Santiago Ibarra, José Ignacio Peña….. Tantos y tantas que aprendieron a conocer a su ciudad, a crecer en su profesión y a dedicarse a su gente. Pero así es la vida. También la voz se muere, o mejor dicho, se la mata.


Anuncios

Tony Garrido, periodista

Juan Lázaro, Ángela Sánchez

Un sol tibio entra por los cristales de la casa de la radio de Madrid. Un equipo de eolapaz busca conocer, con Toni Garrido, como son los contadores de historias y como afrontan el nuevo mundo el periodismo. Tony Garrido, la estrella vespertina de RNE, ha construido su vida contando historias, cocinando y montando en vespa. Comenzó en CQC, ese brillante e irreverente formato de actualidad que buscaba el lado crítico y vulnerable de la actualidad. Hoy dirige “Asuntos propios”, el magazine de tarde de la radio pública, con el ingenio y la sagacidad, de un contador de historias.

¿Quién es Toni Garrido?
Un tipo que se levanta todas las mañanas muy pronto y habla por la radio intentando contar cosas que se ajusten a la verdad. Trata de hacer cosas que informen y que entretengan, y que eleven conciencias por el bien de todos. Básicamente, es un tipo bastante sencillo y feliz.
¿Cómo definiría su perfil psicológico como periodista?
Carente. En este caso, no me corresponde a mí definirlo, sino al que me escucha. Para algunos seré un demente agudo, y para otros un brillante estadista. Quién sabe.
¿Cómo descubre uno su vocación comunicativa?
Es interesante. Realmente no sé muy bien cómo; ni siquiera creo haberlo averiguado. Empecé muy joven en la radio. Con trece, catorce años hice un curso en el instituto y a los dieciséis empecé a trabajar profesionalmente en la radio. Ya en mi caso, creo que no sabría hacer otra cosa, salvo montar en Vespa y cocinar, aunque dudo mucho que pudiera rendir económicamente en alguna de estas dos cualidades. Algún día descubriré por qué no sé hacer otra cosa.
Estos días en Libia, como en cualquier guerra, la contradicción entre la información que ofrece cada bando es lo cotidiano. ¿Son conscientes los periodistas de hoy de la responsabilidad que se asume al decidir qué y cómo contarlo, especialmente cuando la información es hoy tan fugaz, tan confusa?
Yo creo que no. Sí que somos conscientes del gran altavoz que está puesto en nuestras manos; un altavoz prestado, porque no es nuestro. No debemos confundir lo propio de lo común. Es verdad que la confusión y la ausencia de noticias son notables en el caso de Libia, pero al mismo tiempo debemos hacer constar que son los propios ciudadanos los que se han convertido en los grandes informadores en esta oleada de revoluciones modernas. Son éstos los que hacen llegar vídeos, informaciones; son los más potentes sensibilizadores de la opinión pública. Por tanto, si los periodistas estamos filtrando algo, se tratará de sensaciones de absoluta frustración por lo que está sucediendo, por no poder hacer nada. Estamos siendo transmisores de una corriente de diversas opiniones. Creo, de todas formas, que no es el peor trabajo que estamos haciendo los periodistas; hacemos cosas mucho peores.
Estamos acostumbrados a ver a los políticos crispados y enfrentados sólo por ser de etiquetas o partidos distintos. ¿Cómo ha conseguido sentar cada semana en Asuntos Propios a Costa y Rodríguez Ibarra en un ejercicio de armonía dialéctica?
Probablemente son los que menos se ciñen al ideario de su partido. Son buenos ejemplos de que la política, que todo lo puede, no atonta. Puedes pertenecer a ella y tener tu criterio, que puede ser distinto a grandes rasgos de lo que te marca tu propio partido; puedes ser una persona autónoma, estando de acuerdo con unas opiniones y con otras no. Hemos detectado que en España estamos aborregándonos, porque creemos que sólo existen dos corrientes de opinión, cuando en la vida real no hay sólo dos posturas ante las cosas, sino muchas. Espero que las figuras de Costa e Ibarra sirvan de ejemplo de esto, de heterodoxia.
Escribía Jordi Soler esta semana en El País que la avalancha de información que sufrimos está infantilizando a los adultos y convirtiendo a los niños en adultos a una celeridad inasumible por ellos. ¿Comparte esa opinión?
De acuerdo en la primera parte, pero en la segunda no. Los niños se convierten rápidamente en pseudo-adultos, permaneciendo en un estado larvario el resto de sus vidas. La sociedad deriva hacia un camino donde nadie es responsable de nada, donde nadie es siquiera responsable de sus propios actos, donde sólo pretendemos exigir a los demás, sin exigir nada de nosotros mismos, lo cual nos conduce a la estupidización, a la idiotez extrema, en una sociedad que supuestamente está mejor preparada que nunca. Los jóvenes no llegan a ser nunca adultos, aunque ellos crean lo contrario, mientras que los propios adultos tampoco lo son.
Por otra parte, ¿qué repercusiones cree que tiene actualmente ese predominio del periodismo rosa sobre el ámbito periodístico español y la sociedad en general?
No sé si me preocupa tanto el periodismo rosa como el periodismo amarillo, el sensacionalista, el que vende escándalos. Últimamente en algunos medios prima más lo que vende que la información pura y dura: asesinatos, persecuciones y todo tipo de impactos visuales potentes, que carecen totalmente de interés. Dudo que este tipo de sucesos tenga la suficiente relevancia como para abrir un Telediario, por ejemplo. Así, la gente piensa que conoce la actualidad del día a día, en tanto que está viendo algo totalmente distinto.
¿Cree que la máquina institucional española se muestra pasiva, o incluso, respalda esta prevalencia de los periodismos rosa, amarillo y deportivo, como medio para distraer a la sociedad de una crisis prácticamente global? ¿Debería el Gobierno frenar la emisión de telebasura, ya por una simple cuestión de ética?
No tenemos que exigirle a las instituciones que acaben con la telebasura; más bien debemos exigir al ciudadano la responsabilidad de elegir lo que quiere ver. Nadie obliga ver a Belén Esteban gritando, como tampoco se obliga a nadie ver los documentales de la 2. No debemos pedir a nadie que nos coarte, que nos limite nuestra libertad, debemos ser nosotros mismos los que nos responsabilicemos de nuestros actos.
