Sagrados Corazones: Manuel García Ripado

Nerea Díaz, Rocio García


Cuando le propusimos a Manuel (Manuel García Ripado, Boñar 1941) realizarle esta entrevista no dudó ni un instante en prestarse gustoso. Manuel es una persona afable y de fácil conversación. Esto hace que la terea del entrevistador sea más llevadera.
En esta entrevista conoceréis un poquito más a una persona cercana y que vive intensamente nuestros problemas.

Buenos días Manuel.
Buenos días.
¿Por qué decidió a ser sacerdote?
No hay ningún por qué. Yo, desde pequeño lo sentí y me deje llevar.
¿A qué edad decidió ser sacerdote?
La decisión más importante la tomé cuando entré en el noviciado a los 18 años. Aunque entré en el seminario a los 10.Pero todavía estás en otro mundo y ya cuando llegas al noviciado, tomas el hábito y a los 19 años empiezas con la profesión .Y en ese momento ya decides si tienes claro que quieres serlo. Pero todo esto es para ser cura. Fue cuando tenía 24 años cuando me ordené Sacerdote.
Además de sacerdote ¿estudió alguna carrera más?
Bueno, para ser sacerdote hay que estudiar Filosofía y Teología, pero así todo, me quedé a la mitad de la carrera de Historia.
¿Ha sido profesor? ¿De qué asignaturas?
Pues yo he dado historia, historia del arte y religión y una asignatura que vendría bien hoy en día, que es degustación de la lectura.
¿Y qué se hacía en esta clase? Porque antes se leía más que ahora ¿no?
Muchas cosas .Lo que se pretendía era que el profesor animara a los alumnos a que leyeran. Sí, antes se leía más que ahora, pero así y todo, había que animar a los alumnos y enseñarles a valorar lo que leían.
¿Qué le impulsó a escribir el libro “La mano misericordiosa de Dios”?
Lo primero fue la admiración por el Padre Damián y lo segundo porque yo, entre otras cosas, tengo veta de escritor. Me gusta mucho escribir y he escrito mucho para la revista del colegio, libros, artículos…
Hablando de escribir, ¿Qué le llevó a escribir el libro “Boñar”?
Principalmente el amor a mi pueblo, a mi tierra, a las raíces. Me gusta mucho mi pueblo y he escrito mucho sobre la historia de mi pueblo y he sacado muchas fotos y eso me impulsó a escribir este libro para la gente mi pueblo.
De todos los libros que ha escrito, ¿Cuál es el que más le ha gustado?
Bueno, claro, el de mi pueblo. Por el tiempo que me ha llevado, por lo que significa y por lo que ha supuesto para la gente de mi pueblo, interesarse por la cultura…etc
¿Cree que la religión tendría que ser asignatura obligatoria?
Bueno, ahí ya me ponéis en un aprieto. Siendo un poco atópico yo creo que no debería ser asignatura obligatoria, pero dada la tradición de España, pues de momento sí. Depende cómo se enfoque y cómo se dé la asignatura; que para mí tiene que tener un sentido cultural más que catequético.
Ha estado en otros países ¿Pero por mucho tiempo?
No. He estado de visita. He estado en Paraguay porque era consejero aquí en nuestra provincia y tuve que ir de visita, que se llama canónica. A Brasil porque está mi hermano gemelo como misionero y he ido en varias ocasiones a estar con él. Y en Cuba, de vacaciones.

