El sexo asesino


El problema que tratamos no es un problema que haya surgido en los últimos tiempos, este es un problema que viene de muchas décadas atrás. Simplemente los cambios que ha sufrido nuestra sociedad así como la influencia de los medios de comunicación han hecho que este asunto tenga una importancia que hasta ahora no se había dado.

Desde siempre la nuestra es una sociedad machista donde la supremacía del hombre sobre la mujer estaba clara en todos los aspectos, no solo se consideraba que el hombre es más inteligente y estaba más preparado que la mujer para ganarse la vida, sino que ella no podía tomar decisiones importantes ni disponer de sus bienes sin la autorización de su marido. Es así como la mujer sometida al varón, ocupaba un segundo plano en los ámbitos de la vida y en los casos más extremos ni siquiera podía salir a tomar un café sin la compañía de este. Esto ha cambiado en la sociedad actual, la mujer ha accedido a al campo de la educación y también la vida laboral fuera del hogar, esto le ha dado una independencia no solo económica, que es importante, sino también jurídica y personal.
Las mujeres ya no dependen de su marido para vivir, pueden hacerlo por si mismas pero además exigen igualdad tanto en el trabajo (sueldos y horarios) como en el hogar (colaboración en el trabajo de casa, libertad para entrar y salir, etc.) esta igualdad es reconocida por la ley y por las instituciones y por la misma sociedad.
Pero el problema surge cuando algunos hombres comienzan a utilizar a la mujer como un objeto, no pueden aceptar que una mujer tome decisiones por si misma y pueda ser igual a ellos. Entonces es cuando sacan a la luz su violencia, su superioridad física sobre ellas para intentar demostrar que ellos son los que mandan, y pueden llegar al asesinato antes que permitir que esa mujer les pueda abandonar y rehacer su vida por otro lado.
Esta situaciones se dan en todas la capas de la sociedad, independientemente de la situación económica aunque esta claro que los hombres con mala situación económica, que consumen drogas, han crecido en ambientes hostiles y en familias donde la violencia domestica es algo habitual están más predispuesto a ello.
La única solución posible es que las mujeres denuncien estos problemas, y que las leyes contra los maltratadores y los asesinos de mujeres se endurezcan, cumpliéndose las penas más duras.
Sin embargo la persistencia, semana tras semana, de episodios brutales de la llamada violencia de género, nos dejan claro que solo con medidas de castigo no vamos a solucionar el problema. El componente educativo es fundamental. Las autoridades y, sobre todo, todos nosotros debemos esforzarnos por erradicar conductas de dominio, de falta de respeto y de vejación de las mujeres, de cualquier persona en general. Solo cuando consigamos, en nuestra clase, en el trabajo, en la familia, olvidar esas actitudes de predominio será posible crear una sociedad de hombres y mujeres iguales, no de amos y esclavas.
Rafa Fernández
Estudiante de bachillerato
Imagen educarencomunicacion.com

Anuncios

Los que menos cuentan para la economía


Millones de niños sufren las consecuencias de trabajar en malas condiciones y descuidando su educación y formación. 215 millones de niños son explotados laboralmente a nivel mundial, según lo que dice la Organización Mundial de Trabajo.

La OTI señala que en España la explotación infantil no es algo que se vea habitualmente y que lo que si existe es la explotación infantil bajo la forma de la trata de seres humanos. “No se considera explotación infantil al trabajo esporádico en ámbitos familiares, claro esta que no tenga ningún riesgo o esfuerzo y que se realice fuera de horario escolar y permite los juegos”, explica Eldiario a es Joaquín Nieto, director de la OTI en España. Lo cual significa, que si los niños ayudan a sus familias, por ejemplo, en el campo no se considera trabajo laboral.
El sindicato UGT ha desarrollado un programa llamado “sin tiempo para crecer”, que muestra que muchos niños pasaban excesivas horas ayudando en el campo, lo cual si se considera explotación infantil.
UGT intervino en varias campañas como las campañas de tomate de Badajoz, de cereza en Cáceres, de aceituna en Jaén y de frese en Huelva, y nos explican que los mayores problemas que tiene un niño que viaja con una familia temporera es fracaso escolar (41%), falta de adaptación (20%), y la no escolarización (15%).
Dentro del trabajo infantil está lo que la OTI llama”las peores formas”, es decir, carga de peso, exposición a productos químicos…. Incluso declara que los que tienen ya edad para trabajar deben estar alejados de riesgos como estos.
En la revisión de Trabajo y Seguridad se han encontrado una media de 50 infracciones en empresas por tener a menores trabajando. Y a principios de década UNICEF declaró que había 172.000 críos que ayudaban a sus familias en el campo, ganadería o tareas domesticas. En España los únicos menores de 16 que pueden trabajar son aquellos que se dedican al ámbito artístico.
Alrededor de 130 empresas españolas fueron multadas el año pasado por la violación de derechos de la mujer. Las sanciones fueron puestas después de que más de 800 inspectores realizaran más de 6.000 revisiones para vigilar el cumplimiento de la Ley de Igualdad por parte de los empresarios.
Tras que la ley no cumpliera 4 años después de que esta ley saliera a la luz, en 2007 el Gobierno Español aprobó la Ley Orgánica para la igualdad Efectiva entre Mujeres y Hombres (LOIEM) que busca terminar con las desigualdades en el trabajo. El Gobierno concedió subvenciones a 104 empresas para que se desarrollen en materia de igualdad.
Sin embargo, miles de mujeres son discriminadas por ser madre e incluso despedidas de sus puestos de trabajo por este motivo. Generalmente la mujer tiene un perfil entre 25-35 años con una formación básica.
Según la Fundación Madrina, ONG que se encarga de detectar estos casos se ha captado hasta 4.000 casos de discriminación de la mujer en España. Los hombre en cambio no sufren estas consecuencias al ser padres, ya que las empresas ven con mas indiferencia el hecho de que un hombre sea padre.
Finalmente, hasta un 45% de las mujeres son despedidas o acaban renunciando de su empleo laboral por la maternidad y hasta un 50% de las mujeres embarazadas no pueden acceder al mercado laboral.
La igualdad en el empleo laboral es fundamenta para el cumplimiento de los derechos humanos.
Las mujeres realizan dos tercios de las horas laborales de todo y el mundo y producen menos alimentos, sin embargo estas reciben tan solo el 10% de los ingresos mundiales y un1% de la propiedad mundial.
Patricia Crespo
Estudiante de secundaria, Colegio La Paz, Torrelavega, (Cantabria)