Analice esto: ¿No es contradictorio que en Occidente vayamos detrás de Belén Esteban con una cámara, y en el Magreb detrás de Gadafi con un palo?
No, porque si te fijas, probablemente concluyas que lo que quieren en el Magreb es perseguir a una Belén Esteban con una cámara. En nuestro ejemplo occidental es darlo todo por hecho, dar por supuesta una sociedad democrática. El ejemplo que transmitimos a Oriente Medio y al mundo en general es que vivimos muy bien y que nuestras preocupaciones son tan insignificantes que nos dedicamos a contemplar la vida de una señora. Dudo que sea el mejor ejemplo. Lo que sí que importa es que esto sea compatible con una alta exigencia democrática.
¿Cómo combatir esa perversión del periodismo, en tanto que en lugar de contar historias, crea personajes, y con ellos historias?
El periodismo se basa en contar historias a través de personajes. Al final no importa tanto lo que tengas que contar como quién lo cuente, como en el caso de los chistes.
¿Se están construyendo en las facultades las bases de un periodismo responsable y vital para la sociedad, o no?
Realmente en la universidad aprendes lo que quieres aprender, y más que de la facultad depende de uno mismo. Puedes aprovechar tu tiempo de una manera fantástica, descubrir un mundo maravilloso con gente inquieta también, o puedes vegetar en el bar. Es verdad que existe cierta responsabilidad achacable al modelo educativo, pero intervienen tantos factores, como la hora de la clase, el profesor, etc. que no podemos responsabilizar solamente a las grandes instituciones. La universidad por definición es buena siempre, y debemos estar todos pendientes de mejorarla.
En el Magreb, la gente se juega la vida por sus libertades, en tanto que en Occidente apenas si hay movilizaciones con cuatro millones de parados. ¿Estamos ante una sociedad exenta de crítica, muy condescendiente?
No. La verdadera consigna que cantaban en Egipto, así como en Túnez y ahora en Libia, es “queremos pan y libertad”. Como decía Bakunin, el verdadero motor de la revolución es la patata; lo que realmente moviliza a la gente no es tanto la ausencia de libertad como la ausencia de pan. Con la crisis actual, esta situación se agudiza en lugares con economías y condiciones vitales frágiles, como los casos anteriores. El New York Times se planteaba hace poco cómo es posible sostener un 20% de paro en España sin haber movilizaciones en las calles. La respuesta es que sí es posible, porque mientras haya pan, la gente no se va a movilizar. Actualmente la primera pretensión del pueblo libio es comer. En Occidente, por el contrario, nadie muere de hambre.
Genera placer auditivo el rigor y la exquisitez lingüísticos de los que se sirven periodistas de Radio Nacional como usted o Pepa Fernández. ¿Se ha perdido actualmente ese fervor por el lenguaje?
Te agradezco el cumplido, pero no estoy de acuerdo con él. No estaría bien que disponiendo de este altavoz hiciéramos un mal uso del lenguaje. Hablar tres horas diarias por la radio puede conducir de vez en cuando al error, y pido disculpas por ello, pero lo que sí debemos es tratar de ser lo más correctos posible en el uso de estos instrumentos lingüísticos que nos dan de comer: el diccionario, el vocabulario…
CQC, como programa que combinaba información y sentido del humor, alcanzó reconocimiento y prestigio nacional con prontitud. ¿Cree que se debe a ese clima distendido y humorístico que caracterizaba los reportajes? ¿Cree que es importante para el espectador rebajarle formalismo y tensión a un programa informativo, como en el caso de CQC?
Caiga Quien Caiga, o algún programa similar, debería tener un hueco en alguna de las parrillas televisivas. Son casi necesarios a veces el humor y la ironía para poder soportar la realidad, y esto es lo que perseguía CQC: tratar la realidad con sarcasmo, con su punto de queja y denuncia… Abogo por que vuelva.
Usted ha sido uno de los protagonistas, en el campo informativo, de la gala de los Goya de este año. ¿Le falta algo al gran escaparate audiovisual español? ¿Refleja realmente cómo es la cultura audiovisual española?
Creo que refleja a la perfección cómo es el sector audiovisual español: con sus grandes discursos interminables, sus grandes apuestas, sus rifirrafes, sus polémicas, su manifestación, sus mujeres estupendísimas y con talento desbordante, y sus directores, que tienen mucha influencia internacional. Hasta toda la polémica de anonimus y del discurso de De la Iglesia reflejan muy bien el panorama social español.
¿Cómo llegar a ser un grande en el periodismo, teniendo en cuenta el fenómeno de masificación que afecta a este ámbito y las generaciones de periodistas insustituibles?
Desafortunadamente, aquí nadie es insustituible, y, en lo referente a cómo llegar a ser un grande, habría que preguntárselo a Luis del Olmo o a Iñaki Gabilondo; éste último se fue y no ha pasado nada. Sí creo que este trabajo tiene mucho de constancia y perseverancia, pero realmente no sé cómo ser un grande.
¿Es consciente de la cantidad de seguidores/as que tiene a nivel mediático, aparte de por su indiscutible calidad como periodista, por su voz, como fuente de una intensa atracción auditiva?
“Fuente de una intensa atracción auditiva…” (Risas). Realmente no somos conscientes. Recibimos mucho cariño, interés y críticas, y animo a que los que nos escuchan sean aún más exigentes, pues en este oficio es prácticamente la única manera de mejorar.
¿Qué busca Toni Garrido en el futuro?
El futuro es mañana, y la lucha constante es vencer la rutina, y, en mi caso, también intentar hacer mi programa mejor día a día. De todas maneras, en esto de la comunicación no conviene pensar en el futuro.
Por último, ¿a qué se enfrenta y de qué recursos necesita disponer un joven que se plantee ser periodista hoy?
Paciencia, ser perseverante; esperar tu oportunidad. Y lo que necesitas verdaderamente es tener una intención muy clara por aportar algo, y no por imitar modelos representativos en el panorama periodístico; también es importante descubrir una curiosidad y una inquietud por comunicar. Hay que combinar las ganas de querer contar algo con tener la capacidad para hacerlo.