Y en Chile ¿Qué hizo?
Fui para hacer un curso con la congregación y nos juntamos frailes y monjas de Latinoamérica.
¿Qué diferencias ve entre la gente de aquí y la gente de los países donde ha estado?
Bastantes diferencias. Las veo en que ellos son menos materialistas, viven más sencillamente que aquí. Tienen menos consumismo en ese sentido. Religiosamente son mucho más practicantes, participantes y culturalmente más atrasados, aunque hay de todo. Claro que hay mucha diferencia de los países donde he estado a aquí.
¿Qué cambios nota en la enseñanza?
Cambios también, muchísimos y variados y sustanciales. Cada plan de estudios se adapta a la gente. Es que es una forma de estudiar distinta. En otros tiempos no había todos los medios que hay ahora, por eso funcionaba mucho la memoria, el estudio personal, el hablar, exámenes en los que te jugabas casi la nota final a un examen .No había facilidades como hoy en día que si suspendes tienes una recuperación. No había nada más que una oportunidad, nada de esto de trabajos… Allí se iba a estudiar; un libro y apuntes y ya estaba.
¿Qué modelo educativo propone?
Uh eso es… Del modelo educativo siempre se dice lo mismo, vamos yo creo que coger lo bueno de los anteriores porque siempre hay algo bueno y lo bueno de ahora e ir conjugando todos los avances que ha habido en la didáctica de las asignaturas pero también coger el trabajo personal, el dar cancha a la memoria… todas esas cosas.
Has estado en Madrid bastante tiempo ¿Qué hacía allí?
He estado como veinte años y alguno más con la congregación. Allí empecé en un colegio que luego se cerró porque donde estaba no podía estar según la nueva ley; tras él estuve en dos más y luego en la parroquia. Ha sido el lugar que, en distintas fases, he estado más años; porque también he estado aquí y en Extremadura.
¿Qué le hizo volver aquí?
La última venida, en concreto, fue por la obediencia a mi provincial, que me pidió venir aquí para reforzar nuestro trabajo y nuestra presencia. Normalmente a los frailes nos mandan a otros lugares pero siempre tras un diálogo en el que se pregunta y se habla, aunque normalmente es el provincial el que tiene la responsabilidad de mandarnos a un lado u otro y de distribuirnos.
¿Cuál es su objetivo al hablar con los adolescentes?
Pues en principio hay un elemento en la vida del adolescente que la psicología dice que es importante: la carga a la que estáis sometidos. Necesitáis descargar tensiones, problemas. Hablar viene bien, por esto, porque es una oportunidad para el adolescente de sacar hacia fuera toda la adrenalina que lleva, o los problemas. Segundo, pienso que es un momento estupendo para transmitir experiencias, ayudar en situaciones que pueda vivir, dar consejos que tampoco está mal. Y en tercer lugar, desde el punto de vista pastoral, transmitir una fe, ayudar también a que el adolescente descubra otros aspectos de la fe, pero en definitiva es acompañar, es una palabra que a mí me gusta, acompañar al adolescente en su itinerario.
¿Qué peligros ve en la adolescencia actual?
Peligros ¡uh! .En la adolescencia actual los peligros son los de toda la vida y de todos los adolescentes .Que se crean ya mayores y entonces traten de vivir autónomamente. Peligros de dejarse llevar por otras personas o cosas así. Un poco, como lo diría, deslumbrantes. Pero eso no es un peligro del adolescente sino que es un peligro de la sociedad misma. Otro peligro es el de la libertad no responsable: que uno quiera hacer lo que quiera sin más. Y por supuesto ahí viene el tema del alcohol, drogas…que no son problemas solo del adolescente, pero se deja llevar.
¿Tuvo una escuela de padres? ¿En qué consistía?
Sí. Yo la llevé con Inmaculada y tratábamos sobre temas pedagógicos sobre todo. También educativos. Soy partidario de crear una nueva escuela de padres Incluso hice un pequeño cuaderno sobre artículos de temas adolescentes y que me servían de base para charlas.
¿Cree que se quedará aquí para siempre?
¡Ah! De momento sí. ¿Cuánto tiempo? Eso no lo sé porque uno sabe cuando viene. Cuando marche, ya depende de muchas cosas. O igual nos echáis; qué sé yo. Quizás os hartáis y nos cambiáis por otros.
Muchas gracias Manuel
Nos despedimos de Manuel agradecidas por su colaboración y con la sensación de que podíamos haber estado charlando con él infinitamente.
Anuncios

Sagrados Corazones: Antonio Riaño

Fran Sanchez, Gloria Balbás

Estos días, en muchos colegios, parroquias y movimientos ciudadanos, la vida gira en torno a dos palabras, Manos Unidas. Dos palabras que encierran el compromiso de miles de personas del primer mundo por no dejar “al albur del viento”, como dijo el filósofo Raymond Casey, a miles de vidas de eso que llamamos, tercer mundo.
Pero el dinero recaudado, los actos, simbolismos y gestos son de poca ayuda, si no hay alguien, al otro lado de ese muro que hemos construido desde nuestro mundo desahogado, capaz de dinamizar las sociedades que se encuentran allí, capaz de aliviar sufrimientos, capaz de conectar nuestro mundo y el de ellos, que, desde luego, debería ser el de todos.

Y de eso también trata Manos Unidas. Del dinero que debe ir hacia allí, de la ayuda que precisan esas personas, de la conciencia que debemos desarrollar ante estas situaciones, y de los hombres y mujeres que hacen que nuestros pequeños esfuerzos aquí, se conviertan en grandes sueños allí. Uno de esos magos de lo humano, es Antonio Riaño, “el cura del Congo”, como dicen los más pequeños del Colegio La Paz de Torrelavega, el cura de Sagrados Corazones que presta imagen a la labor de la Congregación en esas tierras.
La última vez que pudimos charlar con él fue el pasado 29 de diciembre. Vino a nuestra ciudad en una estancia corta. Apenas unos días para reconfortarse entre sus compañeros de congregación, coger fuerzas, vivir la fe y la navidad en su comunidad y trasegar con Charo Bedia, la responsable de la ONG “Humanismo y Desarrollo”, la mujer que le ayuda desde aquí sin descanso. Han estado de gestiones y de tiendas en esos días. Ha comprado balones, ropa y más enseres para llevárselos de vuelta al Congo y poder repartirlos entre los habitantes de la pequeña región donde cumple con sus labores de misionero.
Pero en esos dias tuvo un hueco para nosotros. Charlamos largo durante una tarde completa. De él, de su fe, de su gente, de una vida para los demás y casi nada para si mismo.
Se han cumplido ya muchos años, desde que este cura castellano decidiese partir voluntario hacia el Congo, a continuar con la labor que sus compañeros de los Sagrados Corazones habían empezado hace siglo y medio, cuando Leopoldo II compró las tierras actualmente conocidas como el Congo, abriendo paso a los primeros misioneros de nuestra congregación.