Imagen rreloj.wordpress.com

El ocaso de la mujer en el Islam


El día internacional de la mujer se nos ha mezclado este año con las noticias de mujeres magrebies o de este origen que entregan su vida a los hombres de la yihad, como si decidieran anularse.

En estos países de Oriente Medio y Norte de África son habituales las leyes que no protegen la igualdad y que relegan a la mujer a una posición de inferioridad. Las revoluciones que comenzaron en 2011 han permitido que se rompa una barrera del miedo que ha incentivado a que muchas más mujeres que antes denuncien, protesten y hablen sobre las discriminaciones sufridas en sus países. En este sentido, hay ejemplos concretos de periodistas y blogueras de diferentes países que escriben en la red sus opiniones en forma de llamada a otras mujeres para que también se opongan a la desigualdad que sufren. Tanto en las sociedades africanas tradicionales, como en las sociedades urbanas, predominan, como en los otros cuatro continentes, las sociedades en las que la situación social de la mujer es inferior a la del hombre en muchos aspectos de su vida familiar, cultural, política… La escolarización femenina es mucho menor que la masculina. En muchos casos, la elección de compañero matrimonial está supeditado al visto bueno de la familia, que mira más los intereses familiares que los de la futura esposa. Una vez casada, no tiene voz ni voto en los asuntos familiares e, incluso, no se cuenta con ella en el caso de que el marido vaya a tomar una nueva esposa. En los nucleos urbanos, por su escasa capacitación para encontrar trabajo y ante la ausencia de oferta de empleo, muchas mujeres recurren a la prostitución como medio para tener una independencia económica al margen de la familia. La discriminación legal es habitual. En muchas sociedades, le está negado a la mujer el derecho a iniciar un proceso de divorcio matrimonial; la actividad pública es algo generalmente reservado a los hombres; las normas morales suelen ser más rígidas para las mujeres que para los hombres; la brujería, uno de los delitos más graves en las sociedades tradicionales, ha sido causa de acusación para muchas más mujeres que hombres. Son pocas las áreas en las que la mujer tiene un reconocimiento mayor que el hombre.
Las mujeres de esta región tienen una escasa representación en altos cargos del mundo de la política y del sector privado, y en las magistraturas de algunos países están “totalmente ausentes”,sufren “discriminación por motivo de sexo” en las leyes que regulan el matrimonio, el divorcio, la custodia de los hijos, la herencia y otros aspectos de la vida familiar. “Las leyes de la mayor parte de la región establecen que el marido es el cabeza de familia, otorgan al marido el poder sobre el derecho de su mujer a trabajar y en algunos casos exigen específicamente a la esposa que obedezca a su marido”.
Además, siguen siendo discriminadas en numerosos ámbitos de su vida, por ejemplo:
En Yemen, las mujeres carecen de libertad para casarse con quien deseen, y algunas son obligadas a contraer matrimonio cuando son menores de edad, a veces con tan solo ocho años.
En Arabia Saudí las mujeres no poder viajar, tener trabajos remunerados, recibir educación superior ni casarse sin el permiso de un tutor varón. Tampoco pueden conducir, aunque tengan permisos internacional con los que sí pueden hacerlo en en otros países.
En Egipto se practica la mutilación genital femenina y está prohibido el aborto, incluso en el caso de mujeres y niñas sobrevivientes de violación e incesto, o de embarazos que entrañan grave riesgo para la salud. Su representación en el Parlamento es incluso menor ahora que cuando Hosni Mubarak presidía el país.
Rocío Caballero
Estudiante de secundaria, Colegio La Paz, Torrelavega (Cantabria)
nuestromundomisterioso.blogspot.com