Publicado en eolapaz.com en el número 418, 21 de mayo de 2011. Entrevista realizada en los estudios de la Casade la Radio(RNE) en Madrid, tras la emisión del programa “Asuntos propios” de Radio Nacional que presenta Tony Garrido
  

 

Iñaki Gabilondo

Ana Maria Fernandez Peñalba, Marina Peréz del Olmo. Coordina: Álvaro Saenz, Torrelavega. Fotografia: Mario Gutierrez, Torrelavega 
Se llama José Ignacio Gabilondo Pujol, es vasco, es periodista y ha sido, entre otros menesteres, conductor del programa de radio “Hoy por Hoy”, en la cadena SER, durante más de veinte años, el programa líder y referente de la radio española. Ha sido periodista de COPE, Radio 16, SER o Televisión Española, entre otros medios. Director de informativos, director de programas y de emisoras. Ha sido, y es, no solo un periodista, sino un convincente, sólido y claro comunicador, un hombre de reconocido prestigio a la hora de mostrarnos el mundo. Pero no hemos charlado con él para conocer su biografía, sino para escuchar a un contador de historias, y reflexionar con él, sobre el periodismo y su necesidad.

LEER ENTREVISTA COMPLETA

Quien es Iñaki Gabilondo?
A veces me parece que es una persona diferente de mí, porque llevo tantos años pudiendo hablar de mi, que no se muy bien si soy yo o un personaje. No os podéis imaginar lo que significa la primera vez que ves tu nombre escrito en un periódico con alguien aludiendo a ti para bien o para mal. Si es para bien, te produce una extraña sensación. Si es para mal te produce un efecto muy duro. Pero ya llevo tantos años oyendo hablar de mí o viendo mi nombre escrito, que me parece que es otro distinto a mí. El Iñaki Gabilondo que yo conozco bien es una persona hija de una modesta familia, llena de dificultades, donde había muchos hermanos y donde aprendió cuatro o cinco cosas que le han acompañado siempre, que son el esfuerzo, trabajo, el juego limpio y la dignidad. Luego he descubierto que eso nos lo dijeron nuestros padres sin que nosotros se lo oyéramos nunca. Porque los hermanos, cada uno de los cuales tiene una actividad completamente diferente, tenemos todos rasgos muy parecidos y la gente que ha trabajado con nosotros nos define con rasgos muy parecidos a los que acabo de contar yo. Debió ser que los aprendimos de nuestros padres, aunque nunca nos dijeron ninguna palabra de ello, pero si muchos gestos. Pero, a veces ese Iñaki Gabilondo que yo creo ser o que creen que soy las personas que me quieren, que me conocen, se me parece poco, muy poco o nada con el Iñaki Gabilondo del cual oigo hablar a veces.
¿Usted prepara las preguntas o las va improvisando?
Yo las pienso mucho. Yo las entrevistas las preparo como una cita, preparo mucho las preguntas. Como ya tienes mucha experiencia también dices si le pregunto esto me va a ir por aquí. Además, las entrevistas que yo he hecho en mi vida han sido siempre en directo, no hay posibilidad de repetir, y debes aprovechar lo que te marcan las circunstancias, no sujetarte al corsé de un papel. Pero, yo ya entiendo que quien tiene que hacer entrevistas sin tener mucha experiencia pues tiene que tenerlo apuntado. A mi me gusta mucho mirar a la cara a la gente con la que estoy hablando. Yo he aprendido que la gente solo te responde si sabe que la estas escuchando. Lo malo de hacer una entrevista, a veces, es que uno hace la pregunta y entonces uno ya, ya ha hecho lo suyo, ahora que el otro responda lo que quiera y ahora uno prepara la siguiente pregunta; pero las entrevistas, a mi juicio, lo importante es estar siguiéndolas por donde van, a lo mejor por aquí esperabas que no pasara nada pero ves que pasa algo y puedes seguir. A lo mejor habías pensado ir por aquí pero descubres que por ahí te interesa menos porque has visto que por aquí puedo entrar. Pienso mucho en todo, desde que quiero saber, por donde puedo preguntarle, a donde me va a conducir si le voy a preguntar por aquí, incluso si es de un respondedor de respuestas largas o cortas. A mi me gusta mucho mantener la comunicación ágil.
También hago programas de radio, he hecho miles de horas de radio y se ha hecho siempre sin papel. Pero no porque no las haya preparado, sino porque a mi me gusta más la comunicación así. Es, como quien prepara una cita. Un ligue y a ver si por aquí nada por aquí si. Como una operación de caza.
¿Como se descubre que uno es un contador de historias?
Muy buena pregunta. En mi caso no se como se descubre. Yo aprendí a amar la fascinación de los relatos, de las historias, a través de la imaginación que yo desarrollé oyendo la radio Porque, os he de decir que, aunque os puede resultar muy difícil de entender, yo vi la tele por primera vez cuando tenía veinte años y cuando estaba en la universidad. Hasta entonces no había televisión. Entonces nos criábamos alrededor de la radio. La radio era un magnífico excitante de la imaginación. Estaba en la cocina de nuestra casa, pues había un mueble ahí, y decía cosas, hablaba de países y de personas. Yo creo que me fascinó el relato a través de la imaginación que yo desarrollé oyendo la radio. Porque oyendo la radio se desarrolla mucho mas la imaginación que viendo la televisión, y los niños de mi generación, que no teníamos televisión ninguna, en un país que además vivía una situación política muy cerrada, la ventana abierta al mundo era la radio. Entonces por la radio desarrollábamos muchísimo la imaginación.
Manuel Gonzalo decía que en su infancia se sentaba a narrar partidos de futbol. ¿Ud., antes de llegar a la universidad tenia ese juego de contador de historias antes de serlo realmente?
No exactamente como dice Gonzalo que hacia, yo no narraba partidos, pero los veía con gran calidad. Enseguida aprendí que la radio era un fabricante de imágenes mentales. Yo tenia ya las imágenes. Lo que pasaba es que no tenía necesidad de contar nada porque era una familia muy grande la mía. En las familias muy grandes, no se si es el caso de las vuestras, no hay una persona que hable, sino que hablan muchas a la vez, hay un pulso muy grande para encontrar la posición. Tal es así, que yo siempre he dicho en bromas, que aprendí antes a dividir que a sumar, sobre todo cuando salía la primera fuente grande croquetas, pues sabias que te tocaban cuatro. Entonces la historia del que relata frente a otros no se daba en nuestro caso, porque ahí cada cual se buscaba un hueco para hacerse oír.
Estos días en Libia, como en cualquier guerra, se vive una contradicción de la información que ofrece cada bando. ¿Saben los periodistas la responsabilidad que asumen al decir que y como y como contarlo, realmente cuando la información es hoy tan fugaz, intermitente y a la vez confusa?
Me gustan muchísimo las preguntas que hacéis. Pero he de deciros que, por un lado está la manipulación de la información, pero por otro lado está la subjetividad.
Mira, estamos celebrando aquí un acto, estamos seis personas. Solo es un acto. Pero si ahora cuando se acabara el acto, si cada uno en una habitación por su lado señalara lo más destacado, destacaría cosas que a lo mejor no destacarían los demás, y el acto era uno. La perspectiva es clave y determina que se selecciona, y eso, aunque sea inconscientemente es parcialidad. Esto es así, y eso ya lo sabemos y lo consignamos y lo denunciamos. Pero hay otros muchos elementos que no consignamos, que están dentro de nosotros, como consecuencia de tu manera de ser, de tu familia, de tu vida, de tu pensamiento de tu ideología, te impactan más unas cosas que otras. Te llaman más la atención unas cosas que otras, y a ti unas y a ti otras y a nosotros otras. El testigo de un mismo acontecimiento cuenta el acontecimiento de una manera que es la suma de lo ocurrido más las emociones que eso suscita en él, que son suyas y que proceden de su visión de las cosas.
Luego está la manipulación. Yo solo quería responder a esa pregunta así: Está por un lado la manipulación, que hay que tratar de denunciar, pero está por otro lado también esa subjetividad, que nos cuesta creer que exista pero que existe. Cada cual es hijo de su subjetividad y con su subjetividad, que es legítima, se acerca a la realidad. Su pensamiento, su vida, su visión de las cosas, les destacan unos elementos más que otros. Por eso la información es muy complicada, el destinatario quiere que la información sea limpia como el cristal, pero ha de saber que se acerca a ella con toda su parcialidad puesta. Ningún espectador diría: yo renuncio a mi condición de seguidor del Oviedo o de seguidor del Racing para ver la información deportiva. No no, él va a ver la información deportiva con su forofismo racinguista o su odio al futbol, pero exige al que informa una enorme limpieza. Pero también el que informa tiene un corazón y un alma, entonces eso es lo que hace muy difícil la perfecta comunicación.