Su labor allí consiste en mantener las escuelas primarias, secundarias y una de oficios, las cuales los misioneros que le precedieron crearon para la alfabetización de la población, no solo para ellos, sino también para enseñarles una labor que les pueda servir en un futuro en su región. No solo se encarga de eso si no también de su parroquia que “está hecha con postes y chapas de zinc” como nos contaba, una estructura que él, a pesar de su fragilidad, llama cariñosamente “mi catedral”. Se nota en su rostro y en su tono una cierta melancolía, un cierto cansancio que ni en un ápice proviene de su labor, de su gente, si no de la falta de cambios en nuestro mundo, del abandono hacia aquellas personas. Cansancio de una sociedad, la nuestra harta de todo, hasta de olvidar.
Su vida de fe, nos cuenta, esta muy lejos del Vaticano, hasta en las liturgias y los hábitos cotidianos. Pero muy cerca, “hombro con hombro”, en lo esencial, el mensaje que predican es exactamente el mismo: paz, amor fraternal y una vida siguiendo las enseñanzas del señor.
A pesar de la relación de “tira y afloja” como nos contaba, que existen entre la Iglesia y el estado del Congo, “la iglesia tiene bastante peso, y muchas de las obras que están en funcionamiento son gracias a la Iglesia: hospitales, escuelas, casas para los niños de la calle, etc.”
Como nos comentaba la relación que tienen entre caucásicos y congoleños, era muy diferente en cuanto a los caucásicos, dependiendo del idioma que hablasen, si era el francés, sabían que eran personas que iban a hacer negocio y que no se molestaban en aprender la lengua autóctona; entonces el trato es muy adulador. Mientras que los que hablan la lengua autóctona, saben que son misioneros y que de ellos pueden sacar algo, por lo tanto “aguantan nuestras manías”.
Según nos contaba, allí como están acostumbrados a vivir en la pobreza, hay muchas más vocación eclesiástica y de voluntariado, dado que la gente sabe como se vive, quieren arreglarlo y ayudar a los demás.
A pesar del paso del tiempo el Congo sigue siendo una región de costumbres, hasta el punto que al señor Riaño, le pidieron que no diera la comunión a una feligresa por el mero hecho de llevar pantalones, acto al cual el padre no le vio ningún sentido y se negó a cumplirlo.
Nada o poco nos comento de la situación política de la región, de la muerte que ronda en cada aldea, de los grupos lazados siempre en armas, de las luchas, ya casi sin causa, o con una causa tan lejana, que ni se recuerda. Nada nos hablo de los trapicheos de la política. Nada de odios, rencores y corruptelas. Solo nos quiso hablar de Dios, de hombres, de esperanza, de vidas aliviadas con su esfuerzo, con el nuestro, desde aquí, con el de todos. Porque, al igual que esta semana, aquel 29 de diciembre era la semana de Manos Unidas, como lo será la próxima, y la otra, y la otra…

Sagrados Corazones: el padre Alberto

Adrián Gómez 

Antes de entrevistarme con él he hablado con algunos niños de la catequesis. Crios de nueve y diez años, a los que Alberto acompaña en sus meses anteriores a la primera comunión. A este religioso de los Sagrados Corazones, curtido en décadas de misión entre los desfavorecidos de Méjico y Puerto Rico, los niños, a sus 77 años, le ven como un hombre joven. Risueño, sensato, humano, cercano. Esa es la imagen que desprende un hombre de fe, siempre con la mirada en Dios y con las manos abiertas a los hombres, con él que hoy hemos querido hablar para conocer un poco más, y para darle las gracias, por estar entre nosotros y recordándonos cada día con una sonrisa, que ellos se escribe antes que yo.

¿Cómo recibió la llamada de Dios?
Mi vocación estuvo muy ligada al ambiente religioso que existía en mi familia, mi abuelo a su vejez y tras la muerte de mi abuela fue a vivir a un monasterio como un monje más, además de que mi hermano y mi tío también son sacerdotes.
¿Cuándo entró en el seminario?
Entré en el seminario menor a los nueve años de edad y aunque claramente en esa edad no tenía capacidad para saber lo que quería ser el buen ambiente que allí había hizo que me quedara.
¿Primeras impresiones de Méjico?
La primera impresión en Méjico fue de expectación, porque por razones diplomáticas yo no podía ir como sacerdote y en los documentos que tenia que entregar figuraba que mi ocupación era la de psicólogo en una de las escuelas de la congregación, así que me tuvieron en una sala de espera como una hora mientras revisaban el papeleo hasta que el padre superior del colegio vino y tras hablar con las personas encargadas de la documentación me pude ir,
Pero me gustaría dejar claro que Méjico es un país en donde se respeta mucho a los españoles y son muy abiertos hacia nosotros.
¿Qué opina del culto a la sagrada muerte en Méjico?
Si es verdad que allí se le tiene mucho respeto a la muerte, pero no nos debe parecer algo tan extraño ya que nosotros también realizamos ceremonias que tienen que ver con la muerte, además la evangelización de México fue realizada por los españoles.
¿Cuándo fue a Puerto Rico?
Yo fui a Puerto Rico como voluntario ya que a la vuelta de México me sentía un poco desubicado aquí, Puerto Rico no tiene nada que ver con México aquello es un paraíso terrenal que además a razón del turismo se ha enriquecido, los campesinos de aquella zona no vivían en la pobreza sino que tenían un nivel aceptable de vida.
¿Le hubiera gustado viajar a algún otro sitio?
La verdad es que no, no soy una persona a la que le guste viajar por viajar, además en México había tanta riqueza cultural que durante mis vacaciones nunca salí del país.
Usted ha vivido durante mucho tiempo en un país con mucha pobreza y en el cual hay mucha natalidad.¿Que piensa acerca de los métodos anticonceptivos?
No estoy de acuerdo con todos, solo con aquellos en los cuales la iglesia esta a favor.
¿Cree que la iglesia utiliza unos cánones un poco antiguos en lo referente a la acción social?
Quizás se vea así desde fuera, pero la iglesia esta dispuesta a la apertura, y totalmente entregada al servicio del hombre. Eso, y el amor a Dios es lo importante

Sagrados Corazones: Álvaro de Luxan

Maria Limeres, Ángela Gonzalez Maldonado

Se llama Álvaro de Luxán Rodríguez y nació en Madrid el 21 de septiembre de 1953.Estudió en el colegio de los Sagrados Corazones de la Calle Claudio Coello de Madrid. En el año 1972 profesó como religioso de la Congregación de los Sagrados Corazones y en 1977 fue ordenado sacerdote. Es licenciado en teología y lenguas clásicas. Toda su vida pastoral como religioso y sacerdote se ha desarrollado en el continente africano. Al poco tiempo de ser ordenado sacerdote marchó como misionero a Kinshasa, la capital de El Congo, entonces llamado Zaire. Desde hace unos años vive en Mozambique. Aprovechando unas semanas de estancia en España, ha venido a Torrelavega, donde ha compartido con nosotros sus vivencias, y el incio de los actos para la canonización de Damian

¿Cuántos años has estado viviendo en África?. ¿Por qué fuiste precisamente a este continente y no a otro?
La verdad es que yo cuando me planteé la idea de irme al extranjero, quería irme a Paraguay. Pero los superiores me dijeron que si no me importaba irme a África, y yo acepté. Llevo viviendo 31 años en total, contando lo que estuve viviendo en Kinshasa y lo que viví en Mozambique.
¿Cómo ha sido tu experiencia personal en Mozambique?
Creo que es una suerte y un privilegio pasar al menos un tiempo fuera de tu país, se aprende mucho. Allí puedes observar su forma de organización, su educación, su cultura..su forma de vida en general, que es muy diferente.
¿Cuál es tu función allí?
Actualmente, estoy de administrador del instituto de deficientes visuales, un internado de ciegos que pertenece al Estado pero que dirigimos los de la Congregación.
¿Qué te llevó a seguir esta vida?, ¿Cómo descubriste tu vocación?
Pues la vocación no es algo que aparezca de repente un día sino que, ya desde pequeño en el colegio, ayudar a los demás era algo que me llamaba la atención.
¿Alguna vez te has arrepentido de tu decisión?
No, llegar a arrepentirme no. Hay algún día que dices: “hoy me cojo el avión y se acabó”, pero creo que eso puede ocurrir en cualquier profesión, pero nunca he querido dejarlo todo y abandonar.