¿Y, cómo se puede compaginar el perfecto periodismo, por llamarlo así, y la subjetividad? ¿Es imposible ser perfecto?
¿Cómo se puede compatibilizar el sueño de tu ideal de vida con tu vida?. Es que de pronto hemos decidido, que puesto que estamos hablando de periodismo, le vamos a pedir la perfección. ¿Por qué le vamos a pedir al periodismo la perfección? ¿Por que no se lo pides a los demás?¿porqué la gente se casa con una persona que no es exactamente su ideal, porqué no viven en esa casa que es su ideal de casa. Porque una cosa es que tu tengas un rumbo o un ideal que hay que tenerlo y otra cosa que vivas como se puede vivir. Pues en el periodismo es exactamente igual. Hay que tener muy claro el rumbo. Él método debe ser honesto, limpio, pero, como en el resto de las cosas de la vida, no le va a resultar fácil redondear la perfección, como no le va a resultar a ninguna persona redondear la perfección. Entonces es imposible lograr ese periodismo modélico, en el que un ser, sin cuerpo y sin alma, de repente aporte una neutral información, porque va a proceder de alguien que está temblando, suspirando, temiendo y con sus fobias y la va a recibir alguien que está a su vez emocionado, temblando. Eso va a tener unas interferencias que van a hacer muy difícil esa perfecta comunicación.
El periodismo es exactamente como es la vida. El periodismo no tiene de repente una barita mágica para lograr una comunicación perfecta que no logra un hombre y una mujer, una chica con su madre, un hombre con su hijo. La comunicación es muy difícil. Es extremadamente difícil. Lo que hay que tener en cuenta es que el mensaje nace en el destino. El mensaje no es el que brota es el que llega. Tu escribes una carta con destino a tu madre llena de emoción que la recibe cuando tu madre está en un momento frío, distraído y en vez de recibirla como tu hubieras necesitado que la recibiera, sentada, tranquila, calmosamente.
La comunicación es un problema muy grande. Pero como tiene tanta importancia, pues la analizamos como estamos haciendo, exigiéndole una perfección que no puede tener. Y siendo así que, la imperfección produce tal cantidad de estragos, lo único que se le pude pedir, dado que no va a poder ser perfecta, que sea honesta, que sea limpia, que se haga con la mejor voluntad, que se haga con la mas limpia mirada. Pero no se va a poder hacer sin una mirada, pero esa mirada va a ser de alguien que está vivo, y la va a recibir alguien que a su vez está vivo también.
Por lo tanto se ven imperfecciones, y es así, y es muy amargo. Y tu no sabes lo duro que es haber establecido una comunicación y descubrir luego que se ha entendido todo al revés de lo que has dicho. Y a lo mejor es que porque has cometido un error al decirlo o a lo mejor no has cometido un error al decirlo pero se ha interpretado mal. Y eso genera inmenso problemas. Pero es la historia de la humanidad. Es la historia de la comunicación difícil. Es muy difícil la comunicación perfecta. Nos ha dado muchas veces la impresión de que no os están entendiendo? Y os esforzáis, pero si te lo dije bien claro, y que ha pasado que te lo dije bien claro y no me has entendido. Porqués os creéis que de repente siendo periodistas, eso que os ha pasado con vuestro padre, vuestro amigo, vuestra novia, de repente se va resolver porque estáis hablando con vuestro lector o espectadores. Os va a pasar lo mismo. Es complicado. Es un negocio curioso que cuenta cosas que son importantes, que pueden ser mal contadas, mal interpretadas. Por eso es un negocio en el que solamente es muy prescindible aplicar todas las técnicas de narración hasta el máximo. Dominar bien el idioma. Que no vaya a ser que por un manejo equivocado de las palabras induzcamos a la confusión. Es importantísimo dominar el idioma. Y después, como ha sido habrá errores, incorporar la mayor decencia, la mayor honestidad, la mayor limpieza posible, sabiendo que cuando todo esté perfecto, la comunicación será imperfecta.
¿Qué tiene de información de las cadenas públicas que no tengan las privadas?
Un poco de mito, es lo que tiene. Las cadenas privadas pasan por ser prisioneras de los intereses de su empresa. Bueno, en líneas generales es así, pero no es exactamente así. Mira, los grupos privados se reúnen por ideología digamos. El ABC es un periódico monárquico, la gente que trabaja allí es monárquica porque si fuera un republicano radical estaría muy incómodo ahí, y eso hace que cuenten una visión de las cosas. Otro periódico tiene otra visión de las cosas. Si tú sabes cual es esa visión de las cosas, no es perfecta, pero es la que conoces. La que te está contando la vecina del sexto, que es católica apostólica, que va a siete misas diarias. Tu ya la conoces. La vida está llena de señales en cierto sentido matizadas. Eso es lo que hay. Las empresas públicas por el hecho de que no tengan un titular detrás, no constituyen de hecho la limpieza por antonomasia. Puede que no les salgan bien. Evidentemente tienen en principio las empresas públicas una menor necesidad de ir pensando en otras cosas, pero yo he conocido empresas públicas que lo han hecho muy mal y empresas privadas muy bien. En esto momento la televisión pública es modélica en su trabajo. No creo que esté exactamente ahí el tema.
En España nos gusta pensar que las cosas son como las películas, en el cual lo que sale por EL PAIS es el resultado de una reunión en la que diez personas se han reunido a las siete de la mañana en una sala de mapas, han desplegado los mapas y han decidido la estrategia para engañar a la nación. Las cosas no son así. Que un periódico tenga una ideología quiere decir que tiene ideología y eso más o menos se transmite por ahí, pero de ahí se suele derivar que hay una especie de central. Cuando yo trabajaba en la Cadena Ser durante tantos años mis enemigos solían ironizar sobre mi como si yo fuera un señor que llegara por la mañana y me tomaba un café, esperando que me pasaran como una papilla lo que un concierto de sabios que habían dado una especie de croqueta de la actualidad y me la habían dado, y yo como un muñeco ventrílocuo hablar.
En el fondo todo es muy relativo, porque en España la televisión pública es “de todos” desde hace poco. Antes ha sido la Tv privada de Aznar, la TV privada de Felipe, la de Suárez, ahora es la tv pública porque les han dado libertad de vuelo. Pero antes venían las cosas mucho más apretadas también. En fin, en general los medios públicos tienen una posibilidad de circulación mayor que los privados, pero eso no tiene nada que ver. Yo he estado trabajando en La Ser muchos años con total libertad y ha habido muchísima gente que ha trabajado en la TVespañola sin ninguna libertad durante muchos años.
¿Y eso duele como periodista?
Duelo las 5000 primeras veces. Luego sabes que no es así, que forma parte de las significaciones de la vida. Pues si, duele mucho, duele muchísimo, sobre todo cuando tu no has replicado igual. Yo no le he replicado a mis rivales. Tú también sabes que es mentira. Pero lo dices y a fuerza de decirlo la gente se cree que tú eres un tío que va por ahí a repetir como un papagayo lo que te cuentan. Eso termina cuajando en la sociedad y la gente al final se cree lo que la pregunta induce. Más o menos ¿Qué hace un medio de comunicación privado sino trasladar una especie de papilla ideológica que ha sido claramente construida? Pero eso es una perfecta simplificación. Una cosa es que yo tenga una ideología y que la gente que trabaje allí respire una ideología y que más o menos eso se manifieste. Es muy diferente que estemos leyendo el resultado de la página 14 como resultado de una refinada operación estratégica. Eso no es así. Nos gustaría que las cosas fuesen muy simples y sencillas, pero no es así. Como tu eres Catalán eres un rata, como eres vasco eres de la ETA, como eres andaluz cantas flamenco. Nos gustaría que fuera así, es más sencillo. Pero no eso no es así. Es más complicado.
¿Qué papel tiene el periodista hoy en día cuando ahora todo el mundo con un blog gratuito se cree periodista y cuenta, difunde y crea opinión?