¿Te has enfrentado alguna vez a situaciones difíciles? ¿Qué te anima a seguir tras vivir estos momentos?
Si, me he encontrado situaciones muy desagradables. Sobre todo situaciones de violencia que son únicamente tres o cuatro días, pero que la ciudad se vuelve loca. Salen los soldados a las calles, disparan …Al estar allí pasas mucho miedo.
Lo que te anima a seguir en estas ocasiones es que es tu casa, tu gente, con quien trabajas …Existe la tentación de marcharte, pero solo puedes marcharte tú, los congoleños no ya que no los aceptan en el avión..y entonces decides quedarte.
¿Cómo es la situación actual en Mozambique en cuanto al sistema político o a la educación?
Mozambique actualmente, refiriéndonos al ámbito político, tiene un sistema democrático, aunque todavía queda mucho que avanzar. Hay bastante estabilidad desde que se firmó la Paz en 1992.
Mozambique está creciendo, se está desarrollando bastante, aunque muy despacio.
En el tema de la educación, también podríamos decir que se esta esforzando mucho por salir adelante, invirtiendo mucho dinero en escuelas e infraestructuras. El problema se encuentra en que construir la escuela es más o menos fácil, lo que realmente supone una gran dificultad es encontrar a una persona suficientemente formada como para instruir a los demás. Aún queda mucho por hacer.
¿Qué opina tu familia del tipo de vida que has decidido seguir?
La verdad es que para cualquier padre o madre es bastante difícil. Sobre todo la primera vez, que sales al extranjero y que saben que durante un tiempo no te van a ver.
¿Has tenido que realizar algún sacrificio?
Pues si, y bastantes … pero creo que eso sucede en todos los sitios. Estuve viviendo durante veinte años en África, donde no había teléfono ni casi ningún tipo de comunicación con España. Es muy duro no poder comunicarte con tu familia. Hoy en día, todo esto ha mejorado mucho, y la comunicación es más fácil.
En estos meses África ha sido el escenario de una intensa polémica sobre las declaraciones en ese continente, por parte del Papa, sobre el uso del preservativo. ¿Cómo los viven los cristianos de base y el clero que vicia allí el problema?
Este es un tema un poco complicado. Por poner un ejemplo de la situación en África, allí en la mayoría de las tribus o de las aldeas, el preservativo es un concepto totalmente desconocido, prácticamente es como si no existiera; y ese es el gran problema.
¿El preservativo si o el preservativo no? Es una pregunta que no sabría contestar del todo, pero obviamente, mejor el preservativo que el Sida. Pero tampoco es cierto que con el preservativo se acaben todos los problemas. No es la solución a todo.
Mozambique tiene un 20% oficialmente de población con Sida. Todo lo que pueda ayudar a que esto se reduzca, bienvenido sea.
¿Cómo predicas la palabra de Dios en Mozambique?¿Cómo se encuentra la situación religiosa de este país?
El predicar una misa allí o aquí es igual. La diferencia es que allí hay mucha mas participación.
Realmente, allí se toman las cosas muy enserio, la catequesis se realiza varios días a la semana.

Sagrados Corazones: Aurelio Cayón

Marta Perez, Elena Berrazueta

Su nombre es Aurelio Cayón, Cántabro, de Sarón forma parte de la comunidad de religisos de Sagrados Corazones, desempañenado la labor de párroco en la comunidad de Nuestra Señora de La Paz. Seha ganado entre nosotros una bien merecida fama de hombre dialogante, honesto, de permanente mano tendida. Charlamos hoy con él sobre vida y sobre religión, al amparo de una fecha muy especial, la canonización este mes de Damian de Molokai.

¿Cuando nació el sacerdote?

Cuando nací. Desde pequeño, fue un estilo de vida que me atrajo. Lo que primeramente era solo una curiosidad, y una forma de actuación que llamaba mi atención, pronto se convirtió en un sentimiento profundo que se vio acrecentado por el ejemplo y la cercanía a varios sacerdotes. ¿Por qué?, Porque era una vida que me parecia interesante, en cuanto que de esa manera podría llegar a ser feliz y a servir a los demás.
¿Por qué se introdujo en los sagrados corazones?