Depende de qué creamos que es un periodista. Yo lo suelo contar esto de una forma bastante gráfica, para entender lo que es un periodista. Mirad: Yo discutía cuando estaba en CNN plus y canal plus, y yo anunciaba: “lo estas viendo, esta pasando”, era una forma de decir que el periodismo ya no puede decir más. Ver la actualidad en directo es el último grito. Si tu estás viendo lo que pasa, ya, es lo más que se puede ofrecer. Y eso mismo hace un ciudadano cualquiera. Saca una foto con su móvil y la muestra, ¿que más se puede ofrecer. Pero yo os voy a explicar para qué hacen falta los periodistas: Lo estas viendo, ahí tienes la pantalla, y ves como está cayendo una enorme tromba de agua sobre una tierra. Y yo te pregunto, ¿esa es la lluvia que por fin cae en la tierra sedienta desde hace quince años? ¿o es el vigésimo quinto día de agua que cae en la tierra de anegada por las inundaciones? Ni siquiera el ver es suficiente si no se contextualiza, se explica, ordena y racionaliza. Esa es la acción del periodista. A esa imagen que tu ves y por lo tanto ya no cabe más en la vida que ver. Se puede hacer algo más que ver, que es entender lo que estás viendo. Porque lo que estás viendo puede ser 50.000 cosas como alguien no te lo contextualice, y no te diga esto que veis ahora es el follón máximo de ayer, que fue la cuarta parte que el follón de ayer, osea, que va menguando. El periodista, ordena, coloca, cataloga, explica las cosas y sobre todo te dice quien te lo cuenta.
Pero os quiero recordar que estamos viviendo un momento que estoy con vencido de que no siempre será así. Es el momento más prosaico que hay. Los chicos solo quieren triunfar. Las familias solo quieren su peseta. Estamos viviendo un momento muy pequeñito, derivado de la época de la prosperidad más el susto que se ha producido ahora y cada una de las preguntas que traen un poco de aliento pues pasan por encima como pasa una nube por encima de la ciudad. Que pasa en la memoria histórica, a la gente la memoria histórica la da igual. La importa un pito que el concejal sea un corrupto. La casa se ha encerrado en su caja. Todas las preguntas que hagáis de cualquier tipo que tengan un mínimo de nobleza alrededor van a chocarse con esta realidad, pero no son mentiras estas preguntas, son verdad y son necesarias, y esto va a pasar y la verdad va a regresar.
Si un grupo de amigos os atrevéis a expresar unos ideales, la gente se va a reír, si estáis en una mesa con veinte amigos hablando de cualquier cosa y dos estáis en una esquina hablando de un tema trascendente el grupo os va a sorprender como si estuvieras robando, ¡Mira esos dos, pesaos’’. No esta tocando un tiempo light, banal, superficial. Pero hacéis bien en plantearlo. Hay que saberlo así. España tiene un problema con su memoria, que ahora mismo no parece el mejor momento para afrontar, pero que lo tiene. El periodismo tiene un problema de ideales y objetivos que ahora mismo no parece el momento, pero lo tiene. Y solamente por ahí saldrá.
El cierre de CNN Plus, puede suponer el ejemplo de que una cadena plural, de veracidad informativa no tiene cabida, es una señal de desaliento para los estudiantes de periodismo?
Todas las indicaciones que le están llegando a la gente joven son bastante desesperanzadoras, solo que yo no os animaría en esa dirección, porque las cosas luego cambian. Nosotros en el tiempo de nuestra vida, en los cincuenta o sesenta años, esta etapa va a ser sustituida por otra que a su vez es sustituida por otra y por otra. O sea, que uno se cree que el tiempo que vive va a ser siempre igual y no es así y esto cambiará. Pero, efectivamente, si es una mala señal. Que un informativo como CNN Plus no se haya podido sostener mientras se han podido sostener otras cosas, es muy mala señal para los que estamos aquí dentro. Yo a fin de cuentas ya tengo la vida resuelta pero mis jóvenes compañeros están pasándolo muy mal, sobre todo viendo como ese espacio de verdad es sustituido por un reality. Lo único que ocurre es que no va a ser así siempre, y yo no lo digo esto para animar, sino porque es mi experiencia. Mira, yo ya tengo 68 años he viviendo 45 o 50 años en esta profesión, durante muchos años de mi vida yo creía que el mundo era como yo lo estaba haciendo. Pero luego no es así, luego cambia. Ha habido cambios. Cuando yo estudiaba periodismo, nadie quería ser periodista y diez años después todos querían ser periodistas. Y otros diez años después no había trabajo para periodistas. Y Por lo tanto hay que vivir en la coyuntura pero no hay que vivir para la coyuntura. Hay que vivir de los anhelos internos. Todas estas preguntas que más o menos expresan los nobles ideales, no son mentiras son verdad. Son verdades que ahora parecen estar derrotadas, pero no son verdades derrotadas, son verdades que reaparecerán como verdades. Sin la más mínima duda.
Hay quienes se preguntan que el periodismo para que va a servir. No, el periodismo dentro de poco va a descubrirse como algo necesario para poder ordenar toda esta especie de caos, porque la gente va a sentir vértigo y miedo. ¡Cuidado, que alguien me ordene esto!.
De todas estas crisis se saldrá por otro sitio. Porque el mundo no está escrito. El mundo lo vais a escribir vosotros. El libro de la vida está en blanco, y no lo vamos a escribir los mayores, por lo tanto no os desaniméis. Podéis escribirlo como querías. Ahora mismo es un mal momento, sufrimos una crisis grande, las circunstancias son muy desesperadas, el panorama es fatal, estamos viviendo una crisis grande. Se saldrá, no se como, pero se saldrá.
Disculpe, estaba ahora hablando del tema de la coyuntura y todo eso y antes me estaba acordando de cuando hablaba de las croquetas. Pero en el fondo lo que estoy refiriendo en esta conversación es que como que el periodismo, como un cuerpo social importante, asiste a una situación que de alguna manera le supera. De hecho hace unos meses en la entrega de un premio que le otorgaron los sindicatos, hablaba de aquella famosa nube que estaba por encima de nosotros y a muchos nos ha dejado desconcertados. Es realmente el periodismo un sujeto pasivo en esta historia que intenta contar lo que ocurre o como muchos piensas es un poder en si mismo. Es una de las patas del banco en las que nos encontramos estamos sentados?
Bueno, todo es cierto, es una de las patas en las que estamos sentados todos. La política es otra pata. Pero por encima de estas patas está flotando un nuevo poder que será el gran desafío de las próximas elecciones. Lo que se ha descubierto es que los países votan, eligen a la que gente que les ha de representar y se supone que le otorgan el poder. Ya tienen ese poder. Obama ha ganado las elecciones, nadie ha tenido tanto poder, por tanto, tú que tienes todo el poder haz lo que has dicho que vas a hacer, y de repente no puede. Porqué no puedes, si tienes el poder. Porque de repente hemos descubierto que no tiene todo el poder.
Hemos descubierto que hay poderes por encima del poder representativo, que siendo poderes legales, no son sin embargo poderes elegidos por nadie y en este momento todo los grandes circuitos de las finanzas internacionales están moviéndose por el mundo sin que nadie las haya elegido y no son ilegales y están imponiendo su Ley, y de repente Obama, que tiene el poder, quiere tomar la decisión de controlar y regular a los bancos que han sido responsables de la hecatombe financiera y resulta que no puede. Este es un descubrimiento muy doloroso. El mundo ha descubierto de pronto que la democracia, que los partidos políticos, tienen mucho poder pero que había flotando por encima de sus cabezas otro poder más fuerte, un poder llamado mercado. Las grandes oleadas financieras que se mueven por el mundo imponiendo su ley sobre las leyes de los que teóricamente mandan.
Este es un descubrimiento muy importante. El mundo tendrá que enfrentarse a eso. Haber como regula ese poder. Ahora mismo esa es una de las primeras grandes novedades de este último tiempo. El poder verdadero.
Que Obama haya fallado seria una cosa, pero es que Obama no ha podido. ¿Y como es que no ha podido, que más poder necesita?.