Estudié de pequeño hasta E.G.B en un colegio de monjas de los S.S.C.C en Argomilla de Cayón, cerca de Castañeda. Luego me traslade al colegio de frailes en Miranda de Ebro(Burgos), pero como este no tenia los últimos años de bachiller, regrese a Cantabria para terminar en La Paz. Ahí vi clara mi vocación y decidí trasladarme a Madrid, al noviciado. Después mi vocación se acrecentó trabajando en Salamanca, ayudando en las parroquias y en una casa de enfermos de Sida.
Anteriormente has mencionado el noviciado, ¿podrías explicarnos que es?
Es un año en el que te dedicas a reflexionar si de verdad quieres ser cura o no y te preparas para afrontar tu futura vida religiosa, en caso de que decidas que si.
¿Tuvo en todo esto la existencia de alguien en tu familia relacionado con la Iglesia?
En relación con ella si, porque todos son cristianos, pero si os referís a si hay alguien realizando una labor dentro de la comunidad, una prima mía segunda, se incorporó a la Iglesiapoco después de hacerlo yo.
¿Qué te dijeron en casa cuando les contaste tu decisión de incorporarte a la Iglesia?
Mi familia siempre ha respetado mi decisión y viendo que a mi me gustaba esto y era feliz así, ellos estaban contentos con mi decisión.
¿Cómo es un día normal en tu vida?
Me levanto a las seis o siete de la mañana, a las ocho la comunidad nos reunimos para hacer una oración en común. Después, desayuno y vengo al colegio. Como y por la tarde realizo algunas actividades en la parroquia como la catequesis, preparación para la confirmación…A veces al atardecer ofrezco alguna misa.
¿Cuál es la experiencia más positiva que te ha marcado como sacerdote?
El trato con enfermos de sida en salamanca porque son personas que aunque su vida sea dura, tienen motivos para vivir, ser feliz en la vida y ayudar a los demás.
¿Qué preparación requiere tu trabajo?
Para ser sacerdote se necesitan estudios eclesiásticos de filosofía y teología, y en mi caso un bienio de especialización en Biblia.
Qué es lo más pleno en la vida de un sacerdote?
Lo que más me gusta es el contacto con la gente y poder ayudar a los demás. Otra cosa que también me gusta es celebrar la eucaristía con la comunidad cristiana.
¿Qué le duele a un sacerdote, en su labor cotidiana?
El sufrimiento, la infelicidad de los demás. Cuando ves que la gente vive la religión como algo obligatorio y no como algo que le hace feliz. También cuando una persona acude a ti y no le puedes ayudar.
¿Hasta que lugares te ha llevado tu trabajo?
Hice mis estudios en Madrid, los cuales, interrumpí un año yéndome a Paraguay como misionero. Después estuve tres años en un pueblo de Cáceres en una escuela-hogar con niños enfermos y por último siete años en Salamanca en una casa con enfermos de sida compaginándolo con la labor en parroquias rurales.
Estos días los preparativos del viaje a Roma son febriles, ¿Qué significado tiene para los religiosos esta canonización?
Para toda la comunidad de Sagrados Corazones, religiosos, religiosas y laicos que nos acompañan, es una gran alegría. Un reconocimiento de la bondad, del compromiso cristiano de un gran hombre, de un hermano. Santificarle ahora no significa que su labor sea mejor por ello, pero si coloca en primer plano un ejemplo de vida, que pretendemos nos guíe a nosotros, y a vosotros, que empezáis a vivir ahora
Hay gente que ve en esta celebración solo un rito, algo desfasado
Los ritos son importantes, son formas de encontrarnos con Dios, y con los demás. Pero si lo decís en el tono despectivo, por formal o superficial en que algunos lo dicen, os diría que amar a los demás no es un rito, dedicar tu vida a los demás no es un rito, anteponer las necesidades de los otros a nuestros intereses, actuar con gratuidad y empatia, no es un rito. Pues eso representa Damian, y en eso queremos haceros crecer desde Sagrados Corazones, en el amor a los demás, en la generosidad
Belga, del siglo XIX, muerto por una enfermedad casi ya inexistente.. en que esta próximo a nosotros Damian
En los que sufren, que esos no conocen de edad, ni de país. Su figura esta presente en España por los colegios de Sagrados Corazones, es cierto, Torrelavega a vivido su obra tras un siglo de enseñanza a los jóvenes de la ciudad, pero su importancia no esta ahí, eso es anecdótico. Hoy hay otras formas de sufrimiento y de marginación que no son la lepra, pero las hay, y quizá no tan lejos, sino más cerca, pero las hay. El buying que algunos adolescentes hacen sobre otros, o el racismo o la violencia sobre las mujeres, por no seguir poniendo ejemplos, son enfermedades como la lepra que marginan, segregan y estigmatizan, que hacen al hombre sufrir. Ahí estaría hoy Damian, y ahí debemos estar nosotros, esa es su cercanía y la importancia de su ejemplo
¿Qué papel crees que tiene la Iglesiaen la actualidad?
El que ha tenido siempre, quizá ahora más necesario aun. El de siempre. Tratar de vivir la buena noticia de Jesús en tres facetas: el anuncio del evangelio, el servicio a los demás y la celebración de los sacramentos.
¿Crees que se valora lo suficiente?
A veces es poco conocido pero a la larga yo creo que sí. Cuando la gente se encuentra acogida por la Iglesiasi se valora.
¿Alguna vez la Congregaciónte ha requerido como misionero?
No, nuestra congregación esta creciendo en lugares del tercer mundo, en España ha descendido el número de religiosos así que pues en vez de enviarles fuera es mejor que se queden en el país.
¿Crees que la sociedad actual carece de valores o principios morales?
La moral es parte de nuestra naturaleza, pero las circunstancias a veces la tapan. Algunos están así, pero otros aspectos están más desarrollados, la sociedad es muy materialista y consumista pero también es más libre y solidaria.
¿Cómo era tu vida antes de llegar a la parroquia?
Antes de llegar aquí también vivía en una comunidad en Salamanca, así que parecido. Lo único que aquí tengo más contacto con jóvenes y eso me gusta.
¿Se te hace difícil la distancia con tu familia?
No, porque cuando estaba fuera venía a verles con frecuencia en fechas como Navidad, verano…y ahora como vivo en Cantabria es mucho más fácil verles. Aunque hoy en día con las tecnologías que hay sigue siendo fácil no perder el contacto.
De no haber sido cura ¿Qué hubieses sido?
Pues si te soy sincero no lo sé. Siempre me gusto algo relacionado con la naturaleza o la Geografía.
¿Que les dirías a los que esta semana inician su viaje a Roma contigo?
Que disfruten de una experiencia de vida única y que a la vuelta aprendamos todos el camino que nos va a marcar Damian.