El poder que necesita es el poder real. Y el poder real que yo tengo es parte del poder real general, el cual esta en manos de otras organizaciones que no tienen nada que ver conmigo. Que son grandes poderes financieros. En este momento por encima de nuestra cabeza están flotando miles y miles de millones de dólares viajando de allí para allá y determinando riquezas o pobrezas en el mundo entero, y esto no es una teoría, es una realidad absoluta. Por ejemplo El Corte Ingles este mes compra y vende por valor de x euros y termina teniendo un saldo, ha ganado 3500 millones de euros, pues va a depender menos de cuanto ha ganado de que ocurra con ese dinero en los circuitos financieros, pues si metes ese dinero en los circuitos financieros, puede ser un mal mes o un buen mes para ti. Ya no está el dinero en los asuntos que antes estaba, que es yo vendo y tu compras. Esa era la economía real. Ahora por encima de esta economía real está la economía financiera y esta economía financiera se ha revelado como un gigantesco poder. Esta es una compleja pero cierta realidad.
Y en ese sobre poder que nos sobrevuela está también el periodismo?. Siguiendo por ejemplo de Obama y el mundo financiero
Las finanzas son un poder que se ha cargado a Obama. Hay poderes que ya no están exactamente en las urnas, que son legales, pero que no están en las urnas y que actúan como un verdadero poder. Los más importantes son los financieros. Obama tiene que luchar contra poderes que son mas fuertes que el. Y no está pudiendo introducir leyes porque hay poderes que no se lo permiten. Entonces el periodismo vive en la misma situación.
La gente va a tener que decir que a la persona que nosotros elegimos, no la elegimos para que resuelva nuestro problema. Es como si fuese nuestro embajador o nuestro paladín en la lucha con los poderes que están por ahí. Porque no va a poder él hacerlo todo. El porvenir económico por ejemplo de España no está en manos solo de España, ni de nosotros y de nuestro gobierno, y de Francia igual y de Alemania igual. Esta es una nueva realidad
Algo que llama la atención en los periodistas en Ud. es el cuidado de la lengua, la exquisitez y el rigor. ¿Porqué se ha perdido ese amor por el lenguaje. Porque lo recuperan Uds. y solo Uds.?
Me estáis haciendo bastantes preguntas que me gustaría haceros a vosotros. Mi padre no sabía, no había podido ir al colegio porque tuvo que ponerse a trabajar desde niño. Y en mi familia nos inculcó la idea de que había que mejorar, aprender, que intentáramos leer más, estudiar más, hablar mejor. Y nos parecía maravilloso poder mejorar. Ahora, qué es lo que ha pasado para que una persona que hable bien el grupo lo margine?. Hace un rato he dicho que si dos personas del grupo son sorprendidas en una conversación trascendental son objeto del pitorreo de la mesa. Si alguien del grupo se pone a hablar correctamente con su sujeto, su verbo y su predicado, corre el riesgo igualmente de ser objeto de pitorreo. Porqué? Por tanto soy yo el que hace la pregunta. ¿Qué ha pasado? Porque de pronto ha perdido valor?
Pero nosotros que nos hemos de dedicar al periodismo, que hemos por tanto de comunicar, con lo difícil que ya hemos visto que es, que es extremadamente sutil la comunicación, que por lo menos tengamos capacidad de expresar lo que queremos expresar. Si encima tenemos una pobreza de idioma que nos hace expresarnos de una manera muy imprecisa, encima de lo imprecisa que es la incomunicación, añádele la imprecisión de tu torpe comunicación. Nosotros, aunque nadie quisiera hablar correctamente, nosotros deberíamos tener el máximo interés en hacerlo. Yo a los estudiantes de periodismo les digo, aunque sea entre vosotros cuando no haya nadie, entre vuestra peña de amigos, cultivar el idioma, leer, incorporar nuevos elementos, hacer gimnasia con el idioma, manejarlo correctamente, corregiros unos a otros. A mi me parece muy necesario. Ahora mi pregunta es, porqué de pronto la gente, sobre todo los chicos mas jóvenes, han decidido alardear de lo mal que hablan, en vez de alardear de lo bien que hablan. Esa es una cosa que deberían responder los sociólogos, o los profesores o los estudiantes. Pero, a mi parece, que en todo caso, aunque todo el mundo a la vez decidiera hablar mal, nosotros los periodistas deberíamos intentar hablar bien.
Para terminar, qué tiene en la cabeza Iñaki Gabilondo y qué busca en el futuro?.
Yo toda la vida he tratado de vivir consciente de estar vivo. Yo se perfectamente que hoy es un día que ya no va a volver, y esta es la primera tarde este martes y la última tarde de esta martes. Lo he tenido siempre en la cabeza. Cuando trabajaba en la radio era muy fácil, porque lo veía con claridad. Y les decir a mi compañeros, chicos hoy es 7 de febrero, son las siete de la mañana, es el último 7 de febrero de esta mañana que va a ver. Yo he sido consciente de estar viviendo un tiempo que se va. Por lo tanto yo no tengo ahora mismo ninguna necesidad de proyecto salvo la lucidez de estar vivo. Porque nunca lo he tenido antes. El único proyecto que tenía es hacer lo mejor posible mi trabajo, siempre me ha gustado, me lo he pasado de cine. Pero no estaba pensando en hacer esto para llegar aquí. Pues no, he ido viviendo así. Igual que ahora, lo que pasa que ahora ya tengo los hijos criados, ya tengo las cosas pagadas, ya tengo dinero ahorrado, ya puedo permitirme el lujo de no trabajar como antes para sacar a mis hijos adelante. Pero la misma actitud, la tengo. Voy a tener un despacho en la Cadena Ser, donde me han hecho miembro del consejo de administración. Además la Cadena Ser tiene otra empresa o socia que tiene emisoras en toda América Latina , tenemos emisoras en Colombia, Chile, Panamá, Méjico y EEUU, y ahí tengo tarea. Voy a hacer un blog en El País y en La Sertodos los días por la mañana, saldrá un blog con mi opinión del tema del día. Voy a hacer un programa al mes que sea una entrevista un poco larga, y que lo desarrollaremos como un evento en directo, y que posiblemente empiece en San Sebastian. Y tengo un proyecto de comunicación en la Carlos III. He quedado con la Kutxapara hacer un acto con público cada mes para plantear un tema social. Algo muy parecido vamos a hacer con la Cadena Ser. Haremos temas de tipo social que vamos a emitir por la Ser. Elparo, las mujeres, los chicos… Temas de tipo social, no políticos.
Quiero decir, que voy a dejar de hacer un programa que me tenga prisionero como he estado toda mi vida, pillado a una hora determinada. Voy a hacer muchas cosas pero no voy a estar comprometido a un horario que no me permita ir a la música y hacer las cosas que me gusta. Pero haré muchas cosas. Estoy en una etapa estupenda de mi vida pero ya nunca haré un gran programa. Quiero viajar, y vivir, y hacerlo con la gran pasión de mi vida, con mi chica, a la que tengo deudas que pagar.
No me lo imagino yo a usted aburrido
Es posible que la gente no pueda entender muy bien que significa haber estado 25 años levantándose todos los días a las 3.45 de la mañana, lo peor es a qué hora te tienes que acostar para levantarse a esta hora. Y a la hora que te tienes que acostar, te impide mucha vida social. Por eso digo, he vivido como un monje. Entonces necesitas también hacer cosas que te permita pues esta encontrarte con tu mujer.. Cuando nos veíamos antes ¿Cómo has engordado, como …? Y me gusta mucho viajar, la música, la ópera. Tengo que intentar trabajar, encontrar márgenes para poder respirar un poco. He vivido exactamente como un soldado en un frente. Lo he pasado muy bien pero bueno.
Hace unas semanas entrevistábamos al lehendakari Patxi López, y nos llamo la atención lo mismo que le acabamos de oír, su reverencial pasión por su mujer
Para poder vivir la vida monástica que yo he llevado, levantarme a las 4 de la mañana y volver a las 8 cada día, debes tener un respaldo detrás muy fuerte. Todos aquellos que nos hemos dedicado con pasión a nuestras ilusiones y trabajos, lo hemos podido hacer por contar con un respaldo muy grande detrás. Imaginaros cuando conocí a Lola, yo no era precisamente un chollo. Un hombre que dejaba al cuidado de tres hijos que te llegaban de pronto, pues yo estaba viudo y que aparecía por casa fugazmente. Recuerdo, con menos años, que organizábamos cenas en casa, el grupo de amigos de toda la vida, Victor Manuel y Ana, Sabina, etc. Yo llegaba a las ocho, tomaba una copa con ellos, y sin cenar me iba a la cama. Y no es solo una cuestión de agradecimiento. Es una cuestión de amor, de necesidad de compartir. Tenemos muchas cosas comunes, nos apasiona viajar, escuchar música, ir a conciertos, y estar juntos.
Para muchos españoles, No ver a Iñaki por la mañana, por la tarde, se nos hace un poco difícil
A mi me halaga, pero ahora necesito vivir