Sagrados Corazones: Nacho Moreno

Carlota Sañudo, Maria Velarde

José Ignacio Moreno Santamaría es, desde marzo de 2005, el provincial de la orden de los Sagrados Corazones en España. Criado y formado en el Colegio padre Damián de Barcelona, su trabajo esta marcando un ciclo en la Congregación muy marcado por el trabajo social y la potenciación de la labor evangelizadora y humanamente formadora de los colegios, como él mismo dejo claro en el reciente encuentro de tutores de los colegios de la orden en el Escorial. Culto, paciente, buen escuchador, laborioso y algo socarrón, ha charlado con nuestras compañeras sobre de donde viene, y hacia donde va.

Nombre.

José Ignacio Moreno Santamaría, conocido por Nacho normalmente
¿Desde cuándo eres provincial en Madrid?

Desde el 31 de marzo de 2005, casi hace tres años.
Antes de ser provincial ¿a qué te dedicabas?

A ser un religioso como todos. He recorrido bastantes lugares. He estado en Barcelona, Extremadura, Madrid varias veces, Presidente Franco en Paraguay un año, Vitoria (al servicio de Proyecto Hombre) y Salamanca. He trabajado en parroquias, en la Pastoral Juvenil, en el mundo de las drogas, del sida y en la cárcel. Todo bastante variado.
¿Qué has estudiado para llegar a ser provincial?
He estudiado teología durante 5 años y después dos años de teología moral. Para ser provincial no se estudia nada especial. He aprendido formando parte del gobierno provincial dos años. El gobierno provincial está formado por el provincial y 4 consejeros, que se reúnen una vez al mes y tratan de todos los temas, personales, de grupo y de gestión de la Congregación en España. Nuestro territorio es una “provincia” que va desde Madrid hacia el norte y que incluye Puerto Rico, donde también hay un grupito de hermanos que pertenecen a España. Además hay otra provincia, la de Andalucía, que ocupa un poco más que lo que es el territorio “civil”. La práctica te enseña y son los hermanos los que te eligen, en dos vueltas de votaciones entre todos los candidatos que cumplen una serie de condiciones.
¿Cuántos colegios forman parte de la congregación?

En nuestra provincia 5 en España y uno en Puerto Rico. Entre los de España hay uno en Miranda, uno en Barcelona, dos en Madrid y, naturalmente, uno en Torrelavega.
¿Desde cuándo está formada la congregación?

Desde la Navidad de 1800. Por la noche del 24 de diciembre los fundadores de la Congregación, hombre y mujer, pronunciaron públicamente sus votos religiosos, empezando así oficialmente la Congregación. Luego hubo otros-as que les siguieron y poco a poco se fueron organizando. Enseguida partieron hacia América y las islas del Pacífico a evangelizar por ahí lejos. De Francia fueron extendiéndose por Europa, América, Asia, África, Oceanía…
El origen se reduce a dos personas creyentes que tienen una intuición: Dios quiere algo de nosotros, nos pide algo. Y responden, en este caso fundando una Congregación que lee el Evangelio con un matiz determinado, fijándose especialmente en que Dios nos muestra su amor, o sea que nos quiere, a pesar de cómo seamos y de lo que hagamos. Y eso llama la atención de otros creyentes que quieren vivir eso mismo. Y se van agrupando, van organizando el grupo, van nombrando responsables, van marchando a otros países para ofrecer su lectura del Evangelio y su compromiso con las personas de su tiempo. Tratan de seguir hablando del Dios del corazón, del que tiene entrañas de misericordia, de que le importamos y por eso nos protege y nos acompaña. Así hemos llegado a estar en más de 40 países. Antes crecían Europa y América. Hoy crecen Asia y África. La vida cambia, pero aquella intuición sigue presente entre religiosos, religiosas y laicos.
¿Fuiste de pequeño a un colegio de la congregación?

Sí, al colegio SSCC de Barcelona, hoy llamado Padre Damián. Me pasé allí toda la vida de colegio, desde los 5 años hasta los 16 que salí. Entonces empezábamos un poco más tarde que ahora y éramos más en clase. Otras veces he dicho que volver allí es volver a casa.
¿Te gusta tu trabajo?

Por una parte sí porque tienes muchas ocasiones para hablar con los hermanos, que es lo más bonito, y acompañar un poco lo que viven y sienten. También con los responsables de los colegios, directores, profesores, vas conociendo mucha gente que sirve a la Congregación generosamente. Además el pasar por muchos sitios permite que te conozcan y te aprecien, si no te movieras no conocerías a mucha gente con la que ahora me relaciono. También aprendes muchas cosas del funcionamiento de los colegios, de residencias, de todo lo que llevamos entre manos. También tiene una parte triste, que es la enfermedad y la muerte de hermanos religiosos y de otras personas, de sus familiares: te gustaría estar en todas partes consolando a todos pero no puedes. Pero a la vez esa parte tiene muchas compensaciones porque te encuentras con las personas que sufren y cualquiera que se acerque a una persona que sufre es un signo de la misericordia de Dios. Eso es lo importante.

Nacho, en sus tiempos de alumno en el Padre Damian de Barcelona
¿Desde cuándo son mixtos los colegios de la congregación?

En España desde los años setenta y tantos. Cada uno fue cambiando cuando la situación concreta era más apropiada. Pero pongamos que hace más de 25 años.
¿Cuántos colegios la forman?

Además de los de España norte y Puerto Rico, hay un colegio Sevilla, tres en Alemania (aunque ya hoy no son propiedad de la Congregación), uno en Perú, tres en Chile, uno en Argentina… Nuestras Hermanas de los SSCC tienen también colegios en España y en más lugares del mundo.
¿Hay algún colegio fuera de la congregación?

Hay hermanos que trabajan en colegios que no son de la Congregación, sean de otras congregaciones o sean colegios públicos o institutos.
¿Apruebas los horarios solo de mañana en los colegios de la congregación?

No, porque me parece que eso es comprimir horarios, que las cosas no se hacen bien y que los programas son amplios. En general eso sirve para tener luego más dosis de algunas cosas, como inglés o informática. Y eso se puede hacer en el horario y para todos. En esto también nos jugamos la calidad de la enseñanza que ofrecemos. Queremos hacer una oferta distinta a la escuela pública, en la que lo que necesita su tiempo lo tenga y que las familias no tengan que gastarse un montón de dinero en llenar la tarde de sus hijos.
¿A qué te dedicas en tu tiempo libre?

A pasear por la ciudad, algo que me gusta mucho. A ir al cine todo lo que puedo y a estar en casa de personas que son importantes para mí.
¿Cuáles eran tus aspiraciones de pequeño?

De muy pequeño pasarlo bien, como todos. Luego quise ser médico y lo acabé dejando. Viví el bien y el mal de amores y después creí que el mundo podía mejorar, Jesús y el Evangelio se cruzaron por el camino y lo intenté. Volví a llamar a la puerta de la Congregación SSCC, que nunca dejó de ser mi hogar. Y aquí estoy.



Sagrados Corazones: Aurelio Cayón, de Dios y de los hombres

Roman Martín, Juan Carlos Sanchez
Nunca nos había resultado tan fácil encontrar el significado de la palabra bondad. Desde su llegada a nuestro colegio, Aurelio Cayon, el joven párroco de La Paz, ha sembrado entre todos los que convivimos con él, un fuerte sentimiento de agradecimiento. Agradecimiento hacia alguien que en cada momento del día es inteligente, es amable, es prudente, es generoso. Alguien que te escucha, que te entiende, que te tiende su mano, sin esperar protagonismos ni agradecimientos, que desde un segundo plano es capaz de llenar todo un escenario. Desde muy niño sintió el deseo de seguir a Dios, y hacer plena su vida a través de la entrega a los demás, dando sentido a su labor con el mensaje de Cristo en una mano, y la otra libre, para tenderla a los demás. Es Aurelio Cayon, en el amplio sentido de la palabra, un hombre bueno.

¿Cuando nació el sacerdote?

Desde pequeño, fue un estilo de vida que me atrajo. Lo que primeramente era solo una curiosidad, y una forma de actuación que llamaba mi atención, pronto se convirtió en un sentimiento profundo que se vio acrecentado por el ejemplo y la cercanía a varios sacerdotes donde yo estudiaba y al cura de mi pueblo.
¿Por qué se introdujo en los Sagrados Corazones?

Estudié de pequeño hasta E.G.B en un colegio de monjas de los S.S.C.C en Argomilla de Cayón, cerca de Castañeda. Luego me traslade al colegio de frailes en Miranda de Ebro(Burgos), pero como este no tenia los últimos años de bachiller, regrese a Cantabria para terminar en La Paz. Ahí vi clara mi vocación y decidi trasladarme a Madrid, al noviciado.
¿Dónde has estado hasta ahora?
Los siete últimos años estuve trabajando en Salamanca, ayudando en las parroquias y en una casa de enfermos de Sida.
Este año has participado en una importante reunión en Roma

Si, he tenido la oportunidad de participar en el capítulo general de la congregación entre el 1 y el 30 de septiembre, en representación de los religiosos de los S.S.C.C.
¿Cuánta gente había?

En el Capítulo General de la congregación, éramos unos 25 religiosos de todos los países en los que está la congregación. Había religiosos de los cinco continentes.
¿Cuáles han sido los temas debatidos en esa reunión?

Hablamos sobre la organización de la congregación en nuestro tiempo, de las necesidades más importantes que hay y de lo que tenemos que hacer para seguir realizando ésta misión en las actuales circunstancias.
¿Qué es un capítulo general?

Es una reunión de representantes de toda la congregación que decide las líneas de acción para un periodo de 6 años.
¿Dónde vivías?¿Que tal eran las instalaciones?

Vivía en una casa de los “Hermanos de la salle”. Tienen una parte habilitado para residencia o hotel.
¿Qué visitaste de Roma?

En sus tiempos libres en Roma vieron prácticamente toda la ciudad, los monumentos de la Roma antigua, las iglesias, catacumbas.
¿Qué fue lo que mas te gusto y lo que menos te gusto?

Lo que mas le gusto de este viaje fue las catacumbas de San Calixto y los museos palatinos.Lo que menos le gusto fue que la ciudad estaba un poco sucia.