Ocho años en el aire

Isaac Pérez, Steffany Salazar
Hace ya ocho años, que un grupo de jóvenes convertían en realidad su sueño de emitir su voz por las ondas radiofónicas, un hobby, que no lo es tanto ya. Todo comenzó el 25 de diciembre del año 2000, con un pequeño transmisor de escasa cobertura, que , andando el tiempo, se ha convertido en un estudio semi profesional, que ha emitido en onda media, que hoy lo hace a través de Internet y que se difunde a través de blogs, webs y hasta un periódico digital. Han retransmitido fiestas, eventos culturales y deportivos, y paseado el nombre de Tanos por media España, de la mano de importante personajes del mundo de la cultura y la política, y por medio mundo (sus oyentes habituales son de Brasil, EEUU, Japón, Alemania, Suiza, Argentina, Chile, Malasia, Méjico, Nueva Zelanda, Colombia, India, Israel, Canadá e incluso Senegal), siendo la radio líder en audiencia online de Cantabria en multitud de acontecimientos. Hoy Rtv Tanos es Álvaro Sáenz García, Javier Cantero Cuesta, Bruno Martínez Gutiérrez y David Ceballos Luengas como junta directiva. Con 17 años, y 120.000 visitas a su web Álvaro y Bruno, dos estudiantes de bachillerato nos cuentan su pasado, y todo su futuro

¿Cómo iniciasteis RTV.Tanos?

Álvaro: El 25-12-2000 empezamos dos personas, luego entró más gente y se amplió para que lo escucharan los vecinos, a los diez años en el 2003, se emitió por primera vez en Internet, este año se cumple el quinto año en la red.
Bruno: Cuando tenia 9 años, me lo propuso el señor Álvaro, acepté, he ido ascendiendo y estoy muy orgulloso. Es una prueba de que con esfuerzo diario se consigue lo que se quiere.
¿Crees que tu edad influye en la responsabilidad de tu trabajo?

Álvaro: Puede, pero somos muchos compañeros, aunque al ser el director, hago los trabajos de empresa. Aun hoy la gente se sigue asustando al ver nuestra corta edad, cuando llamo a otras radios.
Bruno: Bah, al principio no tenía mucha importancia aunque actualmente sí, a veces no te toman en serio, por ser joven, a pesar de tenerlo como hobby me lo tomo en serio, no me importaría ser reportero de mayor, aunque no tanto como le entusiasma a Álvaro.
¿Quiénes componéis el grupo laboral?

Álvaro: A parte de colaboradores como Zina Montenegro, los que manejan el tema son:
Javier Cantero Cuesta: Subdirector.
Bruno Martínez Gutiérrez: Vicepresidente Ejecutivo.
David Ceballos Luengas: Secretario.
Francisco José Iglesias: Vocal.
José Luis: Informático.
Álvaro Sáenz García: Director.
¿Has tenido inconvenientes a la hora de realizar tus sueños?

Álvaro: Sí, muchas veces, hemos recibido “muchos palos” por gente, también por grupos, que nos han prohibido emitir su música, que por emitirla nos hacen pagar un dinero que no tenemos, por gente que no le gusta lo que hacemos, anónimos por Internet, que no quieren que jóvenes se metan en trabajo de mayores. Somos una cadena neutral. Al principio costaba por que competimos con radios grandes y con grandes reporteros, y más el inconveniente de ser jóvenes, cada día nos escuchan más gente sobretodo de fuera de Cantabria y eso nos da fuerzas.
Bruno: La edad, por que cierra muchas puertas, por ser joven al no tener muchos medios no te toman en serio.
¿Cobras por tu actividad laboral?

Álvaro: No, es una emisora sin ánimo de lucro, sin publicidad excepto de Rebujas Rock y Eolapaz, solo se tiene gastos y no beneficios, La única ayuda es de un proyecto que ha embarcado el gobierno de España, el proyecto “Jóvenes en Red” que consiste en pagarte en dominio durante un año, por ser menor de 31 años.
Bruno: Mi salario es mayor que el del Rey. (risas) No cobro nada.
¿Hay más jóvenes que os hagan competencia?

Álvaro: Radio rival cualquiera, pero en Tanos ninguna, ningún joven compite contra nosotros, y con otros estamos afiliados, un proyecto como el nuestro no conocemos ninguno, por desgracia.
Bruno: No por ahora todo ha ido bien.
¿Qué noticia te gustó más transmitir a tus oyentes?

Álvaro: Es complicado, pero fue la de “ETA pasa un tiempo sin matar”, la que más me gustaría transmitir sería la Pazen el mundo. El año pasado se hizo un sueño con un especial del Racing en la UEFA.
Bruno: La que más me ha gustado fue cuando España ganó el mundial de Baloncesto.
¿Cómo Inició tu colaboración con la 7ª?

Álvaro: Por casualidad, mi primer año en 3º me metí en el proyecto y en el país de los estudiantes. Estando ya embarcado, uno de nuestros profesores propuso a mis compañeros de 4º este canal por Internet y ahí empezó todo.
¿Cómo es tu relación con La Paz?

Álvaro: Bien, estamos metidos en muchas aventuras que nos proponen continuamente, como eolapaz.com , Caixa Escena, La 7ª, El País…
¿Cuál es tu Periodista Favorito?

Álvaro: Iñaki Gabilondo, para mi es el mejor reportero.
¿Cómo has vivido la noticia de las elecciones presidenciales en EE.UU.?

Álvaro: Lo hemos vivido con mucho interés aunque no se consiguió emitir en directo, me levante a verlo, hubo un especial de dos horas en el que incluso hablamos del futuro del Estados Unidos, según nuestra opinión.
Bruno: La elección que se tenía que hacer, para un buen cambio en los Estados Unidos. El país se estaba hundiendo en un pozo sin fondo y si cae Estados Unidos caen todos por eso la crisis que vivimos ahora.
¿Qué ideas tenéis en un futuro?

Álvaro: En un futuro cercano, estamos metidos con el 8º Aniversario, esta semana hemos puesto una canción dedicada en conmemoración a la radio, hemos elaborado un especial de noche vieja, con regalos.. Pero nuestro gran objetivo es emitir por FM.
Bruno: La idea principal crecer en difusión social, emitir en más sitios, en FM o AM, que sería un sueño.
¿Qué piensas sobre el Plan Bolonia?

Álvaro: A mis compañeros de la radio no les afecta, a mi por desgracia o por suerte me toca, no se las consecuencias del plan. Eolapaz.com esta elaborando un completo informe y organizando charlas informativas que pronto emitiremos.
Bruno: Que es un nuevo impuesto, una privatización de la universidad pública, aunque te profesionalicen y hagan prácticas, en realidad te impiden trabajar por que es obligatorio asistir a clase.
¿La radio es exclusiva de deportes?

Álvaro: No, tenemos un canal exclusivo de deportes y música, y otro canal 24 horas, de música, aunque este tipo de música no es comercial.
¿Afecta tu trabajo a los estudios?

Álvaro: No coment
Bruno: No, puedo compaginarlo bien.
¿Para finalizar que te gustaría que llegara a tus oyentes mediante esta entrevista?

Álvaro: Un mensaje de agradecimiento, por que somos jóvenes y es difícil que hagan cosas a los jóvenes, sin los oyentes esto no tendría sentido.
  

Radio Televisión de Tanos

Victor Cruz, Hector Hernandez
Los sueños dejan de ser tales, cuando el tesón y el esfuerzo, sacan de nuestras mentes, aquello que para la mayoría de las personas son tan solo ideas y deseos, y para los fuertes de espíritu es el principio de un camino de final lejano y de triunfo inmenso. Esta es la historia de cinco jóvenes que tuvieron un sueño, pequeño entonces, y hoy grande. El sueño de comunicarse, de contar al mundo lo que ven y lo que sienten, y decidir por si mismos. Es solo el principio de una gran aventura, pero ya grande, la de cinco jóvenes arriesgados y valiosos que han creado de la nada, una ventana al mundo llamada radio televisión de Tanos. Hoy hablamos con dos de ellos, Alvaro Saenz y Bruno Martinez.

¿Quienes sois ?

Soy Álvaro alumno del colegio nuestra señora de la paz, tengo 15 años soy un chaval normal y lo que suelo hacer es estar en la radio junto a Bruno y el resto de los componentes.
Soy Bruno también alumno del colegio, tengo 15 años y al igual que Álvaro paso la mayor parte de mi tiempo libre intentando mejorar la radio.
¿Qué aficiones tenéis?

Bruno: practico baloncesto desde hace bastante tiempo, aunque una de mis aficiones es el ciclismo, me dedico fundamentalmente al tema de la radio.
Álvaro: practico balonmano, también dedico mucho tiempo a nuestro programa y una de mis aficiones es el fútbol ya que soy seguidor del Racing.
¿Como se llama vuestro canal?

Radio televisión de Tanos
¿Cuántos sois?

El núcleo principal le formamos seis personas, aunque cada vez se van uniendo mas colaboradores
¿Qué función tiene cada uno?

Álvaro: soy el que dirige toda la programación, esta función la realizo desde el lugar donde se hace la emisión y participo en todos los programas ya sea presentando o ayudando en la parte técnica.
Bruno: me encargo de la parte deportiva y aunque me centro principalmente en el baloncesto, también hablo de otros deportes en menor medida.
Y el resto de los componentes ayuda en la retransmisión de los partidos o en la organización, diseño y cuestiones técnicas.
¿Qué hacéis en un día normal?

Bruno: acudimos a clase, al salir vamos a entrenar a nuestros respectivos deportes y después quedamos bien para realizar la tarea del colegio, o bien para adelantar algo del programa.
¿Quién fue el promotor de esta idea?

Álvaro: el promotor de la idea fui yo, lo tenia muy planificado desde muy pequeño, pero lo empecé a poner en practica en el 2001. Empecé emitiendo a un metro y ya con muchas ganas y ayuda hemos logrado lo que podéis observar.
Siendo estudiantes… ¿Cómo se os ocurrió esta idea?

Bruno: al principio parecía una locura, el me lo planteo, cuando comenzó las emisiones. Creí que era una idea atractiva, algo diferente y divertido, y me uní a él
¿Recibisteis ayuda alguna por parte de familiares o personas cercanas?

Álvaro: por mi parte si, recibí ayuda económica y eso que la radio es sin ánimo de lucro, y ya que no tenemos anuncios, nos conformamos con lo que nos dan.
Bruno: no he recibido ayuda alguna, pero tampoco es que la haya pedido. Yo preparo el programa en casa en mi tiempo libre, y lo que si he recibido ha sido un gran aliento de mi familia para continuar con este proyecto.
Contarnos algo sobre vuestro programa, si estáis contentos con el resultado obtenido, como esta construido…

Álvaro: si estamos contentos con el resultado obtenido. Hay que tener en cuenta que todo empezo como un juego, emitiendo tan solo dentro de nuestra casa. Ahora, al emitir desde Internet, podemos emitir para todo el mundo, y la audiencia, que crece, te resulta muy gratificante. Lo que mas nos satisface es como nos siguen en nuestro “programa estrella”, “El Marcador Deportivo”.
Como ya sabéis empezamos poco a poco y ahora somos un poco mas grandes, incluso contamos con la ayuda de la peña de Tanos y de el Rebujas.
Bruno: teniendo en cuenta los medios de los que disponemos tenemos que estar muy satisfechos con el resultado obtenido.
¿Cómo compagináis los estudios con el programa?

(Sonrisas)
Bruno: si te organizas bien se puede hacer perfectamente, pero no suele llevar mucho tiempo ya que el programa no es muy largo.
Álvaro: quizás a mi me lleva más tiempo por que soy el que tiene la pagina en Internet, los fines de semana es donde sacamos tiempo hasta debajo de las piedras.
¿De donde sacasteis el material necesario para comenzar con el proyecto?

Álvaro: lo sacamos de un regalo de navidad, era un transistor que emitía a un metro, lo gracioso fue que se rompió el micrófono y lo desmontamos entero, y algo hicimos que aumentamos su radio de cobertura, llegando a que, sin intentarlo conscientemente, a meternos en los diales de los vecinos, que nos oian sin saber que era aquello. Hoy aquella patata de aparato es algo mas sofisticada, y nos conocen, nos sintonizan conscientemente.
Bruno: y ahora que el programa esta mas avanzado, utilizamos programas de ordenador y demás.
¿Cómo hacéis para que el programa funcione las 24 horas?

Álvaro: nuestro truco esta en utilizar mucha música cogiendo distintos estilos de esta. Por suerte para nosotros, existe el emule del que ya nos hemos bajado más de 3.000 canciones, las cuales utilizamos para nuestro programa.
También gastamos tiempo del programa repitiendo los programas que mas han gustado.
¿Tuvisteis algún problema con cuestiones legales?

Álvaro: no, como ya hemos dicho somos una radio sin animo de lucro, y en ese caso la ley estaba a nuestro favor, debido a que no tenemos expuestos anuncios en Internet.
¿Alrededor de cuanta audiencia tiene el programa?

Álvaro: el programa estrella tiene alrededor de unos 300 oyentes, pero a la semana recibiremos unas 900 visitas.
¿Cómo veis el futuro de vuestro canal? ¿Que ilusiones tenéis?

Bruno: teniendo en cuanta el avance realizado en estos pocos años, podemos llegar a realizar un programa con bastante importancia. Si empiezas de cero es fácil conseguir algo mas, pero lo difícil es llegar a cierto nivel y mantenerse en este o seguir progresando. Si conseguimos tener más medios y mas infraestructuras, que son necesarias para ello, podríamos estar hablando de un proyecto con más futuro.
Álvaro: uno de nuestros sueños ya se ha cumplido, que era emitir, pero a veces hay que intentar llegar un poco más lejos, y ahora nuestra próxima meta y nuestro sueño es emitir por FM, siendo una de sus dificultades su alto coste y que algunos de los materiales necesarios no los puedes encontrar en Cantabria.